RSS

Archivo del Autor: Ligia

“No tienen que escoger entre el amor y los derechos”.

Un consejo de Feliz Año Nuevo: no intente aprender sobre feminismo(s) de amiguites que usan el término feminazi con seriedad. Vieja, hay que ejercer discernimiento y tacto cuando uno hace referencia al nazismo, por andar tomándoselo tan a la ligera ahí viene otra vez. Mejor vaya a hacerse un café, o lo que sea que usted esté tomando estos días, y échese esta charla de Catalina Ruíz-Navarro (<3) en la que se gana y se goza:


Recomendado:
Por el pisto, por ninfómana, por trepadora.
“Los hombres siguen siendo noticia por lo que hacen y las mujeres por lo que son”.
Trepando el género.

 

Escondido frente a la vista de todos.

Hace algunos meses, hubo una oleada de denuncias de abuso sexual en clubes de fútbol ingleses. Entrenadores y directivos de los clubes abusaron de niños -ahora jugadores adultos- que entrenaban en esos clubes. Hubo denuncias similares en Estados Unidos, en las que las víctimas son cientos de gimnastas, y hasta por parte de un atleta olímpico. Conozco a alguien que también sufrió abuso sexual, cuando era niño, por parte de un entrenador en su colegio. Y usted conoce a más de alguien que ha pasado por lo mismo, aunque no siempre lo sepa.

El abuso sexual, más que una cuestión sexual, es una cuestión de poder: es una demostración de poder y un ejercicio de sometimiento (por ejemplo). Muchas veces ocurre frente a todo el mundo, sin que lo notemos o, peor, notándolo pero sin ser capaces de cuestionarlo. Lo siguiente no es abuso sexual per se, pero es inseparable de él: el año pasado, se descubrió que el equipo masculino de fútbol de Harvard había escrito un “reporte” que sexualizaba al equipo femenino. Las integrantes del equipo respondieron:

No nos tenemos lástima, ni lo que más nos duele es la naturaleza personal de este ataque. Más que nada, nos frustra que esta es una realidad que todas las mujeres han enfrentado en el pasado y continúan enfrentando a lo largo de sus vidas. Nos sentimos sin esperanza porque los hombres que se suponen son nuestros hermanos nos degradan de este modo. Estamos alarmadas porque las mujeres atletas a quienes se les dice que se sientan empoderadas por sus habilidades son habitualmente reducidas a su apariencia física.

Hemos visto el “reporte de exploración” en su totalidad. Conocemos en su totalidad los contenidos: las descripciones de nuestros cuerpos, los números que nos asignaron, y la comparación que hacen entre nosotras y con integrantes de años antes que el nuestro. Este documento intenta enfrentarnos unas con otras, como si el juicio de algunos hombres fuera suficiente para determinar nuestra valía.

Hoy que, por fin, detuvieron al Gordo Max y otras personas por explotación sexual comercial de menores de edad, conviene recordar tres cosas:

1. Cualquier persona tiene el potencial de cometer abuso sexual, y encontrarse en una posición de poder (como figura pública, para el caso) no atenúa este potencial. Al contrario.

2. En una situación de abuso, las opciones de respuesta de la víctima trascienden el simple “pelear o huir”. En el caso de la explotación sexual comercial de menores, hay una intersección de, al menos, género, edad y posición socioeconómica que no debe omitirse. En cristiano: no hay que ser cerote, evitemos la holgazanería del “las cipotas están ahí porque quieren”. Está claro que la capacidad de la población salvadoreña para ejercitar su teoría de la mente es paupérrima, pero no todo está perdido. Podemos comenzar por comprender que las respuestas a una situación de abuso pueden perfectamente incluir el “congelarse”: cooperar con quien tiene el poder, con tal de sobrevivir.

3. Hay un estudio de la OIT, del 2004, sobre explotación sexual comercial y masculinidad. Se trata de un estudio en Centroamérica con hombres de la población general. Lo que piensan esos hombres de las mujeres es escalofriante. Y no crea, mi tesis de licenciatura tuvo un apartado cualitativo similar, en pequeñísima escala, a esta investigación. Los estudiantes universitarios, cuando entran en confianza en este tema, no son tan distintos en su pensamiento con respecto a gente sin estudios universitarios (mire, ve, por muy de Harvard que sean). Hay mucha gente, hombres y mujeres, que no es un violador pero piensa como uno. Usted dirá que esta es una acusación fuerte, pero hay que decirla, porque ya anda bastante gente suelta sin que le pongan freno a creencias que permiten y justifican crímenes como el del farandulero arriba mencionado.

Relacionado:
Gran Bretaña revisará su ley de protección a víctimas de violación, buscando prohibir revelar el historial de relaciones sexuales de las personas que denuncian abuso sexual.
¿Cómo es que un “hombre de verdad” puede ser ser violado?

 

Centroamérica y la Alianza para la Prosperidad.

El punto fuerte de la Alianza para la Prosperidad involucra exenciones tributarias para inversionistas corporativos, y nuevos canales, carreteras y líneas eléctricas para acelerar la extracción de recursos y reestructurar el proceso de importación, ensamblaje y exportación de maquilas que pagan el salario mínimo. 

Estas son precisamente las cosas a evitar por las que líderes comunitarios en América Central están arriesgando sus vidas.

La Alianza para la Prosperidad intensificará la crisis de refugiados centroamericanos

El artículo está en inglés, pero también aquí hay un hilo de tuiter que explica el trasfondo de este asunto. Todavía más resumido, Centroamérica está jodida, pero de una manera bien particular. En notables palabras, es una manera de estar jodido que implica la posibilidad constante de ir a peor y la experiencia reiterada de que ello está ocurriendo.

 

Look what they’ve done, Michael.

No he pasado una Navidad y un Día de San Feliz Año Nuevo* con el grueso de mi familia en muchos años. Cuando digo el grueso de mi familia, lo digo de corazón: es una mezcla de Keeping Up With The Kardashians con Arrested Development, porque somos un chingo y no cabemos todos en la misma escena, excepto que somos clasemedieros y estamos bajo el promedio -¿creo?- en la Escala de Ser Personas Horribles. Por lo demás, eh.

(Creo que no debería ir una coma en el tuit de arriba pero mi patrón respiratorio a veces es irregular).
*Props to Salarrué.

El día que llegué a esta casa, hace menos de una semana, me caí de las escaleras (pero fue desde los últimos escalones). Era un día de 30 horas, de vuelta en mi zona horaria nativa, con calor cortesía del cambio climático. Mi hermano se despertó al escuchar el golpe y salió a preguntarme qué pasó, y por suerte ya me había levantado. “Nada, solo se cayó la cerca de los chuchos. Estoy bien”. *Ligia no estaba bien*.

Esta entrada, personal y aleatoria que refleja mi procedencia en esta vida, es para desearle feliz navidad a su persona. O para no desearle nada, si así prefiere. Simeón también manda saludos.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 24, 2016 en Jue!

 

Art school girlfriend.

Hacerse la pregunta debió haber sido la primera advertencia, considerando que lo evidente no era tal cosa aún. La pregunta apareció una y otra vez, y siempre le seguía la respuesta obvia, la que estaba al alcance de la mano, la que debía ser. La respuesta se acompañaba del encogimiento de hombros, “esto es simple, no hay para dónde. Adiós”. Hasta que la pregunta aparecía otra vez tiempo después. ¿Quién insistiría tanto con su interrogante si ya tiene la respuesta? Mucha gente, en realidad.

Llegó el día en que la respuesta fue otra. El peso de lo evidente por fin fue ineludible. Esta vez no hubo encogimiento de hombros sino la íntegra y profunda satisfacción similar a cuando una pieza en Tetris encaja y hace desaparecer todos los bloques que obstruyen la pantalla. Te sentís feliz, un tanto fluorescente, en paz. Algunas cosas por fin tienen sentido, y vos mismo tenés sentido.

Nadie te va a creer porque no tenés street cred para demostrarlo. Pero esta aquella carpeta mental con archivos que van desde eventos borrosos en cuarto grado, pasando por historiales de navegación y soundtracks, hasta la interacción que tuviste ayer con un personaje ficticio. Este personaje te entretenía porque no era para nada como vos, pero resultó ser el que comprendés mejor. Alguien lo liberó en la historia que habita, y en gratitud, él decidió romper la cuarta pared y liberar a alguien más. Lo más curioso es que esa historia la escribiste vos, mucho tiempo atrás. Qué suerte tenés.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 19, 2016 en Jue!

 

Ningún animal fue lastimado durante el rodaje de esta película.

…los chimpancés en la industria del entretenimiento siempre eran bebés, porque al llegar a la adolescencia se volvían demasiado fuertes para ser controlados. Estos bebés, que debían haber estado sobre los lomos de sus madres, fueron encerrados en jaulas aisladas y golpeados con bates de béisbol para que, más adelante, en los sets de películas, la simple aparición del bate asegurara su obediencia. Luego en los créditos se podría declarar que ningún animal fue lastimado durante el rodaje de esta película, porque el daño había ocurrido antes de que el rodaje comenzara.

“We are all completely beside ourselves”, Karen Joy Fowler.

Relacionado: 
Definiendo y evaluando el dolor animal.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 13, 2016 en Artículos y lecturas, Frases, Jue!, Reino animal

 

La ilusión de movimiento.

Lo siento, probablemente esta es la cúspide de mi vida.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 8, 2016 en Jue!, Qué ondas aquí