RSS

Archivo de la categoría: XX, XY

Continuación.

Perdí el tuit en que leí esta idea, pero retomo las palabras clave que recuerdo porque expresaban muy bien lo que pensaba: que Trump gane no es una anomalía, es la continuidad de la norma. El tipo es un ente caricaturesco al extremo, pero engloba todo aquello que siempre se ha considerado normal y aceptable, en términos de raza/etnia/nacionalidad, género, clase, relación ser humano-naturaleza, y en otras cosas más. I am Jack’s complete lack of surprise, decía aquel.

La paranoia alrededor de la preservación del sentido de identidad propio demanda la dominación de aquello que es “otro” y “extraño”. Una raza diferente, una nacionalidad diferente, una religión diferente. ¿Y cuál es la respuesta de la dominancia masculina ante estos miedos? Totalitarismo, el hombre líder fuerte, y por supuesto, el atractivo de Trump hacia los más amenazados entre nosotros(*).

La interconexión es la respuesta última a estos conflictos persistentes. Y forzar la separación, el rechazo de la diferencia es una elaboración de la necesidad de reforzar diferencias de género.

El acoso sexual de las mujeres es, de hecho, ubicuo en nuestra avanzada sociedad. Representa una necesidad básica de dominancia masculina que atraviesa muchos otros de los “problemas más importantes” que enfrentamos.

Acoso sexual: ¿Tenemos problemas “más grandes” de los cuales ocuparnos?

(*)Cómo se perdió Occidente: adopción por parte de los blancos nacionalistas del discurso colonial.

(Traducción del segundo tweet: Cuando hablamos de la radicalización en línea, siempre hablamos de musulmanes. Pero la radicalización de hombres blancos en línea está a niveles astronómicos. Por supuesto que las mujeres tuvieron también un rol en la elección de Trump, y ojalá que con eso la gente deje de creer que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Vuelva al primer tweet de este post).

(Para evitar sobresaltos por el tweet de arriba, Clinton también era una opción jodida por muchas razones, pero tenía street cred. Sin mencionar que con su gane, con todo y todo, había mejores probabilidades de mantener a raya algunas actitudes nocivas que con Trump se verán fortalecidas).

Ahí le dejo para que continúe el concienzudo análisis post-elecciones gringas desde la arista de su elección. Protip: lea y escuche.

 

Arrebatarle el micrófono a quien ha pedido la palabra.

Todas las vidas importan, se responde ante el “Las vidas negras importan”. Ni uno menos, se responde ante el “Ni una menos”. ¿Por qué esa insistencia en corregir el slogan a un movimiento social que denuncia una victimización sistemática específica? ¿Por qué incomoda que alguien se pronuncie por una situación X, al punto que hay que correr a incluir a Y, Z, y al resto del alfabeto en la misma bocanada de aire? Que a uno le importe X en un momento específico no excluye que a uno le importe Y o Z en otro momento.

Muy bonito el sentimiento de Ni Una Menos pero hay que ser incluyentes con todos, eh. Porque pronunciarse “solo por las mujeres” no es suficiente. Ellas, y la particular clase de violencia a la que están expuestas*, no son lo suficientemente importantes como para justificar tanta movilización. Luego veo a mis amiguitos en redes sociales muy incómodos porque sí, violaron y mataron a una jovencita por empalamiento, pero también hay niños muriendo de hambre en África y nadie dice nada; o ancianos abandonados; o trabajadores explotados. Centrarse en hablar “solo de las mujeres” es discriminar al resto del mundo. Bingo. Me pronuncié solo por X, van a pensar que discrimino; peor, yo mismo pienso que discrimino.

Discriminar cualquiera lo hace, dé gracias a la vida si sabe distinguir el rosado del rojo. Ese es el nivel más básico de discriminación (la psicología ha tomado prestado más de un concepto de otras ciencias, oiga), acorde a los análisis de quienes se sienten incómodos por hablar, en un momento específico, “solo” de X. En su vida cotidiana les interesan unos temas y otros, a quién no, y cuando ven que los de X toman el micrófono sienten la necesidad de pronunciarse también. Pero ahora que tienen la atención del público y los likes penden de un hilo, invade la autoconciencia: Dios mío, estoy apoyando una causa de las feminazis. Pero hoy no puedo usar la palabra feminazi porque que violen y maten a una jovencita y a tantas más, por su condición de mujer, es genuinamente horrendo. ¿Qué hago? De vuelta al primer párrafo de este post.

Hay que saber cuándo dar un paso atrás y dejar hablar a quien pidió la palabra.

Caricatura por Otto.

*Ejemplos; dele copipeist al enlace si quiere más información:

Su ex pareja le sacó los ojos:
paula.cl/reportajes-y-entrevistas/abre-los-ojos/

Adolescente amenaza con “matar a todas las chicas” después de que animadoras se niegan a enviarle fotos desnudas:
jezebel.com/teen-threatens-to-kill-all-the-girls-after-cheerleaders-1735395415

Mujer asesinada tras rechazar los avances de un hombre:
jezebel.com/woman-shot-and-killed-after-rebuffing-mans-advances-at-1755157562

Adolescente acuchilla a la muerta a compañera porque ella se negó a ir al baile de graduación con él:
jezebel.com/teen-who-stabbed-classmate-to-death-for-rejecting-his-p-1763329065

La reportera de 9 años que cubrió un asesinato y le recomendaron que jugara con muñecas:
animalpolitico.com/2016/04/la-reportera-de-9-anos-que-cubrio-un-asesinato-y-le-recomendaron-que-jugara-con-munecas/

Un niño de 13 años apuñaló a su novia de 11 porque él estaba molesto con ella:
elmundo.es/internacional/2016/05/16/5739e88fca474153538b45e4.html

Hombre en Memphis dispara a niña de tres años porque la madre de ésta lo rechazó:
jezebel.com/man-in-memphis-shoots-3-year-old-girl-after-being-rejec-1777087079

Amber Heard hizo todo lo que se le dice a una mujer que haga si sufre violencia de género, y aun así no le creyeron:
taquerosatanico.tumblr.com/post/145076156645/fantastiquejacques-amber-heard-has-done

Un recuento de siete asesinatos de mujeres por parte de parejas o ex-parejas, ocurridos en una semana:
jezebel.com/this-was-a-bad-gruesome-and-utterly-typical-week-for-1780312535

Una albañil boliviana: “si me dejaba manosear, me pagaban más”:
animalpolitico.com/2016/06/si-me-dejaba-manosear-me-pagaban-mas-la-albanil-boliviana-que-lucha-contra-el-acoso-sexual/

Una gendarme se resistió a ser tocada (porque no hay que dejarse) por un reo, y el reo la golpeó hasta provocarle frácturas:
lanacion.cl/noticias/site/artic/20160311/pags/20160311182436.html

Una joven iba caminando con su hermano, dos tipos empezaron a acosarla; ella los ignoró (porque no hay que hacerles caso), ellos se encabronaron por eso y atropellaron a ambos.
yahoo.com/style/yet-another-woman-is-attacked-after-trying-to-ignore-catcallers-202820692.html

Una víctima de abuso sexual en grupo no denunció porque nadie le creyó:
elmundo.es/sociedad/2016/10/07/57f762e1e2704ec7038b4572.html

Intentó matar a su ex cortando los frenos de su carro:
elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/10/07/57f795e422601dd5418b4645.html

Un hombre mató a una familia porque creyó que la madre se río de él:
thefrisky.com/2015-07-31/because-she-laughed-at-me-killer-explains-why-he-shot-family-trying-to-help-him/

Un hombre dijo que fue fácil matar a la mujer después de que ella lo rechazara:
jezebel.com/wisconsin-man-said-it-was-easy-to-murder-a-woman-after-1757515496

Yo violada
salanegra.elfaro.net/es/201107/cronicas/4922/Yo-violada.htm

Una mujer debe indemnizar a su marido porque él se dañó la mano al maltratarla:
elmundo.es/internacional/2015/06/07/5574237b46163f676e8b457b.html

Mujeres que deben faltar a cursos de un programa formativo por ir a juicio contra sus agresores se quedan sin título y sin becas:
elmundo.es/andalucia/2015/06/07/5573446f46163f061e8b4599.html

Un hombre golpeó y violó a una compañera por 50 Sombras de Grey (y decían que eran las mujeres las que quedaban malitas de la cabeza por el libro):
jezebel.com/guy-allegedly-beat-raped-fellow-student-because-fifty-1687577206

En 1989, 14 mujeres estudiantes de ingeniería fueron asesinadas por un hombre que “luchaba contra el feminismo”:
cloroformo.tumblr.com/post/69271282317/elizabitchtaylor-on-december-6th-1989-shortly

Violaciones en grupo: las bestias entre nosotros:
elmundo.es/yodona/lifestyle/2016/10/01/57ea9d6e268e3ead5d8b45d4.html

Un presentador de televisión besa el pecho de una mujer que no dio su consentimiento:
jezebel.com/french-journalist-faces-outrage-after-he-kissed-a-non-c-1787972109

BONUS TRACK: porque la violencia patriarcal es de los hombres hacia las mujeres (en tanto objetos de posesión) Y hacia otros hombres (en tanto amenazas a la propia masculinidad):
Sujeto intentó sacarle los ojos a un amigo por piropear a su pareja:
lanacion.cl/noticias/site/artic/20160531/pags/20160531080709.html

 

Un proceso de (des)socialización en 20 segundos.

No hacía mucho, había salido Mmmbop, de Hanson, y mi yo puberto hablaba del video con mi hermano universitario. En un punto mencioné a quien cantaba la canción, y dije algo como “la niña de Hanson”. “Es un niño”, me corrigió. “Ah. Es que…tenía el pelo largo y una flor en su micrófono…”. Mi hermano me dedicó una mirada severa y dijo pausadamente: “Eso. No tiene. Nada. Que ver.”.

Ese fue todo el curso de introducción al género que necesité.

 

 

 

 

 

Padres e hijos.

Estudié por poco más de un año a un grupo de activistas por derechos de los padres y hombres pasando por un divorcio, separación, y peleas por la custodia […] Los activistas por los derechos de las padres están pidiendo cosas que las feministas hace mucho tiempo han pedido a los hombres: mayor involucramiento con sus hijos e hijas, un paso hacia un modelo de paternidad que va más allá del rol de “proveedor”. Todas estas cosas vuelven a los grupos pro derechos de los padres los más políticamente aceptables y reconocidos de la virulenta misoginia que caracteriza los movimientos pro-derechos de los hombres más en general.

En las reuniones semanales a las que asistí, escuché regularmente a hombres luchar contra este estereotipo, queriendo ser más que un “cheque” en las vidas de sus hijos. Y en mi experiencia, los hombres que se rindieron más temprano en sus batallas por la custodia, aquellos que perdieron contacto con sus hijos, o no se presentaron a la corte en la hora estipulada, tenían una cosa en común: la mayoría de ellos tenía hijas. En el grupo que estudié, los hombres con hijos batallaron con exigentes arreglos de custodia y relaciones increíblemente tensas con las madres de sus hijos e hijas. Mi estudio no involucró una muestra de la que pudiera generalizar esta idea. Pero hay una cantidad de estudios académicos sobre cómo los padres en parejas heterosexuales se involucran con sus hijos e hijas, dependiendo del género.

Masculinidad y preferencia por hijos entre hombres heterosexuales (la traducción es mía, oiga).

Esta evidencia anecdótica era apoyada por una serie de investigaciones, el más sólido, que se cita en el artículo, es It’s a boy thing, en The Economist. No se apresure a sentir que se señala sin más con el Dedo Acusatorio Feminazi a los padres. No es un señalamiento individual -si siente que le cala hondo, bien por usted, supongo- sino de una dinámica social compleja que se discute en profundidad en ese artículo.

Gordon Dahl, de la Universidad de California en San Diego, y Enrico Moretti, de la University of California en Berkeley, notaron hace más de una década que los hombres tienen más probabilidades de casarse, y seguir casados, con mujeres que dieron a luz a hijos en lugar de hijas. En un análisis de datos de un censo estadounidense, los investigadores encontraron que los hombres mostraban más inclinación a proponerle matrimonio a sus parejas si descubrían que el bebé en el útero era un niño, y eran menos propensos a divorciarse si el primer hijo era un hijo y no una hija. En el evento de un divorcio, hombres con hijos tenían más probabilidades de tener la custodia [es decir, de solicitar custodia], y las mujeres con hijas tenían menos probabilidades de casarse nuevamente. […] Este efecto puede verse en los datos de hogares a través de numerosos países ricos, que muestran que los hijos adolescentes tienen más probabilidades que las hijas adolescentes de vivir con ambos padres biológicos.

Fuente (y algunos datos destacados del artículo arriba).

En mi feed, tras el segundo artículo que enlacé, venía otro que resultó acorde a lo que acababa de leer. Como he mencionado en otro post, soy moderadamente entusiasta de Keeping Up With The Kardashians y, un poco menos, de sus universos traslapados (por razones que no caben en este paréntesis, pero mire, hace poco volvieron a visibilizar el genocidio armenio), y pues, justo después de leer sobre las preferencias de padres heterosexuales por hijos varones, me apareció esto: Rob Kardashian tiene cero cara de póker cuando descubre cuál es el sexo de su bebé.

Moraleja, si termina navegando en las turbias aguas de la crianza: conózcase a usted mismo y hágase todas las preguntas puntiagudas y espinosas al respecto. Y ojalá este intercambio con usted mismo siga un formato didáctico, como el del segundo video en el post sobre Kardashians (traducción jalvadoreñizada de mi persona):

– Por cierto, ¿vas a tener un niño o una niña? ¿O no sabés todavía?
– No sé todavía.
– ¿Qué te gustaría?
– Un niño. Debés tener un hijo que preserve tu apellido.
– ¿Querés un hijo que preserve tu apellido? ¿Porque este “apellido” va a desaparecer muy pronto? Será mejor que tenga un hijo, Dios no lo permita, quién recordará quién era Kim Kardashian.

 

 

 

Los mensajes alrededor.

[L]a idea de que un día tendría que crecer y portarme “como una mujer” me parecía una condena, porque asociaba eso de ser mujer algo superfluo, cursi, y restrictivo. Debo admitir que era una idea extraña: contrastaba con los ejemplos de mujer que tenía más cercanos, mi mamá y mis abuelas eran asertivas, independientes, autónomas.

Pero la sociedad me había machacado esa misoginia sutil de manera tan persistente que llegué a pensar que todo lo femenino era indeseable. Por eso, en la adolescencia, cuando me decían “tú no eres como las otras chicas” yo me lo tomaba como un cumplido. Muy mal. En ese entonces yo no sabía que “ser como una chica” no tenía nada de malo.

Paradójicamente, al tiempo que la sociedad me decía que lo femenino era ridículo, me insistía en que “no verme femenina” era lo peor que me podía pasar. Si no me veía femenina, nadie me tomaría en cuenta “como una mujer”, es decir, mis posibilidades románticas estaban anuladas, ningún hombre me querría porque no me reconocería como una potencial pareja y las otras mujeres me mirarían con desdén.

Soy feminista y eso no me quita lo femenina (aunque no siempre lo tuve tan claro)

Me pasaba lo mismo. Es que una vive la vida rodeada de mensajes de toda clase; no hay organismo que sepa registrar todos los estímulos del entorno, y no todos los estímulos son registrados con el mismo grado de consciencia. Al ver la tele de pequeña, por ejemplo, de los personajes me daba cuenta de lo que había, no de lo que faltaba (y quizás faltaba, entre otras razones, porque las mujeres son “muy difíciles de animar“).

Con esas situaciones que se registran automáticamente se van formando las actitudes implícitas. Implícito no es lo mismo que subliminal; para la formación de una actitud implícita no hace falta sutileza. Los estímulos están ahí, a plena luz del día y constantemente, pero uno los observa y sigue su camino. Luego los observa de nuevo, en otro momento, y sigue su camino. Su mente, trabajando para usted sin que usted se de cuenta. Y así se va colando la normalización de muchas cosas, por ejemplo, “esta cosa es como la otra: igual de mala”. Después, cuando a uno le llaman la atención por normalizar algo que finalmente hace daño a otras personas, uno responde Pero yo no soy racista. Yo no soy machista pero. Ese es el problema de confiar en el auto-reporte.

 

Decisión.

No hay nada inherentemente liberador en cubrirse, como no hay nada inherentemente liberador en vestir poca ropa. La liberación está en la decisión. – Hanna Yusuf

Relacionado:
– “La mujer vistiendo el hijab decidió usarlo (su pareja no lo usa), mientras que Alemania exige el bikini”.
– “Así se está hablando de las mujeres en los Juegos de Río: el increíble trato sexista a las atletas”.
– “Deportistas que, además de guapas, son deportistas” y jayanadas similares.
– Una capa sobre otra de “ismo”: Dos atletas estadounidenses, un hombre blanco y una mujer negra, ganaron medallas de oro en natación. No creerás lo que pasó después.
– “La gimnasia amplía nuestras expectativas sobre los cuerpos de las mujeres y los deportes que practican…pero sólo hasta donde  resulta cómodo“.
– “Lo que no podemos perdonar: mexicanos al grito de ‘¡gorda!’

 

La “hiena” de Malawi.

Aniva is la “hiena” preeminente de esta villa. Es un título tradicional que se le da a un hombre contratado por comunidades en partes remotas del sur de Malawi para proveer lo que se llama “limpieza sexual”. Si un hombre muere, por ejemplo, su esposa es obligada por la tradición a dormir con Aniva antes de poder enterrar a su esposo. Si una mujer tiene un aborto, de nuevo la limpieza sexual es requerida.

Y, lo más sorprendente, aquí en Nsanje, niñas y adolescentes, después de su primera menstruación, son obligadas a tener sexo por un periodo de tres días, para marcar su paso de la niñez a la adultez. Si las niñas se rehusan, se cree, alguna enfermedad o desgracia podría caer sobre sus familias o sobre toda la villa.

“La mayoría con la que me he acostado son niñas, niñas que van a la escuela”, me dice Aniva.

“Algunas tienen solo 12 o 13 años, pero yo las prefiero mayores. Todas estas niñas están complacidas de tenerme como su hiena. En realidad están orgullosas y les dicen a otras personas que este hombre es un hombre de verdad, que sabe cómo complacer a una mujer”.

A pesar de sus alardeos, varias niñas que conozco en una villa cercana expresan su aversión al sufrimiento que han debido pasar.

“No había nada más que pude haber hecho. Tuve que hacerlo por mis padres”, una niña, María, me dice. “Si me hubiera negado, los miembros de mi familia pudieran haber sufrido enfermedades, incluso muerte, entonces tenía miedo”.

….

[Su esposa dice] “Quiero que esta tradición termine. Nos obligan a dormir con las hienas. No es nuestra decisión y creo que eso es muy triste para las mujeres.”

“¿Lo odiaste cuando te ocurrió?”, pregunto.

“Lo odio todavía.”

Cuando le pregunto también a Aniva si quiere que su hija [de dos años] pase por la limpieza sexual, me sorprende de nuevo.

“No mi hija. No puedo permitirlo. Ahora estoy luchando por el final de esta práctica.”

“Así que, estás luchando contra ella, ¿pero todavía la estás llevando a cabo?”, pregunto.

“No, como dije, voy a dejarlo de hacerlo”.

“¿De verdad?”

“Seguro. De verdad, estoy dejándolo”.

El hombre contratado para tener sexo con niñas (traducción mía).

Días después de que se publicara este artículo en el sitio de la BBC, Aniva fue arrestado y enfrenta cadena perpetua. Como confesó en la entrevista, tiene VIH y no usaba protección cuando tenía sexo con las niñas (no es que usar protección atenúe el abuso sexual, pero, pues, por eso lo arrestaron).