RSS

Archivo de la categoría: Memorias y heridas

Maneras de no obedecer.

Aun quienes no estudian psicología suelen conocer los experimentos de Stanley Milgram sobre obediencia. Lo que habitualmente se destaca de ellos es la tendencia a obedecer a la autoridad, lo que a su vez ayudaría a explicar “la maldad humana” y aquellos actos dañinos cometidos bajo la excusa de “yo sólo seguía órdenes”.

Tiene mucho sentido y sí permite explicar algunas cosas. Pero lo que menos se destaca son los cuestionamientos a hallazgos clásicos como los de Milgram. Claro que hubo gente que aplicó el voltaje más alto, así es cómo se enmarcaron los resultados: tal cantidad de gente obedeció. ¿Pero y quienes no obedecieron? Aun más, ¿de qué manera obedecieron los que finalmente cumplieron órdenes? Hay muchas maneras de obedecer además de “ciegamente”, y muchas maneras de resistirse a obedecer (aun cuando algunas resulten no ser exitosas).

Estos son los nuevos estudios que están surgiendo al respecto, revisiones y reinterpretaciones. Hoy encontré la mención a otro estudio en el que, a partir de las grabaciones originales de los experimentos, se exploran las seis maneras de resistencia que mostraron los participantes, aun si continuaron con la tarea hasta el final. Hubo tres maneras implícitas, que permitían retrasar el cumplimiento de la orden, y tres explícitas, con las que se intentaba manipular directamente la supuesta situación experimental (por ejemplo, hablar con el experimentador o con el aprendiz sobre el “dolor” que se estaba infligiendo).

Jimmy, hecho por Sam Portillo (imagen de archivo con patrocinio de La Vaquita)

Este estudio es importante porque abre las puertas a más investigaciones sobre las dinámicas de obediencia y resistencia a la autoridad; se ha estudiado antes pero nunca es suficiente. Es una aproximación teórica, sí, pero de ahí eventualmente derivan aplicaciones en la vida real, donde la cosa se pone fea. Eso a usted personalmente quizás no le sirve, menos en esta etapa embrionaria, pero a mucha gente le servirá (tipo, imagine qué alegre estudiar la intersección entre autoridad, moralidad y violencia;  la psicología política y la jurídica tienen para levelear con el tema).

Segundo, esto recuerda que los hallazgos en psicología están siempre en constante revisión, y aun los que se consideran “clásicos” deben usarse con cuidado (especialmente si esta disciplina no es su fuerte). Los constructos cambian y los modos de interpretarlos también. No me mire a mi, se hace lo que se puede con un sujeto de estudio tan complejo como usted, y billones que son como usted pero no son como usted.

 

Huida involuntaria y culposa.

E.T. llama a casa:
“Me fui sin pensar que sería para siempre. No me espantaron las balaceras. A ninguno de nosotros lo habían levantado. Los bombazos solo eran en las casas de la gente mala. Huí solo de las calles polvorientas, del pueblo sin bibliotecas ni librerías. Cuando dejé Reynosa no conocía aún la vergüenza de su violencia. En esa época la frontera mexicana eran Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez. La frontera y su contrabando y sus putas y sus narcocorridos y todos sus clichés quedaban muy lejos de nosotros. “Aquí no es así”, decíamos indignados. Aquellas fronteras eran un malentendido, una injusticia para las demás. Para nuestras tierras de gente afanosa, recia, tosca pero honrada. Me fui sin saber que algún día tendría miedo de volver. Que me daría vergüenza admitirlo. Sobrevivir sin estar junto al peligro no tiene chiste. Te conviertes en un cobarde”. Seguir leyendo…

 

El otro lado, el más lejano.

Encontré un video que muestra la vista desde el otro lado de la luna, el lado más lejano (erróneamente llamado “lado oscuro” desde nuestro limitado punto de vista, porque también recibe luz solar), el que no vemos desde la Tierra:

Hablando de lados lejanos que no vemos:

– La vida de los tres jóvenes musulmanes asesinados en Estados Unidos, en un crimen de odio que tuvo poca repercusión en los medios y en la solidaridad colectiva (tal vez tomando prestado un mecanismo similar al que hace que uno omita quién exactamente linchó a 4,000 afro-estadounidenses).

– Violaciones masivas en Sudán por parte del ejército.

– Ser LGBTQ en la tercera edad.

– Feminista musulmana arriesga cárcel por negarse a delatar a disidentes saudis.

– Omar Kahdr, de 15 años, y su familia fueron víctimas de un ataque en Afganistán. Omar quedó malherido pero fue apresado y llevado a Guantánamo, donde sufrió torturas e interrogatorios por años, y dormía abrazando un Mickey Mouse de peluche. Tuvo que declararse culpable de actos terroristas que no cometió para ser transferido a una cárcel en Canadá. Hoy tiene 28 años y sigue preso (a punto de perder la visión pues sus heridas por el ataque no fueron tratadas), y hay una campaña internacional para liberarlo lo antes posible.

– El proceso de “aprendizaje” de los animales que deben entretener a los humanos (circula que esta foto fue ganadora del World Press Photo 2014 en la categoría Nature pero me parece que no):

“¡Qué bonitos los animales del circo, vamos a verlos!”

– Un gato camino al matadero (pude haber puesto un cerdo pero usted sabrá cómo se pone alguna gente cuando le tocan su comida):

Por el lado amable:

– Un hombre salvó a 500 niñas de ser secuestradas por Boko Haram.

– Esta portada:

 

 

 

Decidir.

La primera paciente que tuve fue víctima de una violación grupal (la primera en el plano profesional; en las prácticas de la carrera no deben llevase casos de esa magnitud). Producto de ello quedó embarazada. No recuerdo sus palabras pero sí las imágenes que me transmitió, especialmente la de ella acostada sobre una cama después de dar a luz, negándose ver a la criatura, antes de que se la llevaran lejos de ella para siempre.

Se la llevaron porque ella tuvo suerte de encontrarse con una ginecóloga que la apoyó hasta el final. No su familia, no las políticas públicas de su país, no la comunidad a la que pertenecía y a la que también pertenecían sus violadores, vecinos suyos. Uno puede aplaudir las creencias que la llevaron a “escoger la vida” frente a la adversidad; yo soy la primera en admirar la fortaleza de esta mujer. En ese aplauso está el meollo del asunto. Salí de la sesión y pensé que yo no hubiera soportado mi propio cuerpo después de un ataque tan brutal, menos con ese recordatorio constante. Ese fue el meollo del asunto: qué bueno que ella pudo decidir lo que consideró más conveniente para su vida.

Encontré esta infografía sobre el proyecto en Chile para despenalizar del aborto por 3 causales. Ahí lo tiene: “no se puede imponer una decisión sino entregar alternativas, respetando la decisión”. No tema las terribles consecuencias de legalizar el aborto, le aseguro que aun con la opción de terminación, habrá embarazos no planeados que se convertirán en bebés muy queridos. Legal o no, es una decisión que de todos modos se está llevando a cabo, en clínicas seguras en el extranjero si puede costearse, o, si usted es como otra paciente, tomando drogas para caballo.

Aun eliminando el abuso sexual como causa, tenemos menos control sobre la reproducción de lo que creemos: “alrededor de la mitad de los embarazos ocurren sin intención. Este es el por qué. Ya es bastante difícil usar anticonceptivos perfectamente, pero aun cuando lo hacemos, el riesgo de fallo es muy real”. Y usted se reirá de la mujer que intentó usar una papa como método anticonceptivo, y que la papa terminó echando raíces en su vagina, pero eso para que vea cómo son los intentos de evitar embarazos no deseados cuando falta educación y recursos. Tener control sobre lo que le pasa o no a nuestro cuerpo es esencial.

Frente al proyecto de ley, hay políticos fervientemente autodenominados pro-vida y que a la vez son parte del grupo que torturó y asesinó a niños y a mujeres embarazadas durante la dictadura de Pinochet. ¡Salvar todos los fetos! Siempre  y cuando no sean hijos de comunistas. Habría que ver si dicen lo mismo de los fetos producidos por homosexuales, por feministas, o por *iiihhh* pandilleros, esa lacra que dicen que debe exterminarse desde la raíz. Es fácil defender algo que no tiene capacidad de cuestionarte y que no te llevará la contraria. Es algo puro y que debe nacer a como dé lugar. Cuando nace es un cacho pero para entonces los manifestantes pro-vida ya se fueron a su casa. Es fácil creer que el mundo es mejor y más justo por defender “la vida”, cuando sólo se toma el aspecto menos amenazante de ésta (hablando de justicia, el embarazo también se piensa como un castigo para la mujer que ejerce su sexualidad fuera de circunstancias socialmente consideradas como ideales: “hoy que la soque, se lo buscó”). Es fácil decirle a otra persona lo que debe hacer con su vida y cómo debe sentirse, sin que te salpique la realidad específica de esa persona.

No es estar en contra de un blastocito o de un feto por el puro gusto de estarlo; son fascinantes y muchos terminan siendo seres humanos decentes. ¿Pero es que quienes estamos fuera de un útero somos minerales? Urge distinguir entre bioética y religión, entre libertad de conciencia y licencia para creer. Y urgen otro montón de condiciones socio-políticas con respecto al género y la educación y salud reproductiva (¿qué hay de la adopción?) si es que se quiere que el aborto sea una opción a descartar…pero opción al fin…y oiga, por supuesto que con un plazo para su realización.

Por último, esto no sé si sirva para hacer avanzar la discusión, ni a favor ni en contra, pero me pareció curioso. Es sobre las fotos de fetos dentro el vientre que suelen utilizar algunas campañas en contra del aborto:

Sus fotografías permitieron que la gente visualizara los contenidos del útero de una mujer independientemente del cuerpo de ella. De repente, el feto tomó vida propia. Ya no era algo dentro de una mujer, ya no estaba más en relación a una mujer; era un individuo con una cara, un sexo, y un deseo por chuparse el dedo.

Fue el aborto el que hizo estas fotografías posibles…estas son en realidad fotografías de fetos que fueron abortados.

 

Se tortura por encargo, se mejoran vidas; tamales los sábados.

En el imaginario colectivo y en los medios de comunicación, los psicólogos son caracterizados ya sea como incompetentes, inútiles o malvados. A’pues gracias. Iba a escribir más pero lo resumo en tres puntos:

1. Este comentario de un colega, que engloba muy bien todo el acontecer en mi sentir:

2014-12-18

Y además, qué ondas con publicar fotos de mujeres víctimas o victimarias en paños menores como parte de la noticia. La misma gabanada hicieron en las noticias del asesinato de Miss Honduras. 

 

2. Esta entrada del blog-chero Psicoloquio, sobre el rol de la psicología en el tema de tortura, más allá del reciente escándalo de “dos psicólogos involucrados en las torturas promovidas por la CIA” (oiga, y eso se ha sabido por décadas en la psicología gringa y latinoamericana -lea el post y sus enlaces-, pero nooo, sigamos creyendo que la psicología, particularmente la social, está para analizar el lenguaje corporal de Norman Quijano).

3. Este secreto de la psicología: una técnica simple para que le vaya bien en la vida.

 

Acusado rico, acusado pobre.

Robert H. Richards IV, heredero de la fortuna de du Pont, fue declarado culpable de abusar sexualmente de su propio hijo. Justificando su decisión de poner a Richards en libertad condicional, el juez señaló que el adinerado acusado “no estaría bien en la cárcel.” Unos meses antes, un adolescente pudiente de Texas fue condenado por matar a cuatro personas mientras conducía ebrio, y también fue sentenciado a libertad condicional en lugar de prisión. Su abogado utilizó con éxito la defensa “afluenza“, argumentando que su cliente no era plenamente responsable de sus actos debido a su educación privilegiada. Mientras que las amonestaciones menores que recibieron estos acusados ricos provocaron la indignación pública, la mayoría de los estadounidenses son impasibles ante el hecho de que los acusados pobres soportan de manera desproporcionada el peso de las sanciones penales.
[…] Nuestra capacidad de mantener múltiples puntos de vista acerca del sistema jurídico explica por qué podemos llegar a indignarnos sobre las decisiones específicas de sentencias basadas en la clase [social del acusado], sin dejar de sentirnos complacidos por la discriminación sistemática contra los acusados pobres y pertenecientes a minorías.

Acusado rico, acusado pobre

Hospitales privados, arresto domiciliar (concedido, como un deseo)…Gracias a esa capacidad de disociación, los castigos para los criminales pudientes terminan siendo recompensas, o cuando menos, tremendos premios de consolación.

 

Psicología social y violencia política: 25 aniversario de los mártires.

Hoy fue un buen día para hablar de psicología social y violencia política en clase. El capítulo que leímos iniciaba con casos emblemáticos, entre ellos el golpe de estado a Allende en 1973 y el asesinato de los jesuitas en 1989. Mis estudiantes hablaron de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, del conflicto entre el gobierno chileno y el pueblo mapuche, del atentado a las Torres Gemelas, del Ejército Zapatista. Les conté de la masacre de El Mozote y tantas otras, que en El Salvador hoy se conmemoraba la Ofensiva Final, que pronto se conmemoraría el asesinato de Ignacio Martín-Baró y sus colegas y colaboradoras, y que asesinar a un pandillero es igual de ilegal que matar a una persona que no es de pandillas, pero que hacerlo sería totalmente legítimo a los ojos de la opinión pública. Tipología de la violencia política, página 280.

(Ni hablar de la construcción del discurso. Un simple dato permite extender el análisis una barbaridad: “la normal rural de Ayotzinapa es considerada como un auténtico semillero de guerrilleros).

Hace algunas semanas recibí este correo:

Fecha: 24 de octubre de 2014, 14:32

Asunto: Invitación enviar video para espacio conmemorativo 25 años del asesinato de Ignacio Martín Baró

Estimados/as,

Junto con saludar, quiero extenderles la siguiente invitación.

Este año conmemoramos 25 años del asesinato de los jesuitas de la UCA en El Salvador. En este marco, realizaremos una conmemoración en la IX Cátedra Internacional Ignacio Martín Baró, que realizaremos el jueves 13 de noviembre en la Universidad Alberto Hurtado.

La invitación es a ser parte de un audiovisual, enviando un video de máximo 1 minuto donde puedan señalar

a) Cómo el legado de la Psicología propuesta por Ignacio Martín Baró ha contribuido en su forma de hacer psicología.
b) quienes conocieron directamente a Ignacio, qué podrían rescatar de su persona.

Con este material haremos un audiovisual que presentaremos los días previos a la Cátedra en la UAH y durante distintos momentos en la Cátedra misma. Asimismo, lo difundiremos en distintas redes.

Agradeceré a quienes se animen a sumarse o puedan sugerir a otros colegas a ser parte de esta iniciativa, me puedan escribir para señalarles con más detalle cómo enviar el video.

En Psicoloquio hay algunas cosas sobre el legado de Martín-Baró. Recientemente, a partir de las teorías suyas y otros colegas latinoamericanos, se hizo un estudio de cómo el trauma psicosocial (ese desamueblamiento de la cabeza que tenemos nosotros, el pueblo salvadoreño) se transmite de una generación a otra. Por no hablar las cosas, por no llamarlas por su nombre…por ser, como dice LaVirginia, los hijos del silencio. No por gusto hablaba mi tío Freud de “la cura del habla”. Por cierto, agradézcole a mi chera en cuestión por póster(s) recibido(s), que aportarán a la conmemoración en una pequeña esquina del sur de Chile.

1505602_874631249213850_4332294832407827085_n

Se habla de lo doloroso para explicarlo, resignificarlo, llegar a tener al menos el mínimo control sobre lo ocurrido. Y al levantar la voz, se tiene el beneficio adicional de incomodar a quien insiste en que todo está sanado mientras se le pudre la herida bajo la gasa. De esas personas se diría, desde la psicología (social y clínica), que urge que entren en crisis.

***
Vea también: Caso Jesuitas.

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores