Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Jue!, Psicología, Qué ondas aquí, Violencia

A lo lejos

Ahora prefiero hablar de mis orígenes desde la psicología. Por supuesto, la psicología no tiene que ver únicamente con patologías; no hablo de mi país en términos de paupérrima salud mental, sino de calamidad generalizada. En el mejor de los casos, hablo de él hablando de otras cosas en otros lenguajes, como lo hacen la ficción y los sueños, para disminuir lo perverso de su forma original.

Por el momento (this too shall pass), lo veo todo a lo lejos, desde la cima de una colina. Estoy bien, estoy segura. Estoy más cerca de un cementerio con osamentas de 1800s que de la cotidianidad urbana. No necesito bajar a la ciudad, además, porque casi todo lo necesario para vivir está aquí, en una sola calle. Que si no me aburro de ir a los mismos lugares, pues no, porque los cafés que abren en esta calle se van a la quiebra en cuestión de meses, y entonces abren otros y siempre hay algo nuevo que probar.

La distancia que me concede esta altitud se rompe cuando recibo una carta en mi buzón. Es una carta que yo envié, return to sender porque la zona a la que se dirige es zona de riesgo por pandillas y Correos de El Silbador no entra ahí. Me quedo con mis elaboradas ideas en mis manos, reprimiendo la doble urgencia de quedarme donde estoy para siempre y bajar al mundo para entregar la carta yo misma.

Anuncios
Artículos y lecturas, Azul y blanco, Fibras delicadas, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Qué ondas aquí

Catorce años de Qué Joder

Comencé este blog en otra vida*. Ya no puedo escribir como entonces, mi forma y fondo han cambiado tanto como mi entorno actual. Este cambio ha sido para bien, en un sentido individual. En un sentido colectivo, debería disculparme por no ser aporte pero no hay con quién.

Algo que no ha cambiado en 14 años es la cara que pongo a causa de El Salvador. Acá esta cara es magistralmente desplegada por tres antropólogas forenses:

“De izquierda a derecha, Silvana Turner, Mercedes Doretti y Patricia Bernardi, antropólogas forenses argentinas. Las tres testificaron en el juzgado de San Francisco Gotera por la masacre de El Mozote. Foto de El Faro: Víctor Peña”. Fuente: Las antropólogas argentinas dan cátedra en el juicio por El Mozote.

De todos modos, este blog es como el Año Viejo, no lo olvido porque me ha dejado cosas muy buenas.

Nos vemos.

*Antes de este blog, tenía una mi plataforma de MSN Groups(!) para ir guardando documentos sobre corrupción en el gobierno y crímenes de guerra, información que en mis años mozos se compartía por correo electrónico (en Word y Power Point, Santo Padre). Hasta mi chero Ñola se animó a escribir una columna, y solo una, para esa plataforma. Por estos días están juzgando a un ex presidente y sus amiguitos por corrupción, y a militares por crímenes de guerra así que qué alegre, hom’**.
**Medio, porque qué cuesta que se haga justicia.
De todos los días, Gen & sex, Jue!, Personitas, Qué ondas aquí

Recomendaciones de películas con temas LGBTI+ – Addendum

Seguimiento a algunos puntos de esta entrada:

1. Tenía pendiente ver Blue is the warmest color, la primera película de la lista. Comencé a verla pero a medio camino me generó una hueva descomunal y no la terminé.

2. Sí fui a ver The Happy Prince, la película sobre los últimos años de Oscar Wilde. El Príncipe Feliz es de los primeros cuentos que recuerdo haber conocido y lo recuerdo porque hacía que me doliera el corazón. La historia que se cuenta en la película, como señala el título, está conectada con ese cuento. Ahí va mi corazoncito desgarrándose otra vez, ya no solo por tristeza, también por rabia. Recomiéndola.

3. En la lista de películas con protagonistas trans mencioné Boy meets girl. Hace poco encontré un artículo que señala un aspecto de los protagonistas que yo no había visto, que tiene que ver con cómo se desarrolla un personaje trans desde una mirada cis (no trans, pues). Puede que este aspecto sea un spoiler, entonces mejor vea la película, luego lea el comentario y después hablamos.

4. Everybody’s talking about Jamie. No está en la lista que hice pero es un musical que vi hace unos meses:

La historia de Jamie ocurre en la ciudad donde vivo (por el momento…pero represent!) y cuando fui al cine a ver la proyección del musical, porque pasan obras de teatro en los cines <3, encontré un anuncio en el que buscaban extras para la versión cinematográfica. Puede que de aquí a unos años salga la película, y aunque no sé qué tanto refleje la fuente original, considere esto mi pre-recomendación basada en la obra teatral.

Por último, en temas relacionados, este es el mes de la visibilidad bisexual. Busque a su bisexual local desenclosetado para darle extra amor, y aproveche de actualizar sus conocimientos y actitudes sobre sexualidad; la vida de alguien a quien usted quiere mucho podría mejorar por ello.

Imágenes, Jue!, Música, Personitas, Psicología, Qué ondas aquí

Watch that man

Una de las cosas más bonitas de la ficción es que hay un mundo que continúa creándose después de que la obra llega a su fin. La canción termina, la historia se acaba, pero el mundo construido en ellas sigue en expansión (aquí hay un estudio guapo al respecto, fanfiction as imaginary play).

Sé que mucha gente no es partidaria de conocer interpretaciones de una obra que no sean la propia, o, peor, de conocer La Interpretación pretendida por quien creó la obra. Me pasa lo contrario, sobre todo con canciones de artistas que termino absorbiendo. Quiero saber qué es lo que no estoy viendo en una escena o cuál es el aparatoso conflicto que se esconde en un estribillo.

Esta es una de mis canciones favoritas:

Mi yo futuro tendrá otra historia que contar sobre ella, pero a lo que vengo ahora es a dejar el recuento de lo que pasa en la canción. Esto no invalida mis propias elaboraciones mentales ni las de nadie (otra cosa bonita de la ficción), y de hecho en algunos puntos no hay dónde perderse en lo que está pasando…pero podría pasar el día en textos como el de abajo. Jamás se me ocurrió que habría una televisión en la habitación.

Es una canción de rock & roll típica de una fiesta, pues la música suena alto, las botellas de champaña y los espejos para cocaína están en la mesa, y una manada de ebrios están pasando el rato en una esquina de la habitación, robándole miradas al arrogante cantante apoltronado en el sofá (Bowie parece estar viendo televisión la mayor parte del tiempo). Con Bowie, sin embargo, usualmente todo se reduce a quién tiene el mejor ángulo, y para el coro de la canción te das cuenta de que hay alguien más hip que él en la habitación. Ya sea el anfitrión de la fiesta, Shakey, o un dealer, o un ejecutivo de disquera (tal vez es todo lo anterior), el “Hombre” del título perturba a Bowie, lo descoloca. Finalmente, él huye de la fiesta y se dirige a la calle. Con todo el pavoneo que “Watch That Man” tiene, termina con Bowie humillado.

El movimiento progresivo de la canción —los versos se mueven de A a F#m, mientras que el coro comienza con una bofetada, tres pasos hacia arriba (“Watch! That! Man!”, over A/D/G). Ronson usa ambos amplificadores para dominar la habitación, Woodmansey da uno de sus desempeños más sustanciosos, Bolder mantiene la corriente pantanosa en movimiento. Los recién llegados incluyen al pianista Mike Garson, quien irrumpe en el flujo de conversación de Ronson, y las coristas—Linda Lewis y Juanita “Honey” Franklin. Estas dos últimas huyen de la fiesta con Bowie, pero suenan tan fascinadas por su rival como él.

Watch that man

Watch that Marla
Azul y blanco, Desastres poco naturales, Gen & sex, Gobierno, Imágenes, Jue!, Personitas, Política, Psicología, Qué ondas aquí

Canalla revoltoso

Hace unos meses tuve el impulso de argumentar larga y meticulosamente sobre una serie de temas que en ese tiempo ocupaban mi atención. Algunos de estos temas eran políticos, otros personales, y todos profundamente sandungueros (porque lo personal es político). Al final no escribí sobre ninguno porque para qué, mejor los enchuté todos en una caricatura de palitos.

*Nylon-man, el gobernador-empresario patriota (que no es de choto que cargue un saquito o si quiere llámese bolsa), llegó a nosotros por Víctor.

Jue!, Psicología, Qué ondas aquí

Mostrame cómo se ve la valentía

Asombro. Esta palabra me aburre. Achaco mi desgano al libro ganador de un certamen, el cual leí porque quería saber qué se necesitaba para uno mismo lograr semejante aberración. La palabra aparecía una y otra vez como reacción a observar el cielo nocturno y a otras cosas que en los primeros capítulos del libro dejaron de importarme. A ver, sí: observar el cielo nocturno, en lo personal, me causa asombro. Pero qué superficial suena.

Soy incapaz de describir con justicia la inflamación existencial en el pecho cuando uno ve algo bonito, pero la palabra en cuestión, en sus formas sustantivas y adjetivales, me pareció un atajo que privaba de la vista panorámica. Esta aversión se mantiene en mi lista de palabras, expresiones y hábitos que me recomiendo evitar al escribir. La lista incluye “cómplice/complicidad”, que por estar escupiendo al cielo no logré evitar una vez, pero tengo una nota de mis guardianes legales para explicarlo; “la santa/regalada gana” y sus variaciones; y el uso de adjetivos que arrebaten de las manos el esfuerzo de imaginar lo que está pasando con el personaje.

Bajo este último criterio, uno de los primeros puestos en la lista lo ocupa la palabra “envalentonado”. Una vez la escribí, en medio de dos comas al igual que esta aclaración, y cuando leí la frase completa sobre un evento supuestamente emocionante, bostecé. Borré la palabra y opté por describir el comportamiento sin calificativos, tal vez porque soy conductista de corazón (aunque para conductistas ortodoxos esta oración es risible). Soy un fracaso pero defiendo mi rigurosidad.

De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Imágenes, Jue!, Qué ondas aquí

Llorar en las bodas

No suelo llorar en las bodas. Las ceremonias a las que asistí en mis años mozos me aburrían y, más adelante, me exasperaban con sus tintes conservadores y exigencias tradicionales. Estos sentimientos, por supuesto, no excluyen que yo sintiera afecto y alegría por la pareja que se unía en matrimonio. En mi adultez, contando con un círculo social que afortunadamente se desvía de algunas tradiciones, ciertos momentos de la celebración pueden darme un feliz nudo en la garganta.

Hace poco fui a mi primera (y quizás única) boda en Inglaterra. Era un matrimonio civil en el Town Hall, un evento de quince minutos. La jueza inició con un breve discurso que logró ser formal y emotivo, y procedió: “En este país, el matrimonio se define como la unión entre dos personas…”.

La unión entre dos personas.

Terminó la ceremonia y yo seguía secándome las lágrimas.

Recomendado:
Pluma filuda al sol (LOL): La familia.