Imágenes, Jue!, Tongue-in-cheek

Handsome devil

Destáquese a Jesucristo por su atractivo físico, amén de su elocuencia, bondad y poca paciencia para aguantar changonetas. No sería difícil creer que su estilo de vida y genes celestiales contribuyeron a su óptimo rendimiento corporal y hasta a una cabellera ondulada y sedosa.

Otros aspectos del envase mundano de Yísus, como su gran estatura, su piel blanca con una pizca de bronce, su musculatura cincelada y su occidental rostro dejarían más espacio para cuestionamientos. Pero hay que ponerse en los zapatos (o en las sandalias) de sus seguidores, atareados con encandilar más adeptos al Hijo de Dios mientras La Competencia venía con furia y sensual:

The Lucifer of Liège, Guillaume Geefs -By I, Luc Viatour, CC BY-SA 3.0,
Anuncios
De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Imágenes, Jue!, Qué ondas aquí

Llorar en las bodas

No suelo llorar en las bodas. Las ceremonias a las que asistí en mis años mozos me aburrían y, más adelante, me exasperaban con sus tintes conservadores y exigencias tradicionales. Estos sentimientos, por supuesto, no excluyen que yo sintiera afecto y alegría por la pareja que se unía en matrimonio. En mi adultez, contando con un círculo social que afortunadamente se desvía de algunas tradiciones, ciertos momentos de la celebración pueden darme un feliz nudo en la garganta.

Hace poco fui a mi primera (y quizás única) boda en Inglaterra. Era un matrimonio civil en el Town Hall, un evento de quince minutos. La jueza inició con un breve discurso que logró ser formal y emotivo, y procedió: “En este país, el matrimonio se define como la unión entre dos personas…”.

La unión entre dos personas.

Terminó la ceremonia y yo seguía secándome las lágrimas.

Recomendado:
Pluma filuda al sol (LOL): La familia.

Azul y blanco, Criaturitas del Señor, Frases, Gobierno, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Personitas, Política, Qué ondas aquí

Trece ortodoxos y asolapados años de Qué Joder

No iba a detenerme a conmemorar esta magna fecha, hasta que el buen Víctor publicó algo que me recordó las zanganadas que me arrastraron a esta vorágine:

¿Felicidades?

Nota: El título de esta entrada no implica identificación con ningún partido, ahí que se den a probar sus virilidades entre ellos.
Artículos y lecturas, Azul y blanco, Imágenes, Jue!, Periódicos y noticieros

Encontré estas imágenes que tenía guardadas en mis borradores desde hace un tiempo y dije, “vieja, ¿qué ondas con esta mara y los títulos de sus columnas?”

(Por otro lado, quisiera destacar ejemplo tras ejemplo del nivelón de tabloide que se manejan los periódicos del país en el presente, encima de sus sesgos de todos conocidos, pero ya no estoy para esos trotes. Además, tanta chabacanada se encuentra en línea fácilmente, hasta pena les debería dar. Mi trabajo aquí está hecho).

Fibras delicadas, Imágenes, Jue!, Qué ondas aquí

Noticias de un mundo aparte

Estoy consciente del mundo que habito, el real. Es duro, atroz, descorazonador, desesperante, esperanzador, maravilloso. Este mundo no deja de girar y en él siempre hay trabajo por hacer.

Pero también uno necesita tener un mundo aparte. También es real pero funciona de modo distinto. Sin ser perfecto, es como un hogar que se lleva a cuestas, como un refugio que está a la mano siempre que la rutina y la impotencia se vuelven insoportables. Mi mundo aparte adquirió vida propia sin que yo pudiera detenerlo, y vendrá el día en que desbordará su propia dimensión y llegará a esta. Digo yo.

Mientras llega ese día, vengo a dejar registro de noticias que son una mezcla de este mundo y del otro:

1. No anoté la fuente ni la fecha, pero la referencia es lo de menos:

“…la historia más importante ha sido el arresto del candidato de ‘New Fathers 4 Justice’ luego de que este trepara al techo de una estación de policía vestido como el personaje de Plaza Sésamo, Elmo. Es poco probable que el candidato del partido Laborista, Gill Furniss, sienta la necesidad de eclipsarlo”.

2. Tome todo mi dinero, Yorkshire Water:

3. Advertencia: enjambres de avispas alemanas “ebrias, desempleadas y enojadas” invaden Sheffield:

Las avispas trabajadoras, más grandes que una avispa normal pero más pequeñas que un avispón, han terminado su trabajo proveyendo a las avispas reinas de néctar y no tienen nada qué hacer.

Las reinas han terminado de poner sus huevos y han abandonado la colmena, lo que significa que las avispas trabajadoras ya no están atendiendo a la reina y en cambio se están emborrachando con la fruta que está fermentándose.

En esta época del año (especialmente mientras Reino Unido continúa sufriendo una ola de calor veraniego), las avispas se dan un festín con fruta fermentada, lo que significa que están entonadas y extra audaces.

4. El ocaso de los enanos de jardín:

“Gnomos en descenso”, los enanos de jardín van camino a extinguirse.

5. Bonus track de hace varios años al que vuelvo ocasionalmente, porque mibellopaíjelsalvador es pródigo en lo absurdo y a veces para bien: un artículo del New Yorker sobre El Mes de las Donas, “Mister Donut para alcalde“.

***

(Para no perder la tradición, una noticia de este mundo, solo una: mire nomás que sentirse ofendido justifica la prepotencia; así quién te cree que no te paseaste en archivos de crímenes de guerra, vieja. Como que un solo maitro en uniforme no bastara para enviar el mensaje. Todos ellos son el mensaje, quizás.)

Artículos y lecturas, De todos los días, Fibras delicadas, Género, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Política

Intersecciones

Fui a una de las protestas, organizadas en UK, contra Trump y la complicidad del Reino Unido en la ola de islamofobia, xenofobia, racismo y misoginia que está pegando actualmente. La ola visible, hay que decir. Protestas sobre estos temas llevan su rato, habitualmente por parte de quienes los sufren constantemente, y se han tardado en tener eco en el grueso de la gente. Por ejemplo:

Acá una entrevista con Angela Peoples, quien sostiene el cartel en esta foto.

“Mire las fotos [de la Marcha de las Mujeres]. Mire cuánta gente blanca toma recuerdos, selfies, fotos de grupos —rostros sonrientes como evidencia de su certificado de bondad y haber-hecho-algo— en contraste con [los rostros] de gente no-blanca cuando protesta. Balas de goma. Gas lacrimógeno. Pistola eléctrica. Gas pimienta. Arrestos en masa. La disonancia es agotadora.”

Algunas verdades inconvenientes sobre la Marcha de las Mujeres en Washington.

La protesta fue esperanzadora, solidaria, tan inclusiva como podía serlo en esta ciudad multicultural (había algo reconfortante y a la vez inquietante en escuchar a miles de personas gritar the people united will never be defeated; es que traduciéndolo no se vive igual. The one who doesn’t jump is a constable tampoco, y loor a las Marchas Blancas de los médicos del ISSS). Pero faltó decir que estábamos ahí no solo por y en contra de Trump y May, si no en contra de los millones de personas que coinciden con ellos en sus maneras de pensar; las figuras políticas no ascienden al poder en un vacío.

Si uno va a estas manifestaciones (causas no faltan, ya le digo) que sea no solo a hacer molote, sino también a cuestionarse la posición propia en el mundo, y si con ella de alguna manera ha contribuido a aquello contra lo que protesta.

Nuestra aproximación a la libertad no tiene que ser idéntica pero tiene que ser interseccional e inclusiva. Debe extenderse más allá de nosotros. Sé con certeza que mi liberación está directamente ligada a la de la Latina trans indocumentada que anhela refugio. Al estudiante con discapacidad que busca acceso innegable. A la trabajadora sexual que lucha por ganarse la vida de modo seguro. 

La liberación colectiva y la solidaridad es un trabajo difícil, es un trabajo que nos encontrará peleando junto y peleando unos contra otros. El que estemos oprimidos no significa que no caemos víctima de recrear inconscientemente el mismo control, humillación e invisibilización [sobre otros]. Debemos hoy regresar unos a otros con más responsabilidad y compromiso con este trabajo. 

Relacionado:
1,459 días de resistencia.
Discurso de Angela Davis en la marcha.
La Women’s March define la protesta en la era de Facebook.
Una recopilación de notas y artículos sobre las marchas.