RSS

Archivo de la categoría: XX, XY

Las mujeres deben abstenerse, los hombres pueden continuar como es usual.

El Ministerio de Salud recomienda a las mujeres no embarazarse en los próximos meses/años, por el virus zika, porque puede causar microcefalia en la criatura. En Brasil, han confirmado la muerte de cinco bebés con malformación congénita causada por este virus.

Retomo lo que dice La Ana en Mujer, le sugerimos no embarazarse:

Este anuncio no sorprende tanto porque hay una crisis en la región latinoamericana por el virus. Vimos un anuncio similar de parte de Colombia al principio de la semana. Si bien los medios (y algunos representantes) hablaban en términos de que es la mujer la que debe evitar el embarazo, la circular colombiana sí decía “parejas”.  Aunque CNN, lo anunciaba, como responsabilidad de las mujeres. Cabe señalar que en Colombia el plazo es para julio de este año y no hasta el siguiente año.

[…] ¿no sería bueno entender que hay dinámicas de parejas asociadas con la reproducción? Y que, en tanto, si vamos hablar de reproducirnos (o no) atañe a hombres y mujeres. Por supuesto un viceministro en el área de la salud debería tenerlo bien claro. El elefante en la habitación es enorme:  las mujeres no se embarazan solas.

A la gente no le gusta que le digan qué hacer. Pero está bien decirle a las mujeres que hacer, porque pues sí, son mujeres; son casi gente pero no. Si no saben andar controlando sus emociones femeninas, menos podrán controlar lo que sale o no de su útero. Ahí solo la sangre de Cristo las puede salvar.

Mujeres Planifiquen

Eso es darle de patadas al perro porque no se puede atrapar al gato (Aerosmith, 1998). Echarle la culpa a quién es más visible y quien está a la mano. Siempre se habla del embarazo adolescente como si fueran las niñas las que simplemente no saben controlar su mentecita y su aparato reproductor, y cómo esta ignorancia se castiga con un cambio radical de vida. Porque los niños son un regalo de Todopoderoso pero también un -para muchos, gratificante- te lo merecés por puta y ahí ve vos qué hacés. Qué hermosa es la maternidad así, vedá. Mientras tanto, el invisible y anónimo donador de esperma queda libre de responsabilidad; queda funcional e igual de ignorante y prepotente como para al día siguiente, e incluso el mismo día, ir a embarazar a alguien más.

El rol del hombre es un detalle minúsculo, dirá usted, pero ya ve que una minucia (un zancudo) es la que nos tiene hablando de estas cosas.

Hablarle mujeres del proceso de embarazo solo a las mujeres es, cuando menos, una enorme holgazanería mental. En Colombia, la mitad de los embarazos son no deseados. En un país como El Salvador no hay que duda de que es igual o peor. Este es un país donde la maternidad es un mandato, la educación sexual es inexistente, el abuso sexual es cotidiano, y la preponderancia de la figura del hombre sobre la de la mujer (eliminada cuando conviene, sin embargo, como hemos visto) es la norma moral de vida.

“Les estamos diciendo a las mujeres que en su decisión de tener bebés consideren el riesgo de contagio con zika”, dijo, para luego señalar que como ente administrativo su cartera no puede decirle a la gente si tener o no tener hijos.

¿Es excesiva la recomendación a las mujeres de no embarazarse por el zika?

Le están hablando de probabilidades. Le dicen que la decisión es suya, pero eso sólo sirve en un lugar donde la maternidad y la paternidad, desde el inicio, se consideran opciones y no etapas inevitables de la vida.

Mire, le dejo los comentarios sobre esta noticia que fue reportada acá (es de los pocos sitios que conozco donde los comentarios son realmente aporte). La traducción es mía, con perdón, pero creo que lo dicen mucho mejor:

“Dato divertido: El aborto es 100% ilegal en El Salvador. Ni siquiera por la salud de la madre o el bebé o en caso de violación o incesto. Así que, buen trabajo, país. No se embarace pero si lo hace y el niño nace con daño cerebral severo, pinche mala suerte la suya, y si se quiere hacer un aborto la perseguiremos y la enviaremos a la cárcel”.

“Y no es como si promovieran los métodos anticonceptivos. Creo que el mensaje del gobierno debió haberse hecho a la población masculina de El Salvador, pidiéndole celibato por los próximos dos años”.

“Los métodos anticonceptivos para mujeres (fuera de los condones) son difíciles de obtener. Aparatos intrauterinos, pastillas…simplemente no hay donde encontrarlas fuera de la clandestinidad en San Salvador”.

[Bueno, no necesariamente. Yo solía ponerme una inyección una vez al mes…más bien, hablando de esto: mi pareja me inyectaba (holla!). Ya le digo, si la reproducción, o ausencia de, se mantiene como cosa de dos personas, las dos están felices y a la vez contentas. Otra vez me la puso la maitrita en una farmacia por el Masferrer y fue bien buena onda, secretamente le agradecí su actitud porque honestamente temía que me viera feo].

“¡Apuesto a los métodos antinconceptivos son súper fáciles de obtener en El Salvador! ¡Apuesto a que ninguna mujer será violada por su esposo si ella decide abstenerse para evitar el riesgo! ¡Apuesto a que ninguna mujer que resulte embarazada en este periodo será penalizada por nada de esto!”

Pero si no planifican, ustedes mujeres, ya van a ver, e.g. Hombre golpea a su pareja porque le dijo que tuvo un retraso menstrual.

erguido

Dejo el comentario de abajo para compartir la experiencia de exponerse al raciocinio salvadoreño promedio, peor cuando media el autocorrect -espero- (Aparte: “puya, esas bichas locas se merecían una verguiada y no se las di, denme una estrellita).

 

“¡Los derechos humanos son para delincuentes!” y para usted también.

Oiga, en el sitio de Amnistía Internacional está corriendo la campaña Write For Rights. Uno de los casos es el de Teodora Vásquez, una salvadoreña encarcelada por tener complicaciones con su embarazo, porque hay gente que todavía no entiende las formas en que puede funcionar un cuerpo humano que está gestando a otro.

Ya mandé mi carta, anímese y mande la suya (o suyas, este es uno de 12 casos). Toda la información está en el enlace de arriba.

wfr2015

Recuérdole, justamente en esta fecha, que mibellopaíseljalvador es pródigo en violaciones a los derechos humanos (por estos días se conmemora la atroz masacre de El Mozote), de modo tan consistente y predecible que es como si se apegara a un manual. Si de casualidad usted sale perdiendo por culpa de ese manual, cállese, por caridad.

Todo bien con usar ejércitos para combatir la violencia y la delincuencia. Tenemos hasta para exportar:

El hecho de que salvadoreños forman parte de las fuerzas armadas mercenarias operando en Yemen es un secreto abierto. Una fuente de inteligencia militar del Ministerio de Defensa de El Salvador, hablando bajo condición de anonimato, confirmó que Americas Program que hay 100 salvadoreños ejecutando operaciones de este tipo en Yemen.

Ex-soldados salvadoreños trabajando como mercenarios en Yemen

Hasta que los soldados comienzan a apuntarle a civiles en un encuentro deportivo:

Mientras, la consigna de muchos que tienen en sus manos los recursos para mejorar al país es hacerse el maje.

Feliz Día de los Derechos Humanos.

 

Felicitaciones por aceptar que abusó sexualmente a menores.

La mayoría de pacientes atendidas por violencia sexual en el Ministerio de Salud han sido menores agredidas en sus hogares, por parientes cercanos o personas conocidas de la familia.

56 mujeres fueron raptadas en paradas de buses para violarlas (había guardado un enlace a una página de Facebook de una universidad donde relataban algo como esto pero eliminaron la publicación).

Ayer, no hará falta decirlo, se conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Estas fechas no las venden a dólar como para andar preguntando a la ligera “¿Y cuándo el Día de…?”. Para lograr estas conmemoraciones a esta escala, uno debe organizarse y argumentar su caso ante las Naciones Unidas. Y esta fecha en particular se usa como plataforma para destacar cosas como la siguiente, que a usted le parecerán ejemplos lejanos y extremos pero, péreme, que esa roca de 40 kg es una metáfora para tanta zanganada:

Fue violada. Negaron su petición de aborto. Dio a luz. Le quitaron el niño. Y ahora, debe pasar un “test de santidad” con una roca de 40 kg sobre su cabeza.

La mujer, del estado de Gujarat, en el oeste de India, debe “probar su pureza” de esta forma, frente a unas 200 personas de su aldea, para volver a vivir con su esposo, según informes en la prensa india.

“Tengo mucho miedo”, dijo la mujer a un periodista local.

“Mi atacante ya amenazó con matarme cuando salga de la cárcel”.

Fue violada y será obligada a cargar una roca de 40 kilogramos

 

Y hoy en Mibellopaíseljalvador surge esto:

Con reacciones como esta:

Y recuérdole que no sólo las niñas y mujeres pueden ser víctimas de personas y formas de pensar como esta (ejemplo, esta horrenda noticia de abusos a menores en Pakistán; o la revictimización a la que se enfrenta un hombre que ha sido violado por una mujer). Es esencial garantizar la defensa y protección de las víctimas, sabiendo que éstas pueden ser de diversas edades y de cualquier género.

Hace poco encontré la declaración de una actriz, que contaba que su hermana había sido abusada a los ocho años por alguien de una tienda cercana a la casa. Y ella decía: “la memoria demanda atención porque la memoria tiene dientes“. El abuso sexual es una devastadora ruptura física, psicológica y social para la víctima, y afecta también a quienes son cercanos a ella.

Ayer, le decía, se conmemoró el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es un día para destacar las distintas formas de violencia que, sí, son hacia las mujeres por ser mujeres pero que muchas veces se llevan de encuentro a toda la gente. Es un día que intenta generar consciencia, pero sigue habiendo molleras impenetrables.

 

 

Cómo la existencia de una piloto comercial ayuda a ser menos holgazán.

Recuerdo, algunos años atrás, ir en un vuelo a Ancona en Italia. Mientras iniciábamos el descenso, la piloto habló dando el reporte habitual del progreso. Cuando cerró su mensaje, el pasajero a mi lado sonrió nerviosamente y dijo “oh, una mujer…esto es inusual”. Fue, por cierto, un aterrizaje típico.

Diversidad: es buena para tu cerebro*.

Hace unos días salió la noticia de la certificación de Susana Ibarra, la primera mujer piloto comercial de El Salvador. Hubo gozo en mi alma. No había pasado un segundo celebrando y uñas afiladas chirriaron sobre la pizarra: “felicidades a esta bellísima mujer”. No tuve el ánimo de leer los comentarios, anticipando versiones varias del “está rica pero no me subiría a un avión que ella manejara”.

En las percepciones de “los otros” uno puede encontrar dos dimensiones. La calidez se refiere a la aptitud de sostener relaciones sociales armónicas, mientras que la competencia se refiere a la capacidad de desempeño y logro. Por ejemplo, en un estudio sobre prejuicio y otra cosa* en Italia, cuatro grupos inmigrantes fueron evaluados por los italianos: los canadienses eran percibidos como competentes y cálidos, “los que caen mejor”; los albaneses eran incompetentes pero cálidos; los chinos no eran cálidos pero eran competentes, “saben hacer las cosas y son inteligentes pero son fríos y no son dignos de confianza”; los peruanos no eran ni cálidos ni competentes (protip: esta última categoría lleva a la deshumanización. Chequee ahí su propia opinión sobre grupos sociales que caen fuera de quienes usted considera su “nosotros”).

Las mujeres estereotípicamente son vistas como cálidas pero incompetentes. Tal vez por eso ser mujer sigue siendo una manera de insultar: ser mujer es ser incompetente.

Todavía se les pregunta a las astronautas cómo sobrevivirán en el espacio sin maquillaje (nota en español, nota en inglés).

“No es por ser sexista”, pero las mujeres son demasiado emotivas para ser presidente.

Si se arma un equipo de arqueólogas, cuando hombres pudieron haber hecho el mismo trabajo, es porque “se busca publicidad”.

Si resulta que una mujer es “demasiado competente”, como le ha ocurrido a algunas atletas, queda la duda de “si es mujer” -lo que sea que eso signifique- y debe verificarse(!). La sexualización de las mujeres que muestran un buen desempeño en algún ámbito tradicionalmente masculino es una manera particularmente efectiva de disminuir las amenazas a la masculinidad#MasculinitySoFragile, dicen.

También “otro mundo es posible”, dicen.

Simplemente es difícil para mucha gente ver que una mujer es las dos cosas. O es incompetente o es “perra”, quejeso de que una mujer va a ser amable y capaz (de manejar máquinas, de desempeñarse en tareas lógicas, de que su cuerpo sea funcional además de estético).

Por supuesto, los estereotipos abundan en la vida diaria, y con frecuencia están empapados con creencias inherentes sobre habilidad. Sabemos que no hay base científica para diferencias de género en cosas como habilidad de pilotaje, negocios o asistencia en el parto, pero la gente sigue sorprendiéndose cuando encuentra a alguien que no entra en el perfil de género esperado. Nada enfoca más claramente los estereotipos de la sociedad que quienes van en contra de las tendencias.

Al cerebro […] no le gusta el trabajo duro, aunque le hace bien. De modo crucial, el trabajo duro que conlleva lidiar con la diversidad le da al cerebro un excelente ejercicio.

Diversidad: es buena para tu cerebro*.

Uno se acomoda al pensamiento automático, a lo aprendido sin darnos cuenta a medida que fuimos creciendo. El cerebro se acomoda y se vuelve flojo a la hora de emitir juicios sobre otras personas. La diversidad, y para el caso, la diversidad que conlleva trascender expectativas de género en ámbitos que se creen exclusivos de un solo género (péreme que ni hablamos del gremio de enfermeros), puede ayudarnos a tener más tacto cuando percibimos a otras personas.

* La otra cosa son los beneficios del contacto intergrupal imaginado**, y casualmente quien escribió el primer artículo que cito es el mero-mero en ese tema y por poquito -un par de años- coincidimos en la misma universidad, y eso es todo *fangirlea*

** De hecho, a usted le convendría imaginarse mujeres pilotos comerciales desempeñándose bien en su trabajo. Dele.

 

 

Para esta entrada: mujeres 5 mil, hombres leen gratis.

“¿Qué es esto? Nosotros no tenemos una dispensadora de dulces”.

Prioridades. Uno sabe que ha tenido una vida de privilegios cuando su argumento a-favor-pero-en-contra de la igualdad de género es que le indigna quien entra gratis y quien no a un bar. Es un chiste hasta que es en serio. Y en mujeres, viene con un dejo de “yo apoyo a los hombres, miren, ¡No soy feminazi, los hombres son mis amigos, no hay que discriminarlos!”. Yo también quiero a los hombres; desde que nací hasta la fecha, los que han estado y permanecido en mi existencia han sido y siguen siendo maravillosos, especialmente cuando son libres de las ideas acartonadas de qué hace o no hace un hombre sólo por serlo. Tanta satisfacción en mis relaciones con los hombres no me hace no feminista.

Desde hace algunos años uno se encuentra en redes sociales cuestionamientos similares a los de arriba, “¿pero si hay igualdad de género por qué (a) los hombres…?”. Y tienen razón, unos con más tino y claridad que otros (como ocurre con los cuestionamientos en las mujeres, oiga) pero así se va avanzando. No había cuestionamientos sistemáticos sobre lo que son, lo que hacen y lo que se espera de los hombres antes de que hubiera lo mismo sobre las mujeres, he aquí algo que agradecer a esta corriente de pensamiento. Pero el feminismo no es anti-hombres ni quiere suprimir la masculinidad, cuántas veces hay que decirlo:

[el documental aborda] temas de masculinidad y cómo los conceptos tradicionalmente patriarcales dañan las vidas de niños y hombres que no se ajustan perfectamente a esos conceptos.

Es decir, los conceptos tradicionalmente patriarcales son dañinos para la gente.

Es decir, feminismo.

Y si quiere hablar de igualdad de género y la inequidad, dejemos de lado los covers en bares y hablemos de la socialización de niños, de la construcción de la masculinidad tradicional, de la invisibilización de fenómenos como los trastornos alimenticios y el abuso sexual en hombres. Ya no es tan divertido quejarse ahí, ¿verdad? Suena aburrido, deprimente y, como dijo un comentarista en este blog, “no comprendo la razón del pleito ése que se traen con el tema, como si la importancia de la vida es saber quién es más que el otro“.

Bueno, como nadie es más que nadie, cualquier persona, hombre o mujer, puede ser víctima de abuso sexual. Pero si ya es un tema complejo cuando le ocurre a las mujeres, hay un componente problemático adicional cuando le ocurre a los hombres. En la entrada anterior se mencionó el niño fue castigado por sus padres cuando ellos se enteraron que fue abusado. En Estados Unidos, 1 de 3 niños que han sufrido abuso sexual intenta quitarse la vida.

Además:

Ehrmann explica cómo visceralmente recuerda a su padre diciéndole que dejara de llorar, que “fuera un hombre”. “Esa es una de las frases más destructivas en esta cultura”, dice Ehrmann.

“Desde una edad temprana, se nos enseña a no expresar nuestras emociones” […] a los niños se les dice con frecuencia que ser fuerte significa nunca ser vulnerable. Esa actitud le enseña a los niños a callarse sobre sus sentimientos, lo que lleva a que las emociones reprimidas exploten en la superficie de maneras violentas. […] uno de cada cuatro niños es acosado en la escuela, pero sólo el 30 por ciento notifica a un adulto. Esto puede llevar a una pérdida de amistades íntimas y consumir alcohol en exceso para hablar honestamente sobre sus pensamientos.

Los psicólogos notan que el “lenguaje de las emociones” desaparece a medida que los niños crecen…en las mismas edades que los índices de suicidio aumentan. […] La película conecta los puntos entre un ideal masculino que valoriza la falta de empatía y la fuerza física y la creación de una sociedad plagada de abuso sexual y violencia doméstica.

Hola, El Salvador.

Tan-tán.

 

 

 

 

Cis, trans, todos.

Hay una nueva palabra en el diccionario de Oxford, aunque la palabra misma ya tiene ratos dando vuelta. Voy ahí: cisgénero: “la designación de una persona cuyo sentido de identidad personal corresponde con el sexo y género que se le asignó al nacer” (si cree que las palabras para designar no importan, vaya aquí).

“¿Es un niño o una niña?”

“Creo que es muy pronto para empezar a imponer roles, ¿no le parece?”

Leía hoy la nota “Como decís que sos hombre, te estamos tratando como hombre“, donde se reporta el reciente arresto y tortura de un activista trans y su pareja, por parte de la Policía Nacional Civil:

“La declaración del policía que se ha mostrado como víctima es que teníamos que estar agradecidos de que le había pasado eso (la golpiza a Álex), porque lo que se hacía ahora era pegarles un tiro y dejarlos en la cuneta”, dice [William] Hernández [de la Asociación Entre Amigos].

[…] el 72.6 % de policías que contestaron el cuestionario cree que la atracción sexual hacia las personas del mismo sexo es una enfermedad mental. El 80 % de policías cree que en cualquier sitio público el dueño tiene derecho a pedirle a una persona LGBTI que se retire debido a su orientación sexual. El 56.5 % piensa que las personas de esta comunidad nunca deberían ser policías. No obstante, solo aproximadamente un 9 % dijo conocer a algún compañero que hubiera golpeado o que hubiera usado excesivamente la fuerza para detener a una persona gay, lesbiana, bisexual o trans.

Por cierto, y tenga en mente esas estadísticas: un día antes del ataque, se instauró el matrimonio igualitario en Estados Unidos. Vi algunas publicaciones como esta, de la pobre gente heterosexual, cisgénero (y con una particular tendencia religiosa, digamos), que se sentía perseguida, reprimida y discriminada por la visibilidad LGBT:

 photo TSEEUU impone.png

Persona que respondió: PREACH!

Aparte “tratar como hombre”, qué asco de mentalidad. Y no dudo que la gente se la cree, un hombre es el que aguanta golpes y eso se puede y debe poner a prueba. N’ambe. Hay que ser gente y tratar a los demás a como tal, y no estar usando la masculinidad como excusa para violentar a nadie. A un hombre no hay que pegarle ni con el pétalo de una rosa.

Lo he dicho varias veces, y lo digo de nuevo: así como usted piensa, así actúa. Por eso no es extraño que el uso de la tortura sea legitimado y aplaudido por el común de la gente…siempre que sea usado en “otros”. Pero, dejando de lado lo cis y los trans, lo hetero y todo lo demás, déjeme traerle a mi amiguita @Huishte, que le señalará algo más que está en una esquina de la nota de El Faro:

Algunos de los finos ciudadanos honrados que comentan en la nota de El Faro (y en otros muchos lugares) creen fervientemente que algunas personas merecen ser maltratadas. Lo bueno es que las pandillas piensan lo mismo. Y la policía piensa lo mismo. Y las columnistas Opus Dei piensan lo mismo. Así que hay que andar con cuidado para ser dignos de respeto de todo el mundo. Qué agradable manera de vivir.

– Yo nunca he hablado de cambio de sexo, porque el sexo está en el cerebro de la persona. Los primeros años de vida, el sexo no se puede cambiar ni con cirugía, ni con hormonas, ni con psicoterapia. Porque si se pudiera, eso es lo que haríamos.

[…]

¿A usted nunca le pareció inmoral ni contra natura?
Creo que lo realmente inmoral es oponerse a que alguien viva mejor, solo porque lo que le pasa no lo entiendo o me molesta. Y respecto a que es contra natura, la primera vez que me lo dijeron no me supe defender, pero luego pensé que casi toda la medicina es contra natura. Todo lo que hacemos, la quimioterapia, las drogas, con todo tratamos de torcerle la mano a la naturaleza. Que más contra natura que un transplante, sacarle un corazón a alguien y ponérselo a otra persona. Para mí, ese argumento no vale. Torcerle la mano al destino es nuestro trabajo. Es toda la medicina.

Guillermo MacMillan. Reportaje “El doctor de los trans”, suplemento Sábado de El Mercurio, 4 de julio de 2015, p. 11.

 

“Un hombre no puede ser feminista”.

A veces escucho que un hombre no puede ser feminista. Bajo la misma lógica, habría que decir que una mujer no puede ser machista. Al contrario, es de las cosas que más les gusta destacar a algunas personas cuando se busca señalar culpables en el tema de género.

Décadas y décadas de estudios sobre el sexismo ambivalente empaquetadas en un doloroso estado de Facebook.

Una manera de pensar, cualquier manera de ver y de proyectar el mundo, no se vincula inherente y mágicamente a una condición biológica-sexual. Uno, como parte de una categoría social, puede tener valores y principios compartidos con otros grupos sociales, aunque las vivencias no sean las mismas. Sobre todo cuando resulta que estos valores y principios también le afectan y le conciernen directamente. Y en este caso, si uno quiere, puede.

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores