RSS

Maneras de no obedecer.

27 Feb

Aun quienes no estudian psicología suelen conocer los experimentos de Stanley Milgram sobre obediencia. Lo que habitualmente se destaca de ellos es la tendencia a obedecer a la autoridad, lo que a su vez ayudaría a explicar “la maldad humana” y aquellos actos dañinos cometidos bajo la excusa de “yo sólo seguía órdenes”.

Tiene mucho sentido y sí permite explicar algunas cosas. Pero lo que menos se destaca son los cuestionamientos a hallazgos clásicos como los de Milgram. Claro que hubo gente que aplicó el voltaje más alto, así es cómo se enmarcaron los resultados: tal cantidad de gente obedeció. ¿Pero y quienes no obedecieron? Aun más, ¿de qué manera obedecieron los que finalmente cumplieron órdenes? Hay muchas maneras de obedecer además de “ciegamente”, y muchas maneras de resistirse a obedecer (aun cuando algunas resulten no ser exitosas).

Estos son los nuevos estudios que están surgiendo al respecto, revisiones y reinterpretaciones. Hoy encontré la mención a otro estudio en el que, a partir de las grabaciones originales de los experimentos, se exploran las seis maneras de resistencia que mostraron los participantes, aun si continuaron con la tarea hasta el final. Hubo tres maneras implícitas, que permitían retrasar el cumplimiento de la orden, y tres explícitas, con las que se intentaba manipular directamente la supuesta situación experimental (por ejemplo, hablar con el experimentador o con el aprendiz sobre el “dolor” que se estaba infligiendo).

Jimmy, hecho por Sam Portillo (imagen de archivo con patrocinio de La Vaquita)

Este estudio es importante porque abre las puertas a más investigaciones sobre las dinámicas de obediencia y resistencia a la autoridad; se ha estudiado antes pero nunca es suficiente. Es una aproximación teórica, sí, pero de ahí eventualmente derivan aplicaciones en la vida real, donde la cosa se pone fea. Eso a usted personalmente quizás no le sirve, menos en esta etapa embrionaria, pero a mucha gente le servirá (tipo, imagine qué alegre estudiar la intersección entre autoridad, moralidad y violencia;  la psicología política y la jurídica tienen para levelear con el tema).

Segundo, esto recuerda que los hallazgos en psicología están siempre en constante revisión, y aun los que se consideran “clásicos” deben usarse con cuidado (especialmente si esta disciplina no es su fuerte). Los constructos cambian y los modos de interpretarlos también. No me mire a mi, se hace lo que se puede con un sujeto de estudio tan complejo como usted, y billones que son como usted pero no son como usted.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: