Artículos y lecturas, De todos los días, Fibras delicadas, Gen & sex

Ocupar nuestro espacio #IWD2018 #8M

En otros tiempos y en otras circunstancias, escribiría largo y tendido sobre algún aspecto relacionado al Día Internacional de la Mujer. Ahorita no. Hay muchísimas mujeres -cis y trans- que escriben trabajan con contundencia, y no le costará hallarlas porque están en todas partes, levantando la voz y ocupando un espacio visible, por ellas mismas y por las que no pueden. Y no hacen eso solo hoy, lo hacen todos los días. Y no levantan la voz hablando de “ser mujer” en un vacío o en una vaga generalidad, sino en contextos específicos, porque siempre se es mujer en un contexto.

Yo hoy nomás vine a ocupar mi espacio. Hoy es día de especial reconocimiento y gratitud por las luchas de las mujeres -cis y trans, dije- y la sororidad. Si hay algo que usted tiene que llevarse de este día para aplicarlo en su vida diaria es esto: las mujeres son personas; se dice fácil para hay gente a la que le cuesta usar ese criterio. Hace más de 10 años que le vengo diciendo.

Recomendado
Hábleles de prudencia a sus hijos
#8M #NosotrasParamos ¡Huelga en la academia!
“No entiendes nada”. Sobre el Día Internacional de la Mujer
Mujeres de la ciencia
La brecha del orgasmo y lo que no enseñan en educación sexual (en inglés)
La manifestación de mujeres de San Salvador, el 25 de diciembre de 1922

Anuncios
De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Imágenes, Jue!, Qué ondas aquí

Llorar en las bodas

No suelo llorar en las bodas. Las ceremonias a las que asistí en mis años mozos me aburrían y, más adelante, me exasperaban con sus tintes conservadores y exigencias tradicionales. Estos sentimientos, por supuesto, no excluyen que yo sintiera afecto y alegría por la pareja que se unía en matrimonio. En mi adultez, contando con un círculo social que afortunadamente se desvía de algunas tradiciones, ciertos momentos de la celebración pueden darme un feliz nudo en la garganta.

Hace poco fui a mi primera (y quizás única) boda en Inglaterra. Era un matrimonio civil en el Town Hall, un evento de quince minutos. La jueza inició con un breve discurso que logró ser formal y emotivo, y procedió: “En este país, el matrimonio se define como la unión entre dos personas…”.

La unión entre dos personas.

Terminó la ceremonia y yo seguía secándome las lágrimas.

Recomendado:
Pluma filuda al sol (LOL): La familia.

Artículos y lecturas, Azul y blanco, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Enlaces, Fibras delicadas, Gen & sex, Personitas, Qué ondas aquí, Violencia

No te dejés pero no jodás

Acto 1: es tu responsabilidad controlar a otros para que ya no se te violente.
Uno: “Nunca dejen que un hombre les haga esto” (impensable el “hombres, no hagan esto”).
 Dos: Un hombre acosa a una mujer y la denuncia es contra las organizaciones feministas que “no hacen nada al respecto” y permiten que pasen estas cosas.
Tres: Madre, si tu hijo o hija se involucra en una violación, es tu responsabilidad. Madre, dije.

Acto 2: dejá de tratar de controlar a otros, eso es censura.
No tengo la menor idea de lo que digo sobre este fenómeno, pero seguro la interpretación que yo hago es a partir de la [que creo que es la] tuya así que vení que te explico.
– Oiga, señor, su lectura sobre el fenómeno está errada.
– Estas mujeres solo son alharacas.

Acto 3: se te violenta bien poco, sos una exagerada. Pero si tanto te molesta, es tu responsabilidad controlar a otros para que ya no se te violente. 

Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Memorias y heridas, Periódicos y noticieros, Violencia

A la cárcel por perder un feto inviable

Adolescente salvadoreña víctima de violación condenada a 30 años de prisión por parir un feto muerto.

¿Qué más hay que decir? ¿De qué otra forma se lo explicás a la manga de imbéciles que compone el grueso de la fauna salvadoreña, si ya redujiste la situación a su mínima expresión?

Vaya y lea El signo letrina:

Hace menos de un año, una menor de edad sale corriendo al baño antes de empezar clases en el instituto. Último año de bachillerato. Tiene una relación con un pastor evangélico mayor que ella, una infección en la sangre, un feto en las entrañas. ¿Ha entrado alguna vez a los baños de un instituto nacional? Hay un olor penetrante a orina o a cloro; a veces, a ambas. Se siente en los ojos casi como una nube de gas mostaza. En ese aromático entorno ella pare a un feto muerto, inviable. La fiebre se alza atropellada, la sangre le brota, ella se desmaya. Teledós se entera. Lo transmite en vivo. Medio El Salvador sopla su sopita de frijoles con epazote mientras sigue el minuto a minuto y espera a que saquen a esa bicha zorra, asesina, puta, del baño del instituto. Durante los comerciales, quizá el comedor comentó cómo estas monas ahora no pueden cerrar las piernas. Seguro es culpa del reggaetón.

[…]

Nadie parece notar que una y otra y otra vez la narrativa de las mujeres acusadas de homicidio –no de aborto, ni lo quiera Dios–  en contra de sus fetos tiene como escenario brutalista y vulgar el baño público. No es uno con pastillitas olor lavanda tropical, toallas suavecitas gracias al poder del Suavitel Adiós al Planchado ni duchas con control de temperatura, no. Son fosas sépticas. Estas mujeres-monstruo, inmorales, capaces de matar a sus propios hijos, suelen tener como escenario el piso de tierra, la pared de bahareque, las lombrices reptando al fondo de la fosa.

Repito, vaya y lea, y comparta el post.

Relacionado:
La “sinvergüenza” que abandonó a su bebé.

Fibras delicadas, Imágenes, Jue!, Qué ondas aquí

Noticias de un mundo aparte

Estoy consciente del mundo que habito, el real. Es duro, atroz, descorazonador, desesperante, esperanzador, maravilloso. Este mundo no deja de girar y en él siempre hay trabajo por hacer.

Pero también uno necesita tener un mundo aparte. También es real pero funciona de modo distinto. Sin ser perfecto, es como un hogar que se lleva a cuestas, como un refugio que está a la mano siempre que la rutina y la impotencia se vuelven insoportables. Mi mundo aparte adquirió vida propia sin que yo pudiera detenerlo, y vendrá el día en que desbordará su propia dimensión y llegará a esta. Digo yo.

Mientras llega ese día, vengo a dejar registro de noticias que son una mezcla de este mundo y del otro:

1. No anoté la fuente ni la fecha, pero la referencia es lo de menos:

“…la historia más importante ha sido el arresto del candidato de ‘New Fathers 4 Justice’ luego de que este trepara al techo de una estación de policía vestido como el personaje de Plaza Sésamo, Elmo. Es poco probable que el candidato del partido Laborista, Gill Furniss, sienta la necesidad de eclipsarlo”.

2. Tome todo mi dinero, Yorkshire Water:

3. Advertencia: enjambres de avispas alemanas “ebrias, desempleadas y enojadas” invaden Sheffield:

Las avispas trabajadoras, más grandes que una avispa normal pero más pequeñas que un avispón, han terminado su trabajo proveyendo a las avispas reinas de néctar y no tienen nada qué hacer.

Las reinas han terminado de poner sus huevos y han abandonado la colmena, lo que significa que las avispas trabajadoras ya no están atendiendo a la reina y en cambio se están emborrachando con la fruta que está fermentándose.

En esta época del año (especialmente mientras Reino Unido continúa sufriendo una ola de calor veraniego), las avispas se dan un festín con fruta fermentada, lo que significa que están entonadas y extra audaces.

4. El ocaso de los enanos de jardín:

“Gnomos en descenso”, los enanos de jardín van camino a extinguirse.

5. Bonus track de hace varios años al que vuelvo ocasionalmente, porque mibellopaíjelsalvador es pródigo en lo absurdo y a veces para bien: un artículo del New Yorker sobre El Mes de las Donas, “Mister Donut para alcalde“.

***

(Para no perder la tradición, una noticia de este mundo, solo una: mire nomás que sentirse ofendido justifica la prepotencia; así quién te cree que no te paseaste en archivos de crímenes de guerra, vieja. Como que un solo maitro en uniforme no bastara para enviar el mensaje. Todos ellos son el mensaje, quizás.)

Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Qué ondas aquí

Ya ni se les puede gritar cosas amables a mujeres desconocidas

¿Denunciar? Pero si solo te gritaron “¡guapa!” Hay cosas mas importantes. No era para tanto. Solo quieres llamar la atención. Pero ni estás guapa.

Esas son algunas de las críticas que le lanzaron en redes sociales a Tamara de Anda, una comunicadora y periodista mexicana que es conocida en Twitter como @Plaqueta, después de que diera a conocer que denunció a un taxista en la Ciudad de México, porque le gritó “¡guapa!” en la calle.

(Sobre la denuncia de Daphne Fernández: lo que dijo un juez)

Si las mujeres no denuncian el acoso, qué majes. Si las mujeres denuncian el acoso, qué majes. Aquí hay un artículo útil, ¿Acoso o coqueteo?, para lidiar con la preocupación de que “ya no se le puede decir ‘guapa'” a una mujer.

El caso de la denuncia de Tamara de Anda es uno de tantos en que la gente termina molesta porque comentarios no sexuales son definidos como acoso. He visto otros casos (uno que viene a la mente es el de una chera que se grabó caminando por la calle y registró todas las cosas que le dijeron en el camino) que traen una avalancha de reacciones a las que subyace la queja de que “ya no se puede ni saludar a las mujeres”.

Afortunadamente, un chero encontró la solución (por el artículo “¿Acoso o coqueteo?” no calmó su preocupación): “andá a saludar a otros cheros si tanto te hace falta. ‘Soy un buen tipo. Solo quiero decir HOLA. Y vas a aceptar este maldito saludo lo querrás o no’“. Pero por supuesto:

La explicación común de que el acoso callejero —sí, incluyendo el tipo “amable”, no sexualmente explícito— es, en última instancia, afirmar la dominación masculina sobre las mujeres, forzándolas a darles a los hombres su tiempo y atención. No tendría sentido que un hombre transgrediera el espacio mental y físico de otro hombre de esa manera*.

Why dudes don’t greet other dudes

*A menos, quizás, que el otro hombre en cuestión no cumpla con el estándar de apariencia viril que el primer hombre cree que Un Hombre debería cumplir.