RSS

Archivo de la categoría: Imágenes

Memorias tangibles.

Fui a ver un documental sobre la batalla del Somme, uno de los enfrentamientos más cruentos de la Primera Guerra Mundial. Este año se conmemora su centenario. El documental no es un recuento de la batalla, es la batalla misma, grabada por dos personas mientras ocurría. La película original no tiene sonido y sus granulosas imágenes son en blanco y negro. Hay algo de manipulación en la narración, como terminar la película con escenas de soldados marchando triunfalmente, escenas que se grabaron antes de la batalla; pero finalmente es un evento grabado en tiempo real, en 1916. La persona que proyectó la película comentó lo difícil que fue para mucha gente ver ese documental en su tiempo, porque podían reconocer familiares, o al menos conocer de cerca el horror que ellos experimentaron.

img_7227

En esa proyección de la película se mostró un material que incluía la imagen de arriba, publicada originalmente en una revista -o un panfleto, no recuerdo- en 1916. El pie de página contiene la pregunta ¿Qué pensará alguien del año 2016 al ver a estos soldados? Fue curioso recibir esa pregunta, pensada exactamente para responderse dentro de 100 años. O sea, ahora. Llevo algunos meses intentando imaginar el año 2116  (por deporte, porque qué más haría con mi tiempo libre) y justamente me preguntaba qué es lo que alguien en ese futuro pensaría del 2016.

Me gusta indagar en la memoria, las memorias. Hoy que tengo un punto de comparación entiendo que algo que me abate de milindopaíseljalvador es su insistencia en olvidar. Eso ya lo sabemos, el olvido ha sido literalmente ley y la amnesia es un modo de vida para sus habitantes. Probablemente no ayuda que creamos que lo único que tenemos para recordar es la guerra civil (que no es desmerecer su importancia, hay que recordar la guerra civil). No sabemos que hay más cosas que recordar porque a alguien antes de nosotros se les olvidó; nadie las registró o alguien destruyó esos registros antes de que llegaran a nosotros.

Comencé este post hablando de la guerra pero, como habré mencionado en otra entrada (espero), aquí preservan la memoria de muchas otras cosas además de sus guerras y sus imperios. En el centro de la ciudad donde vivo, hay una floristería con un sticker que marca el edificio del que Jarvis Cocker cayó del segundo piso, allá por los 80’s, por querer impresionar a una chera. Pero él está bien, lo vi hace un par de años y doy fe de que está bien.

fullsizerender

Otro ejemplo es la grata recordación de la señora Agnes, que manejaba un ferry medieval en York en 1344.

Siendo El Salvador un país tan absurdo, bien podría basar su atractivo turístico en conmemoraciones, e.g.

Aquí pasó su infancia el creador de La Turbococina, quién se fue a la ruina porque su invento le facilitaba la vida a muchas familias y eso ponía en riesgo la rentabilidad de grandes compañías.

En esta calle, el diputado Francisco Merino, entusiasta de una ley que regulara el consumo de alcohol, apareció ebrio y le disparó a los policías que intentaban arrestarlo.

En este centro comercial, las Nenas del grupo Caña grabaron escenas de su video ‘Cariñito’ (vieja, sería hermoso, la cantidad de placas conmemorativas que habría por todo el país si se señalaran los lugares donde se grabaron los videos noventeros de cumbia y el inicio de Jardín Infantil).

Uno puede encontrar consuelo en que muchas de las chabacanadas que llamaríamos Historia de El Salvador están en internet. Pero lo digital es tan vasto y tan vulnerable. Todo ese material puede destruirse en cuestión de segundos, y sin registro será como si no ocurrió; seguro usted ya me está diciendo que los materiales impresos corren el mismo riesgo y, sí. Pero lo digital. Lo que imaginaba para el 2116 es que alguien, un alguien masivo, habrá perdido muchísima información digital para entonces, más información (su memoria, su identidad) de la que fue capaz de recordar sin ayuda de artefactos. Es lo que imaginaba porque es lo que conozco.

 

La Súper (foto de la) Luna.

Pocos hubiésemos notado algo distinto en la luna del 14 de noviembre, porque apenas había alguna diferencia que notar. En este sitio sobre alfabetización audiovisual hay una explicación de por qué la “súper luna” fue tal cosa gracias a la cobertura de los medios de comunicación:

En los días previos los medios, todos, se habían encargado de fabricar una enorme expectación, tan enorme como las proporciones de la luna re-creada con los recursos audiovisuales adecuados.

“Me ha decepcionado la superluna”. La realidad como espectáculo.

En esa entrada se señala que la diferencia de brillo y tamaño entra la luna y la Súper luna eran muy sutiles, casi imperceptibles. La luna se ve más grande mientras más cerca esté del horizonte, decía mi libro de introducción a la psicología en el apartado de percepción. Esa cercanía es la mejor oportunidad para sacar una foto digna de colocarse en una portada. Esas son las fotos que vimos destacadas. Mención honorífica para las fotos de nuestros contactos en el feis y el insta, que hicieron el esfuerzo.

Moraleja:

Imagen tomada de ‘Me ha decepcionado la superluna‘.

(Full disclosure: no vi la Súper Luna, estaba nublado sobre mi cabeza. Sí sentí que me estaba perdiendo de algo importante, hasta que vi las fotos de las menciones honoríficas referidas arriba. Agradéceseles).

Esa fabricación y recreación que hacen los medios (y entidades que tienen control sobre ellos) me resonó en otros temas, alejados de la luna y más mundanos. Los medios, a veces, son la única manera que tenemos de acercarnos a ciertos fenómenos, afortunada o desafortunadamente. Lo menos que podemos hacer es recordar que cada medio está parado en un punto específico, y lo que muestra es su perspectiva desde esa posición.

Puede estar o no relacionado:
La mafia de pobres que desangra El Salvador.

 

 

Outsourcing zanganadas.

Los amables amiguitos de la revista Alastor me ofrecieron un espacio para publicar un texto. Dije “voy ahí” y escribí lo que encontré en Liverpool por andar buscando a Los Beatles (si es visitante regular de esta blog, ya habrá tenido un adelanto con el museo de la esclavitud).

También, hace un tiempo, una amiga que vive en Suecia me mandó esta captura de pantalla que tomó mientras compraba libros en línea (¿supongo?):

Parece que escribí el prólogo de ese libro. Puede saltarse el prólogo si compra el libro, pero ojalá que lo halle y ojalá que lo compre. Es la primera vez que se traduce al español parte de la obra de Victoria Benedictsson, representante del realismo sueco, simpatizante del movimiento por los derechos de las mujeres cuando tal cosa no existía, y, tristemente, alma atormentada.

Lo siento, cherada, es lo que hay.

 

Las tres estaciones del año.

Los últimos cuatro meses del año me generan una felicidad inexplicable. No solo a mí, creo, es un asunto generacional y generalizado en quienes compartimos cierta posición geográfica. Y miento, no es inexplicable: la alegría proviene de los años de colegio, de cuando se acercaba el fin del año escolar. Las amistades se fortalecían a causa del deseo de preservarlas para siempre, y mi corazón roto [por una seguidilla de individues que no he vuelto a ver] terminaba hecho polvo. A este polvo, afortunadamente, se lo llevaba el viento. Este es el núcleo de esa alegría: el viento. Los ventarrones con sus cielos azules, que solo ahora reconozco como un otoño comprado en una tienda de descuento (no se malentienda, las tiendas de descuento son maravillosas).

Los últimos tres meses del año se me iban en esquivar -exitosamente- que me inscribieran en cursos de verano. Lo mío era parasitar frente a la televisión o en el jardín, y pasar el tiempo con el que consideraba mi único amigo durante las vacaciones, y el único amigo que necesitaba (no es Jesucristo). Este amigo eventualmente mutó a una cosa monstruosa que ya está fuera de mis manos, pero las vidas de nosotros dos son mejores por ello.

Más le vale que tomara vida propia, todos estos cuadernos son sobre él.

Los últimos dos meses del año, desde hace muchos años, mezclan su brillo inocente de vientos de octubre-en-noviembre y lucecitas navideñas con furiosa melancolía. Me llevó varias vueltas al sol estar en paz con eso. Primero hubo que lidiar con alguien de grata recordación, cuya despedida fue lanzar a un precipicio el tesoro que eran mis últimos cuatro meses del año, logrando, de paso, que el día más deprimente de la historia fuese el día más deprimente de mi historia, amén de mi cumpleaños (en la noche de ese día, mi suerte dio un giro inesperado). Después vino el desarraigo y después vinieron más pérdidas; después alegrías y más pérdidas. Estas cosas pasan. Dentro del gran esquema del universo, no me ha pasado nada. Eso, también, es un privilegio.

Donde estoy ahora hay otoño. Un otoño que antes solo veía en televisión, con vientos, cambios de colores, frío. Aquí también me invade una alegría inexplicable. Inexplicable no porque no conozca las razones de su existencia, que son muchas y variadas, sino porque no puedo transmitirla. Es demasiado visceral, tiene un componente físico que es difícil capturar en palabras. Vivo aquí donde hay otoño, y sigo viviendo al otro lado del Atlántico y con siete horas de retraso con el presente. En este momento, debo estar evadiendo ir a los scouts o a natación, riéndome de que son cursos de “verano” bajo la lógica de que la época de lluvias es el “invierno”. De modo que a este invierno de lluvias le sigue el otoño de tienda de descuento que también es verano. Y después vendrá otro verano, la época de Semana Santa, que Simeón y yo resentíamos cada año porque lo nuestro es el frío.


P.D.: mire, ve, ahorita me entero que Aniuxa escribió algo parecido

 

Arrebatarle el micrófono a quien ha pedido la palabra.

Todas las vidas importan, se responde ante el “Las vidas negras importan”. Ni uno menos, se responde ante el “Ni una menos”. ¿Por qué esa insistencia en corregir el slogan a un movimiento social que denuncia una victimización sistemática específica? ¿Por qué incomoda que alguien se pronuncie por una situación X, al punto que hay que correr a incluir a Y, Z, y al resto del alfabeto en la misma bocanada de aire? Que a uno le importe X en un momento específico no excluye que a uno le importe Y o Z en otro momento.

Muy bonito el sentimiento de Ni Una Menos pero hay que ser incluyentes con todos, eh. Porque pronunciarse “solo por las mujeres” no es suficiente. Ellas, y la particular clase de violencia a la que están expuestas*, no son lo suficientemente importantes como para justificar tanta movilización. Luego veo a mis amiguitos en redes sociales muy incómodos porque sí, violaron y mataron a una jovencita por empalamiento, pero también hay niños muriendo de hambre en África y nadie dice nada; o ancianos abandonados; o trabajadores explotados. Centrarse en hablar “solo de las mujeres” es discriminar al resto del mundo. Bingo. Me pronuncié solo por X, van a pensar que discrimino; peor, yo mismo pienso que discrimino.

Discriminar cualquiera lo hace, dé gracias a la vida si sabe distinguir el rosado del rojo. Ese es el nivel más básico de discriminación (la psicología ha tomado prestado más de un concepto de otras ciencias, oiga), acorde a los análisis de quienes se sienten incómodos por hablar, en un momento específico, “solo” de X. En su vida cotidiana les interesan unos temas y otros, a quién no, y cuando ven que los de X toman el micrófono sienten la necesidad de pronunciarse también. Pero ahora que tienen la atención del público y los likes penden de un hilo, invade la autoconciencia: Dios mío, estoy apoyando una causa de las feminazis. Pero hoy no puedo usar la palabra feminazi porque que violen y maten a una jovencita y a tantas más, por su condición de mujer, es genuinamente horrendo. ¿Qué hago? De vuelta al primer párrafo de este post.

Hay que saber cuándo dar un paso atrás y dejar hablar a quien pidió la palabra.

Caricatura por Otto.

*Ejemplos; dele copipeist al enlace si quiere más información:

Su ex pareja le sacó los ojos:
paula.cl/reportajes-y-entrevistas/abre-los-ojos/

Adolescente amenaza con “matar a todas las chicas” después de que animadoras se niegan a enviarle fotos desnudas:
jezebel.com/teen-threatens-to-kill-all-the-girls-after-cheerleaders-1735395415

Mujer asesinada tras rechazar los avances de un hombre:
jezebel.com/woman-shot-and-killed-after-rebuffing-mans-advances-at-1755157562

Adolescente acuchilla a la muerta a compañera porque ella se negó a ir al baile de graduación con él:
jezebel.com/teen-who-stabbed-classmate-to-death-for-rejecting-his-p-1763329065

La reportera de 9 años que cubrió un asesinato y le recomendaron que jugara con muñecas:
animalpolitico.com/2016/04/la-reportera-de-9-anos-que-cubrio-un-asesinato-y-le-recomendaron-que-jugara-con-munecas/

Un niño de 13 años apuñaló a su novia de 11 porque él estaba molesto con ella:
elmundo.es/internacional/2016/05/16/5739e88fca474153538b45e4.html

Hombre en Memphis dispara a niña de tres años porque la madre de ésta lo rechazó:
jezebel.com/man-in-memphis-shoots-3-year-old-girl-after-being-rejec-1777087079

Amber Heard hizo todo lo que se le dice a una mujer que haga si sufre violencia de género, y aun así no le creyeron:
taquerosatanico.tumblr.com/post/145076156645/fantastiquejacques-amber-heard-has-done

Un recuento de siete asesinatos de mujeres por parte de parejas o ex-parejas, ocurridos en una semana:
jezebel.com/this-was-a-bad-gruesome-and-utterly-typical-week-for-1780312535

Una albañil boliviana: “si me dejaba manosear, me pagaban más”:
animalpolitico.com/2016/06/si-me-dejaba-manosear-me-pagaban-mas-la-albanil-boliviana-que-lucha-contra-el-acoso-sexual/

Una gendarme se resistió a ser tocada (porque no hay que dejarse) por un reo, y el reo la golpeó hasta provocarle frácturas:
lanacion.cl/noticias/site/artic/20160311/pags/20160311182436.html

Una joven iba caminando con su hermano, dos tipos empezaron a acosarla; ella los ignoró (porque no hay que hacerles caso), ellos se encabronaron por eso y atropellaron a ambos.
yahoo.com/style/yet-another-woman-is-attacked-after-trying-to-ignore-catcallers-202820692.html

Una víctima de abuso sexual en grupo no denunció porque nadie le creyó:
elmundo.es/sociedad/2016/10/07/57f762e1e2704ec7038b4572.html

Intentó matar a su ex cortando los frenos de su carro:
elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/10/07/57f795e422601dd5418b4645.html

Un hombre mató a una familia porque creyó que la madre se río de él:
thefrisky.com/2015-07-31/because-she-laughed-at-me-killer-explains-why-he-shot-family-trying-to-help-him/

Un hombre dijo que fue fácil matar a la mujer después de que ella lo rechazara:
jezebel.com/wisconsin-man-said-it-was-easy-to-murder-a-woman-after-1757515496

Yo violada
salanegra.elfaro.net/es/201107/cronicas/4922/Yo-violada.htm

Una mujer debe indemnizar a su marido porque él se dañó la mano al maltratarla:
elmundo.es/internacional/2015/06/07/5574237b46163f676e8b457b.html

Mujeres que deben faltar a cursos de un programa formativo por ir a juicio contra sus agresores se quedan sin título y sin becas:
elmundo.es/andalucia/2015/06/07/5573446f46163f061e8b4599.html

Un hombre golpeó y violó a una compañera por 50 Sombras de Grey (y decían que eran las mujeres las que quedaban malitas de la cabeza por el libro):
jezebel.com/guy-allegedly-beat-raped-fellow-student-because-fifty-1687577206

En 1989, 14 mujeres estudiantes de ingeniería fueron asesinadas por un hombre que “luchaba contra el feminismo”:
cloroformo.tumblr.com/post/69271282317/elizabitchtaylor-on-december-6th-1989-shortly

Violaciones en grupo: las bestias entre nosotros:
elmundo.es/yodona/lifestyle/2016/10/01/57ea9d6e268e3ead5d8b45d4.html

Un presentador de televisión besa el pecho de una mujer que no dio su consentimiento:
jezebel.com/french-journalist-faces-outrage-after-he-kissed-a-non-c-1787972109

BONUS TRACK: porque la violencia patriarcal es de los hombres hacia las mujeres (en tanto objetos de posesión) Y hacia otros hombres (en tanto amenazas a la propia masculinidad):
Sujeto intentó sacarle los ojos a un amigo por piropear a su pareja:
lanacion.cl/noticias/site/artic/20160531/pags/20160531080709.html

 

Fin y principio.

En el 2013, creí haber llegado (casi) al fin del mundo:

¡Eeeeeeehhhhh!

Cuando compré los zapatos de arriba, dije que me servirían para llegar al fin del mundo. Llegué al asito de la Antártica. Después pensé que nada impedía considerar esa zona como el principio, y no el fin, de la Tierra. Esas etiquetas son intentos de los simples mortales de darle un inicio y un final a algo que no lo tiene.

Supuse que hasta ahí llegaría el asunto. Pero tres años y 13 mil kilómetros en dirección al Ártico después de tomar esa foto, los zapatos llegaron Edimburgo:

¡Eeeeeeehhhhh!

– Fin (y principio).

 
4 comentarios

Publicado por en octubre 12, 2016 en Imágenes, Jue!, Turis-turista

 

Los Defensores del Pueblo que se merecen.

Uno se acostumbra a que un Procurador de Derechos Humanos tenga toda la talla de un Procurador de Derechos Humanos. Esto no debería ser mucho pedir, en realidad. Pero lo es, en un país donde la gente con poder viola los derechos humanos diagalán desde distintas esquinas, y la gente sin poder cree que los derechos humanos son para los delincuentes.

Con lo anterior en mente, volvemos a nuestra programación regular, con una Defensora del Pueblo que “está aquí para servirles” y que alienta a tal Pueblo a “salir adelante” (i.e. que vuelvan a sus hogares amenazados por pandillas porque hay que ser valientes, a ver qué tal, va):

“Me gustan las cosas para antier, la tortuga artrítica se acabó en la institución”.

Procuradora Derechos Humanos: “Como vi que personas no se acoplaban, me vi en la necesidad de prescindir de ellas”