Artículos y lecturas, Azul y blanco, Gen & sex, Memorias y heridas, Personitas

Antonia Navarro, la primera mujer en obtener un título universitario en El Salvador

Alguien que me quiere mucho me regaló “Mujeres en público. El debate sobre la educación femenina entre 1871 y 1889” (UCA Editores, 2014), de Olga Vásquez Monzón. Heme aquí haciendo eco de la primera mujer que se destaca en este libro.

En 1889, Antonia Navarro se convirtió en la primera mujer en obtener un grado universitario en El Salvador, en la Universidad Nacional. Fue también la primera mujer en graduarse como ingeniera en Iberoamérica. Tenía 19 años(!) y en su tesis:

[Navarro] notó que los textos escritos en el extranjero exponían los fenómenos astronómicos bajo un punto de vista que no correspondía a la posición geográfica de El Salvador [señalando que] si el profesor no tiene especial cuidado, el alumno adquiere ideas que después no corresponden con la observación.

Su graduación se celebró con un bailongo, como bien aconseja la academia. El Presidente de la República, el General Francisco Menéndez le dedicó un concierto.

Olga Vásquez cita distintas fuentes que reconocían la importancia de la titulación de Navarro. El director de un periódico nacional sostuvo que este evento era la derrota de quienes creían que “la hermosa criatura del Supremo Hacedor no debe traspasar los lindes de la familia para lucir sus dotes en la región ilimitada de la ciencia” (p. 20). Otro maitrito, en una publicación en Nueva York, celebra que “los Gobiernos se inspiran en el credo moderno y abren al bello sexo las puertas de las universidades” (p. 25). Hermosa criatura. Sexo bello. Lo traigo a colación porque este modo de pensar persiste en demasiadas cabezas. Lo que siento al leer esas líneas debe ser lo que siente el agua cuando le llaman “el vital líquido”.

Breaking News: Hombrecitos interpretan el éxito de una mujer como amenaza personal (imagen tomada del blog quepasaelsalvador).

Al leer sobre logros como el de Navarro, uno se siente tentado a decir que “esa es la actitud” y que más mujeres hubieran “salido adelante” si se hubieran empeñado tanto como ella. Pues, empecemos por que junto a Navarro había otra mujer en la Universidad Nacional, Concepción Mendoza, quien estudiaba Medicina:

Su presencia en la facultad escandalizó a la sociedad salvadoreña llegando al punto de presentar tantas dificultades y problemas en el seno de la Escuela de Medicina que hicieron que Mendoza abandonara los estudios (p. 21).

Es bien cómodo animar a la gente a que le meta ganas. Miren este ejemplo y síganlo, si se quedan de ignorantes es porque quieren. Uno, efectivamente, tiene que esforzarse para lograr sus metas, pero tampoco hay que actuar como que Mendoza y tantas mujeres que no pudieron acceder a la educación se quedaron atrás por alguna falla de carácter (*inserte aquí otros grupos sociales y condiciones de desigualdad en el presente*).

La sociedad sabe bien cómo mantener a cada persona “en el lugar que le corresponde” y es comprensible que tanta presión haga desistir a alguien de ir contracorriente. Además, la gente tiene una habilidad medio perversa para redefinir criterios de éxito y mérito en aras de justificar la discriminación. Sí, una institución universitaria tan amablemente le abrió las puertas a algunas mujeres. Esto no garantizaba que el resto de la sociedad estuviera de acuerdo con que hubiesen abierto esas puertas.

Destacar ejemplos de mujeres pioneras sirve poco si no va de la mano con la comprensión del entorno que las volvió excepciones a la norma. A pensar en eso y en cómo nosotros mismos contribuimos a esos entornos sí hay que meterle ganas, mire ve.

Y como nunca podemos tener cosas bonitas, Navarro falleció en diciembre de 1891, a los 21 años.

Más información:
* Antonia Navarro Huezo Primera centroamericana en alcanzar titulo universitario.
* “La ‘luna de las mieses’, estudiada por la científicaSV Dra. Antonia Navarro Huezo“.
* Antonia Navarro, la mujer del presente.
* Hablando de mujeres en la academia, yaaasss psicología: Psicólogas eminentes de la era moderna (recomiendo la parte 4 sobre Brenda Milner, la madre de la neuropsicología, quien sigue trabajando a sus 100 años) + un texto escrito por Leticia Calderón, la primera mujer que se graduó de psicóloga en El Salvador en los 1960s.

 

Anuncios
Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Enlaces, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Imágenes, Psicología, Reino animal

La biología no es el fin de la discusión sino el comienzo: qué dicen las ciencias sobre sexo y género

[Publicado primero en Psicoloquio]
[Nota semi-relacionada con las “prueba biológica del sexo” mencionadas abajo: a una joven le realizaron pruebas médicas para determinar su edad. No creerás lo que pasó después]

Recientemente, algunos sectores de la sociedad han reforzado la posición de que el sexo es biológico y binario, el género es reflejo del sexo; solo hay hombre y mujer y eso lo respalda la biología. Traer a colación la biología se piensa como el equivalente a “lo dice la ciencia”, pero las ciencias que abordan el sexo y el género son múltiples, y hasta el momento todas coinciden en un punto: el sexo y el género no son categorías discretas, mucho menos dicotómicas, y la biología no es el fin de la discusión sino el inicio.

“El sexo y el género permea casi todo aspecto de nuestras vidas. Cada vez que usamos un baño público, compramos ropa, llenamos un formulario, insistentemente se nos recuerda que debemos ser masculino o femenino, hombres o mujeres, niños o niñas. Aún las cosas que aparentemente no tienen nada que ver con sexo o género—qué comemos, por ejemplo, o los libros que leemos—con frecuencia nos los venden como si fueran necesariamente femeninos o masculinos.

Visualizando el sexo como un espectro (en inglés)

En el día a día, entendemos el sexo como algo biológico, y el género como una construcción de nuestro entorno social. Sin embargo, desde distintos campos del conocimiento se reconoce que estas distinciones se quedan cortas. Lo que concebimos como sexo, femenino y masculino, proviene en buena medida de lo que asociamos a cada adjetivo: los gametos más pequeños son masculinos, los más grandes son femeninos. Ciertos estados cromosómicos, hormonales, gonadales y genéticos se categorizan como masculinos o femeninos. De los números 1, 4, 7, 12, ¿Cuáles son masculinos y cuáles femeninos? Una investigación encontró que, a través de distintas culturas, los números impares son vistos como masculinos y los pares como femeninos:

El poder de un estímulo numérico lógicamente irrelevante para evocar masculinidad o feminidad refleja la omnipresencia del género como un soporte social para generar compresión de conceptos abstractos.

¿Los números tienen género?

El libro Evolution’s rainbow, escrito por una ecologista, presenta una revisión extensa de la compleja interacción entre genes, cromosomas, hormonas, y anatomía, que ocurre no solo en humanos sino en otras especies del reino animal; esta interacción resulta en innumerables formas en las que el sexo se manifiesta en un individuo. Por ejemplo, en algunas especies, características como la apariencia y el tamaño, y no las gónadas que posee, dan información sobre el rol y comportamientos de un individuo dentro de su estructura social. De modo que género -al menos en seres humanos- puede entenderse como la expresión personal de la identidad sexual dentro de una cultura específica.

(Por otro lado, es opinión de los miembros del Equipo Psicoloquio que leyeron este libro que algunas propuestas e interpretaciones desarrolladas en el texto no son del todo convincentes. Aun más, a pesar de la diversidad que el libro promueve, quienes lo lean se encontrarán con una dosis de anti-bisexualidad)

Pero mucho puede ocurrir en el camino de ser embrión a ser persona. A veces la fusión del huevo y el esperma resulta diferente. La gente puede ser XXX, XXY, o XYY sin ninguna indicación fisiológica. La gente puede tener células XX y células XY. A veces una persona puede ser XX pero tener fisionomía “masculina”, o al revés. A veces, al ritmo de uno en cien, un bebé nace con genitales sobre los que la gente en el quirófano no puede ponerse de acuerdo. En algunos casos, médicos realizan cirugía en esos bebés para asignarles un sexo, y el sexo no siempre está en línea con cómo la persona se ve a sí misma en la adultez. ¡El cromosoma X tiene genes para generar esperma! Un gen llamado SRY gatilla un complejo camino del desarrollo que usualmente lleva a que la persona sea masculina, ¡pero no siempre! Todos los tipos de diferencias sexuales nominales —tamaño de varias regiones del cerebro, niveles hormonales, desarrollo socioemocional, personalidad, tendencias—se trabajan como promedios y se desmoronan bajo una investigación estadística más cuidadosa. Básicamente, ya nadie en las ciencias que sabe algo sobre estos temas reconoce la idea del “género binario” estricto.

El plan de Trump de redefinir el género no tiene sentido científico (en inglés)

Para complementar, aquí un estudio de caso de un hombre cuyos cromosomas son XX, y aquí otro similar. 

La revista Nature explica en términos sencillos este paso del desarrollo sexual embrionario a ser persona (incluye una mención al gen SRY, que está ausente en los casos de hombres con cromosomas XX, justamente porque ese gen está en el cromosoma Y). Casos como el de una mujer embarazada que descubrió que era cromosómicamente masculina, o de un hombre de 70 años a quien se le descubrió que nació con una matriz, pueden ser estadísticamente infrecuentes, pero nada más que eso. Se estima que una de cada 100 personas tiene alguna forma de estas condiciones intersexuales. Personas a quienes actualmente llamamos transgénero han existido a lo largo de la historia, en todas las culturas, y algunas son hasta madrinas de la música electrónica.

El género, por otro lado, se suele definir como un constructo social, el ser hombre o mujer y los roles y expectativas que cada una de esas categorías conlleva. El género es un poco más que eso. Como se define en este artículo de The Lancet, el género es una experiencia personal; es la identidad propia percibida como hombre, mujer, una mezcla de ambos, u otra categoría para la que aún estamos buscando palabras. El género es un sentido esencial de identidad, es un instrumento para organizar el mundo social, y una manera de responder necesidades y/o expresar valores.

Estudios del desarrollo de la identidad de género en la niñez involucran observar los comportamientos de niños y niñas con respecto a sí mismos y a los demás. Las preferencias de un niño o niña en ropa, comportamientos, juguetes y compañeros de juego que se ajusten a su propio género se observa desde alrededor de los tres años. Sin embargo, el sexo-género asumido de un feto, según los genitales que presenta en la ultrasonografía, estimula a la gente a imponer una serie de roles y expectativas sobre personas que ni siquiera han nacido. Una de las manifestaciones más notables de esta imposición de expectativas son las fiestas de revelación de género, “gender-reveal parties“, rituales comunitarios que reafirman ideales de género y que gestionan la ansiedad (de los adultos) por apegarse a estos ideales.

En una investigación longitudinal sobre desarrollo de la identidad de género que continúa hasta la fecha, Olson y colaboradores encontraron que el desarrollo de la identidad de género sigue el mismo patrón para niñez de género típico y niñez que expresa ser de un género distinto al asignado, por ejemplo, una niña que se identifica como un niño; este segundo grupo son niños y niñas que han transicionado socialmente, que adoptan nombres, pronombres, y apariencia acordes a su género expresado. Es decir, una niña transgénero tienden a mostrar preferencias de género similares a las de una niña no-transgénero (a modo de ilustración, recomendamos leer la edición de National Geographic de enero de 2017).

La identidad de género que expresan niños y niñas -sean de género típico o hayan transicionado socialmente- no solo se manifiesta desde alrededor de los tres años, sino que parece ser independiente de la crianza y de las expectativas impuestas por el entorno social de la persona. En otras palabras, ni la más viril gender-reveal party garantizará que un feto de sexo masculino desarrolle la identidad de género de un hombre. Esto puede resonar como esencialismo de género, “ser hombre/mujer y que te guste el azul/rosado y los carros/muñecas es innato” y ante la tentación de caer en el simplismo de cerebro masculino-cerebro femenino, recomendamos leer el libro Delusions of gender, o al menos esta explicación sobre la conexión entre hormonas y comportamiento. El meollo del asunto es que en la identidad de género entran en juego tanto mecanismos biológicos como del entorno, y aún no está claro qué tanto funcionan por separado y en conjunto.

Investigaciones, abarcando desde la genética y endocrinología hasta leyes y psicología, muestran que la identidad de género tienen bases biológicas. Esta no es una idea nueva: todo aspecto subjetivo, psicológico, tiene correlatos físicos, usualmente neuronales. Ocurre que los genitales no son el correlato más importante de la identidad de género, no para todo el mundo. Por ello, es posible que una persona que exprese una identidad de género de hombre tenga características físicas femeninas (senos, matriz, cromosomas XX), y una persona que exprese una identidad de género de mujer puede tener características físicas masculinas (pene y testículos, el gen SRY). Es estadísticamente atípico, pero biológicamente probable y socialmente inocuo. El sexo y género como un espectro, no como dicotomía, es la realidad científica que debería informar políticas y acciones de justicia social.

Las políticas usan una variedad de definiciones de género y sexo, y no hay una manera científica de definir sexo, lo que significa que no hay manera de “entender el sexo correctamente” para definir a hombres y mujeres (Cruz, 2010). Ciertamente, científicos y profesionales legales reconocen que la identidad de género y el reconocimiento legal son más importantes que el sexo para ejecutar políticas en la mayoría de casos (Stirnitzke, 2011).

Muchas áreas algunas vez segregadas por sexo y género ya no lo están, incluyendo escuelas, lugares de trabajo, gimnasios, clubes, bares y (algunas) instituciones religiosas. Por tanto, uno podría cuestionar el uso de la biología para la continua segregación por sexo y género, porque la biología no apoya un binario de género y, en su lugar, destaca que el sexo es multifacético. Las políticas basadas en la biociencia deben reflejar una ciencia que es rigurosa, actualizada y que refleja el rol de la biología en relación a otros factores sociales.

Género biológico, sexo y políticas públicas (en inglés) 

El espectro del sexo está explicado en términos sencillos en una publicación de la revista Nature (ver cuadro The sex spectrum). La revista Scientific American, por su parte, publicó recientemente un gráfico que permite visualizar las posibles combinaciones de genes, hormonas, cromosomas, y características sexuales primarias y secundarias que resultan en lo que llamamos sexo y a veces género:

Gráfico publicado en la edición de Septiembre de 2018 de Scientific American. / Crédito: Pitch Interactive y Amanda Montañez

Por último, hay que recordar que el prejuicio, por ejemplo hacia las minorías sexuales y de género, suele justificarse de maneras que son superficialmente plausibles. Cuando las justificaciones religiosas (“la Biblia lo dice”) ya no son suficientes, surgen las justificaciones seculares y “científicas”, las que apelan a ideologías dañinas por un lado, y a la biología por otro, como razones últimas para perpetuar la visión de Otros como inferiores y peligrosos. Es importante no solo buscar la información adecuada, sino también examinar las ansiedades propias y nuestra sensación de amenaza ante quienes cuestionan lo que creíamos que es natural.

Así que si la ley requiere que una persona sea hombre o mujer, ¿ese sexo debería ser asignado por la anatomía, las hormonas, las células, o los cromosomas, y qué debería hacerse si hay un conflicto entre ellas? “Mi impresión es que, dado que no hay un único parámetro biológico que predomine sobre cualquier otro parámetro, al final del día, la identidad de género parece ser el parámetro más razonable” […]. En otras palabras, si usted quiere saber si una persona es hombre o mujer, es mejor que solo se lo pregunte.

Sexo redefinido (en inglés)

Artículos y lecturas, De todos los días, Desastres poco naturales, Memorias y heridas, Violencia

El miedo

Nunca he sido de esas personas -sé que tampoco lo sos- que sienten que el amor por un hijo es de alguna manera un amor superior, uno más significativo y más grande que cualquier otro. No sentí eso antes de Jacob y no lo sentí después. Pero es un amor singular porque es un amor cuyo fundamento no es la atracción física o el placer o el intelecto, sino el miedo. Nunca has conocido el miedo hasta que tenés un hijo, y tal vez eso es lo que nos hace pensar que es un amor más grandioso que cualquier otro, porque el miedo mismo es más grandioso. Cada día, tu primer pensamiento no es “lo amo” sino “¿cómo está?”. El mundo, de la noche a la mañana, se reorganiza como un recorrido de obstáculos aterradores. Lo sostenía en mis brazos y aguardaba a cruzar la calle, y pensaba qué absurdo era esperar que mi hijo, cualquier hijo, sobreviviera esta vida.

-Hanya Yanagihara, “A little life” (traducción libre)

Relacionado:
“Arriesgarse a viajar desde Honduras hasta Estados Unidos ya es difícil para un adulto. Pero es más complicado para las madres solteras que atraviesan fronteras en compañía de sus hijos. Lo hacen, todas, porque quieren que sus niños crezcan lejos del hambre y las balas. Estas son solo algunas de las historias de cientos de madres de la caravana” – Madres en éxodo.

Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Jue!, Psicología, Qué ondas aquí, Violencia

A lo lejos

Ahora prefiero hablar de mis orígenes desde la psicología. Por supuesto, la psicología no tiene que ver únicamente con patologías; no hablo de mi país en términos de paupérrima salud mental, sino de calamidad generalizada. En el mejor de los casos, hablo de él hablando de otras cosas en otros lenguajes, como lo hacen la ficción y los sueños, para disminuir lo perverso de su forma original.

Por el momento (this too shall pass), lo veo todo a lo lejos, desde la cima de una colina. Estoy bien, estoy segura. Estoy más cerca de un cementerio con osamentas de 1800s que de la cotidianidad urbana. No necesito bajar a la ciudad, además, porque casi todo lo necesario para vivir está aquí, en una sola calle. Que si no me aburro de ir a los mismos lugares, pues no, porque los cafés que abren en esta calle se van a la quiebra en cuestión de meses, y entonces abren otros y siempre hay algo nuevo que probar.

La distancia que me concede esta altitud se rompe cuando recibo una carta en mi buzón. Es una carta que yo envié, return to sender porque la zona a la que se dirige es zona de riesgo por pandillas y Correos de El Silbador no entra ahí. Me quedo con mis elaboradas ideas en mis manos, reprimiendo la doble urgencia de quedarme donde estoy para siempre y bajar al mundo para entregar la carta yo misma.

Artículos y lecturas, Azul y blanco, Fibras delicadas, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Qué ondas aquí

Catorce años de Qué Joder

Comencé este blog en otra vida*. Ya no puedo escribir como entonces, mi forma y fondo han cambiado tanto como mi entorno actual. Este cambio ha sido para bien, en un sentido individual. En un sentido colectivo, debería disculparme por no ser aporte pero no hay con quién.

Algo que no ha cambiado en 14 años es la cara que pongo a causa de El Salvador. Acá esta cara es magistralmente desplegada por tres antropólogas forenses:

“De izquierda a derecha, Silvana Turner, Mercedes Doretti y Patricia Bernardi, antropólogas forenses argentinas. Las tres testificaron en el juzgado de San Francisco Gotera por la masacre de El Mozote. Foto de El Faro: Víctor Peña”. Fuente: Las antropólogas argentinas dan cátedra en el juicio por El Mozote.

De todos modos, este blog es como el Año Viejo, no lo olvido porque me ha dejado cosas muy buenas.

Nos vemos.

*Antes de este blog, tenía una mi plataforma de MSN Groups(!) para ir guardando documentos sobre corrupción en el gobierno y crímenes de guerra, información que en mis años mozos se compartía por correo electrónico (en Word y Power Point, Santo Padre). Hasta mi chero Ñola se animó a escribir una columna, y solo una, para esa plataforma. Por estos días están juzgando a un ex presidente y sus amiguitos por corrupción, y a militares por crímenes de guerra así que qué alegre, hom’**.
**Medio, porque qué cuesta que se haga justicia.
De todos los días, Gen & sex, Jue!, Personitas, Qué ondas aquí

Recomendaciones de películas con temas LGBTI+ – Addendum

Seguimiento a algunos puntos de esta entrada:

1. Tenía pendiente ver Blue is the warmest color, la primera película de la lista. Comencé a verla pero a medio camino me generó una hueva descomunal y no la terminé.

2. Sí fui a ver The Happy Prince, la película sobre los últimos años de Oscar Wilde. El Príncipe Feliz es de los primeros cuentos que recuerdo haber conocido y lo recuerdo porque hacía que me doliera el corazón. La historia que se cuenta en la película, como señala el título, está conectada con ese cuento. Ahí va mi corazoncito desgarrándose otra vez, ya no solo por tristeza, también por rabia. Recomiéndola.

3. En la lista de películas con protagonistas trans mencioné Boy meets girl. Hace poco encontré un artículo que señala un aspecto de los protagonistas que yo no había visto, que tiene que ver con cómo se desarrolla un personaje trans desde una mirada cis (no trans, pues). Puede que este aspecto sea un spoiler, entonces mejor vea la película, luego lea el comentario y después hablamos.

4. Everybody’s talking about Jamie. No está en la lista que hice pero es un musical que vi hace unos meses:

La historia de Jamie ocurre en la ciudad donde vivo (por el momento…pero represent!) y cuando fui al cine a ver la proyección del musical, porque pasan obras de teatro en los cines <3, encontré un anuncio en el que buscaban extras para la versión cinematográfica. Puede que de aquí a unos años salga la película, y aunque no sé qué tanto refleje la fuente original, considere esto mi pre-recomendación basada en la obra teatral.

Por último, en temas relacionados, este es el mes de la visibilidad bisexual. Busque a su bisexual local desenclosetado para darle extra amor, y aproveche de actualizar sus conocimientos y actitudes sobre sexualidad; la vida de alguien a quien usted quiere mucho podría mejorar por ello.