Still common

Un día estás en la parada de buses más reguleque del centro, una empotrada en un monstruoso edificio que sirve de refugio a gente que perdió su casa y la cabeza. Un hombre se tira al suelo y finge hacer angelitos de nieve sobre el pavimento. Lo ves de reojo pero solo podés pensar dónde y con quién estabas antes de llegar a esa parada. Ella tenía los ojos grises y profundos, además de cero tolerancia ante any cis bullshit. Te compró su alcohol favorito en tu cine favorito y te sentaste con ella en un sofá a espaldas de un ventanal. Las gotas furiosas de lluvia rebotaban contra el vidrio y contra transeúntes apresurados, y rogaste ser suficiente razón para que ella decidiera tomar el tren a su casa lo más tarde posible.

Una semana más tarde, estás al otro lado del oceáno. Tu casa de cuento en la cima de la colina se transformó en una casa más terrenal, ubicada en una villa frente a las vías del tren. Tu novia de los ojos bonitos rompió con vos en silencio por la distancia. Recordás haber visto a los Arctic Monkeys y a Jarvis Cocker en su ciudad natal, con la incongruencia de que su música te recuerda más bien a esta villa con vecinos buena onda, common people like me, porque fue en este lugar donde accidentalmente construiste memorias con esas voces.

Ahora estás en la parada de buses que es solo un techo, pero si te ponés de puntillas, podés ver volcanes nevados en días despejados. Te da un dejavú por ficciones que escribiste hace años y que siguen ahí acumulando polvo, fracasos y dejavús. Te encontrás gente que te felicita por tus Estudios Superiores y que a la vez actúa como si estuviste cuatro años de vacaciones en el extranjero. Es un poquito pasivo-agresivo. Es bastante condescendiente. Te felicitan y te machacan que ahora te aguantás la precariedad laboral, eso de merecer un trabajo digno es bien de Primer Mundo y ya se te olvidó de donde sos. Mejor celebrar que estás empezando de nuevo, o que no estás empezando nada porque es como si nunca te fuiste. Es como si no te esforzaste por convertirte en mejor persona, es como si no tenés nada nuevo que ofrecer, es como si nunca viviste esa vida tan ajena que incluía una novia de ojos bonitos con quien duraste diez minutos.

Still Common at the Royal Standard

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.