RSS

Archivo de la categoría: XX, XY

“Un hombre no puede ser feminista”.

A veces escucho que un hombre no puede ser feminista. Bajo la misma lógica, habría que decir que una mujer no puede ser machista. Al contrario, es de las cosas que más les gusta destacar a algunas personas cuando se busca señalar culpables en el tema de género.

Décadas y décadas de estudios sobre el sexismo ambivalente empaquetadas en un doloroso estado de Facebook.

Una manera de pensar, cualquier manera de ver y de proyectar el mundo, no se vincula inherente y mágicamente a una condición biológica-sexual. Uno, como parte de una categoría social, puede tener valores y principios compartidos con otros grupos sociales, aunque las vivencias no sean las mismas. Sobre todo cuando resulta que estos valores y principios también le afectan y le conciernen directamente. Y en este caso, si uno quiere, puede.

 

Papases y mamases.

Con eso que la señora Evangelina es la voz de varios Pedritos(¿?) que no nacieron porque El Salvador es, efectivamente, El Salvador, recordé algunas entradas que tengo por ahí. Padres y madres que hablan a, y de sus hijas, que crecen en un mundo poco o nada tolerante.

Como dice el autor(¡!) del texto en el segundo link, es caso perdido querer cambiar mentes tan cerradas y sin compasión. Pero oiga, a lo mejor usted y yo todavía tenemos esperanza. Quizás usted preguntará que qué tiene que ver la tierna y flageladora carta de la señora Evangelina con lo que dicen las personas a continuación…todavía tenemos esperanza, dije.

(Va’pasar a disculpar pero que no le desaliente que se refieran a “hijas”, a los hijos también les compete esto, y muchas otras cosas. Llegué a estas lecturas por casualidad, sin buscarlas, y lo que pongo es traducción mía).

Una mamá:

“- ¿Cómo le permitiste a tu hija que se cortara todo el cabello?
– Ella quería cortárselo. Le encanta así.
– ¿Pero no te importa cómo reaccionarán los demás? ¿No te importa que sea vea rara?
– A ella no le importa y es a ella a quien debe importarle. Además, pienso que se ve linda.
– Pero sos su madre…podés decirle que no.

[…] A quienes cuestionan mis habilidades parentales, usualmente trato de explicar que no siempre ha sido tan sencillo para mi o para mi esposo. Cuando hablo con quienes piensan que debería ser más estricta con eso de permitirle ser quien es ella, digo, ‘¿no creés que sería más fácil para mi, para todos los involucrados, si ella simplemente se conformara con lo que tiene que ser?”. Eso pasa con la conformidad: tiende a dejar todos cómodos.

[…] Sí, como padres debemos criar. Debemos tomar decisiones que mantendrán a nuestros hijos seguros y felices. Pero, como padres, a veces debemos superar nuestras propias inseguridades sobre lo que los otros dirán, y admitir que el miedo a que nos juzguen es una gran parte de nuestra incomodidad. Si su hijo o hija quiere hacer algo que parece salirse de los límites habituales del género, pregúntese cuál es el verdadero problema. ¿Tiene miedo de cómo serán las cosas para su hijo? ¿O tiene miedo de cómo se verá para otros adultos que cuestionan sus decisiones? Mi hija no está influenciada por otros y, al menos por el momento, no sucumbe a la presión de pares…en lugar de eso, prefiere ir a su ritmo. Para ella, eso significa vestir un esmoquin en su recital de violín y cortarse el pelo al rape (y ninguna de esas cosas lastima a nadie). Para ella significa tomar decisiones que significan algo para ella y su identidad. Yo simplemente no puedo quitarle eso.

[…] En respuesta a la pregunta ‘¿por qué se lo permito?’ respondo ‘porque ella es una persona […] Porque quiero que sepa que cómo ella se siente consigo mismo y con todas las cosas que le gustan no es, de ninguna manera, malo'”.

***
Un papá:

“[Las “10 reglas para salir con mi hija”] se reducen al tedioso ‘Los chicos son charlatanes amenazantes, el sexo es terrible cuando otra gente lo hace, y mi hija es una muñeca cuyo destino yo controlo’.

Yo amo el sexo, Es divertido. Y como amo a mi hija, quiero que disfrute todas las delicias de la vida que yo, ojalá más. No quiero saber los detalles porque, demonios, no quiero esas imágenes más que mi hija quiere las mías. Pero en lo abstracto, querida, andá y pasala bien.

Porque el sexo consensuado no es algo que los hombres te quitan; es algo que das. No te hace menos darle placer a alguien más. No te degrada sentir placer propio. Y cualquier que diga lo contrario es alguien que probablemente, en el fondo, tiene una opinión muy pobre de las mujeres.

[…] No sos yo. No sos una extensión de mi voluntad […] No soy el guardia que te encierra en una torre. Idealmente, soy el espacio seguro de mi hija, un jardín al cual volver cuando el mundo ha probado ser muy cruel, un lugar donde ella puede recuperarse y reflexionar sobre sus errores y saber que, aquí, hay alguien que la ama con todo su corazón y la abrazará hasta que las lágrimas se sequen”.

(También recomiéndole 10 cosas que planeo decirle a mi hija sobre sexo que no son tonterías sobre pureza).

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 15, 2015 en Artículos y lecturas, Personitas, XX, XY

 

Con zapatos de tacón *se tuerce el tobillo*

No puedo con los zapatos de tacón. Concedo lo de la estética pero luego pienso en el concepto de posición de estrés, colocar al cuerpo o partes de él en posiciones que no son habituales por tiempo prolongado es una tortura. Pero también, para no trivializar la tortura, me quedo con que son horrendamente imprácticos e inútiles. Más bien, inutilizan a quien los usa. Más bien, me inutilizan a mí. Hay mucha gente que puede usarlos todo el día y para casi cualquier tarea como si nada, y lo hacen ver tan fácil. Que se derramen abundantes bendiciones sobre esta gente.

article-2085004-0F68811000000578-185_468x648

Fuck Yeah Jarvis Cocker.

Los zapatos con tacón originalmente eran para andar a caballo (más bien, para poder cabalgar y usar armas al mismo tiempo), y luego se utilizaron para distinguirse como aristócrata: zapatos de tacón alto significaban que alguien no tenía que caminar o trabajar mucho. Hasta que su uso se fue extendiendo a ambos géneros y llegó a considerarse que ese calzado daba un aspecto afeminado. Así, dejó de ser símbolo de poder y pasó a ser símbolo de erotismo, gracias en parte a la pornografía. Puede que conozca gente que nunca usaría tacones pero desea fervientemente que otras personas sí lo hagan; no es magia, es conductismo (y otras cosas asociadas dentro de esa caja negra que es la mente humana).

01

Por qué se consideraría que el zapato rojo es adecuado para usarse por un día entero, cuantimás si hay que caminar de un lado a otro, es de las cosas que me hacen entrecerrar los ojos cuando veo a mi especie (por el párrafo de arriba; no aplica a individuos, cada quien se viste como le acomoda, vedá).

Y ya que estamos hablando de esto:

Vi a alguien en Facebook que puso esta imagen y la tomó literal. La crítica le pasó volando sobre la cabeza y creyó que estaban aleccionando a las mujeres sobre cómo debía vestirse y cómo no y las consecuencias de ello. Volví a entrecerrar los ojos. Esa gente da miedito.

La feminidad no significa obedecer una regla única y sencilla. En lugar de eso, tiene que ver con ocupar y viajar a través de cierto espacio. En este caso, usualmente entre “apropiado” y “coqueto”. Las mujeres tienen que estar pendientes constantemente de en qué espacio se supone que están. Demasiada coquetería en el trabajo y no la tomarán en serio; demasiado apropiada en un bar y se convierte en invisible. Bajo las circunstancias correctas (p.e. Halloween, un funeral), usted puede ser “atrevida” o “conservadora”.

Lo segundo que me gusta de la imagen [arriba] es la forma en que muestra que hay un precio significativo que pagar si una se equivoca. No es sólo un desatino. Una vez usted está “pidiéndolo” [“asking for it”], puede convertirse en blanco. Una vez que alcanza “mojigata”  [“prudish”], se convierte en socialmente irrelevante. Tanto la violencia como la marginación social tienen consecuencias serias.

Ciertamente, ¡por esto las mujeres tienen tanta ropa! Necesitamos una falda negra para todo propósito que sea conversadora, otra que sea apropiada, otra que sea coqueta…al menos…todo en casual, de negocios y formal. Y necesitamos tacones que vayan con cada uno (stilettos = provocativo, tacones altos = sugestivo, tacones bajos  = apropiado, etc, además que se necesitan zapatillas para el aire libre, eventos en la playa, etc.). Y necesitamos pantalones de longitud justa para cada uno de estos zapatos. No se pueden usar zapatos negros con pantalones azul marino, así que debe conseguirse el doble de estas cosas para tener variedad en el guardarropa. Podría continuar, pero usted entiende.

Los closets de las mujeres usualmente son blanco de burla como forma de auto-indulgencia, por compras compulsivas o narcisismo. Pero esto no es justo. En lugar de eso, si una mujer tiene un nivel socioeconómico suficientemente privilegiado, pueden reflejar una comprensión (a veces inarticulada) de qué tan complicadas son las reglas. Si no tiene ese nivel de privilegio, no puede seguir las reglas y es amonestada, por ejemplo, por ser “corriente/vulgar” o “poco profesional”. Es un trabajo difícil que se impone a las mujeres y con frecuencia es malo si lo hacen y malo si no lo hacen.

El acto de equilibrio de ser mujer: o por qué tenemos tanta ropa.

Y hay personas que tienen mucha ropa y zapatos porque le gusta, y bien por ellas. Y sí hay un momento para vestirse de una manera y no de otra. Y uno puede gozar vestirse de distintas maneras, para disfrazarse o para mostrarse tal como es. Y sí, también, uno puedo obviar un tanto esta presión social (a veces presente aun sin que haya gente alrededor), especialmente si se codea con gente de gustos afines. La moraleja es que hay que entender que uno se expresa a través de lo que viste; uno tiene sus estándares, individuales y compartidos, y a la vez  hay que ser y dejar ser. Yo termino diciendo “no tengo que ponerme”, a pesar de tener un closet decentón, porque tengo ropa “por si acaso” que no sería mi primera opción, pero también todavía siento suficiente vergüenza social como para evitar parecer fotografía, vestida todos los días con el mismo tipo de ropa que es el que le habla a mi alma.

Por último, encontré una comparación (?) entre estrellas porno y celebridades en un evento más o menos irrelevante. Yo tengo un vestido como el de la actriz porno del centro, con un poco menos de escote y maldito strapless. Me incomoda mucho usarlo pero me ha hecho calzar a la perfección en eventos sociales. ¿Se supone que me ofenda? ¿Se supone que ella no es persona? Efectivamente hay alguien fuera de lugar en esta situación, y no es ninguna de las personas que está usando vestido.

11205996_10153289475976489_7098862611490062192_n

 

Sepa lo que está eligiendo.

“No estoy diciendo que no puede elegir no ser feminista pero sepa lo que está eligiendo. No tome una decisión sobre un grupo basándose en las creencias más radicales del grupo. No se ponga a la defensiva si ahonda y se expone a ideas difíciles sobre interseccionalidad y raza y género y colonialismo y liberación masculina. Sólo escuche. Algo de eso tendrá sentido. Algo de eso no. Algo de eso lo tendrá más adelante, cuando usted sea una persona diferente. Algo de eso le hará cambiar de opinión a lo largo de su vida y el mundo cambiará también. Algo de eso es mentira. Algo de eso es verdad. Todo vale la pena escucharse”. Fuente.

(Hablando de saber, hoy no es día de felicitar; es día de pensar, por ejemplo, por qué la gente insiste en usar lo femenino como insulto, o que se le tiene fobia a lo tradicionalmente femenino, y cambiar esa y muchas otras maneras de pensar y actuar).

 

Crédito a quien se lo merece, nada más.

Este es el mejor consejo que recibirá este día: vaya a Spotify, busque Sister Rosetta Tharpe y escuche. Si no, dele play:

 

Lo siguiente fue tomado de aquí:

“Yo inventé el rock and roll. Pero está bien si quiere seguir dándole todo el crédito a Elvis”.

Excepto que Chuck Berry no inventó el rock and roll…

Sister Rosetta Tharpe antecede a Chuck Berry y Little Richard por algunos años.

Dos de los grandes éxitos de Tharpe fueron lanzados alrededor de 1944-45, cuando Chuck Berry se encontraba a) en la cárcel y b) era estudiante de secundaria. Tharpe básicamente descubrió a Little Richard y se hace referencia a ella como la madrina del rock and roll.

Ya que estamos, hablemos entonces de dar crédito a quienes, histórica y erróneamente, se ha creído que no se lo merece. Carol Kaye es una bajista desconocida, a pesar de que, al contrario, muchas de sus melodías son conocidas (e.g. el tema de Misión Imposible):

Algunas personas no pueden enfrentar eso, especialmente algunos hombres. No pueden…quieren pensar que es un hombre el que toca el bajo por el asunto sexual. Pero si escuchás a alguien con bolas, esa soy yo:

Sigamos:

– Cinco mujeres que inventaron la cultura pop y no recibieron crédito (incluyendo a Tharpe).

– Cómo el descubrimiento de una mujer sacudió los fundamentos de geología (“Bruce inicialmente desechó mi interpretación de los perfiles, calificándolos como ‘temas de niña’”)

– El espectacular gol de la mujer que desafía a James Rodríguez y Robie van Persie:

– Hathshepsut, una de las gobernantes más exitosas de la historia…que nadie recuerda (y aquí una breve charla TED-ED sobre ella):

Su éxito es precisamente la razón por la que no la recordamos. Todavía somos ambivalentes frente una mujer al poder. Una mujer que ha tenido éxito automáticamente recibe nuestra desconfianza: asumimos que sólo se preocupará por ella misma y por miembros de su familia, en lugar de tomar decisiones políticas de largo alcance. Un mujer líder ambiciosa es usualmente calumniada en la historia como una mujer seductora, confabuladora, que irreflexivamente hará caer a los hombres a su alrededor.

– Seis científicas que fueron ignoradas debido al sexismo (“estas mujeres cambiaron el mundo con ciencia, lástima que a un hombre le dieron el crédito”).

Las mujeres que mapearon el universo y no recibieron crédito (“Pickering juntó un equipo de mujeres para mapear y clasificar los tipos de estrellas…probablemente nunca has escuchado de ellas. Me pregunto por qué“):

Así inició una era en la historia del Observatorio de Harvard en la que mujeres -más de 80 durante el periodo de Pickering, de 1877 hasta su muerte en 1919- trabajaron para el director, computando y catalogando datos. Algunas de estas mujeres producirían trabajo significativo por su cuenta; algunas obtendrían cierto nivel de fama entre los seguidores de científicas. Pero la mayoría es recordada no individual sino colectivamente, con el apodo “el harem de Pickering”.

– Bomberos mujeres apagan las llamas tras el ataque a Pearl Harbor. Y trabajadoras de la II Guerra Mundial.

– “Judit, quien es ahora la mujer con el ranking más alto y se encuentra en la posición ocho de mejores jugadores del mundo, avanzaría hasta ganar un torneo en 2002 frente al campeón Garry Kasparov, quien había dicho que ‘las mujeres por naturaleza no son jugadoras excepcionales de ajedrez'” – the Grandmaster experiment.

– Doctoras del siglo XIV de la Schola Medica Salernitana.

– Aprovechemos de recordar a Prudencia Ayala. Adiós, Milena mi amiga.

Las chicas buenas se rebelan: cómo las mujeres de Newsweek demandaron a sus jefes por sexismo y cambiaron el lugar de trabajo (oiga, vea Mad Men, es dos que tres).

“Entonces lo primero, regla #1: nadie nos dio nada. Nosotras tuvimos que pelear cada pulgada del camino por cada avance y contra resistencia constante” (fuente)

 

Gerda Lerner (las negritas son mías):

Y para las mujeres, ver al pasado usualmente ha sido doloroso porque lo que aprendemos es una ausencia. Aprendemos que las mujeres no han hecho “esto” y no han hecho “aquello” y que esencialmente, de acuerdo a la visión tradicional, las mujeres han contribuido muy poco a la creación de la sociedad humana, y aun menos a la creación del producto intelectual de la civilización occidental.

Ahora, yo sabía que ese no era el caso. Sabía que eso era falso. He estado trabajando por treinta años en el campo de la Historia de las Mujeres y el hecho es que las mujeres sí tienen una historia, han participando en hacer historia, pero no hemos reconocido eso hasta en tiempos recientes.

Y eso ha creado enormes problemas para la sociedad en conjunto, para hombres y mujeres. Creo que los problemas son que le han dado a las mujeres una impresión totalmente errónea de su conexión al funcionamiento del mundo.

El efecto en los hombres de la omisión de las mujeres ha sido muy malo también, porque los hombres han tenido la impresión de que son mucho más importantes en el mundo de lo que realmente son, y esa no es una buena manera de convertirse en un ser humano. Ha generado ilusiones de grandeza en cada hombre que son injustificadas.

Si usted puede pensar, como hombre, que todo lo grandioso en este mundo y en la civilización fue creado por hombres, entonces naturalmente verá de menos a las mujeres y naturalmente tendrá diferentes aspiraciones para tus hijos que para tus hijas, y no creo que eso es bueno para los hombres tampoco.

 

La ilusión de “darse a respetar”.

La idea de “darse a respetar” es una ilusión. Uno no tiene control sobre otras personas, sobre los criterios que tienen para decidir qué es digno de respetarse y qué no. El respeto es una decisión personal. Usted tiene sus propios criterios, “yo respeto a quien hace X”, “yo no respeto a quien hace Y”, “macho que se respeta…”, “yo creo que quien hace Z se convierte en Z y por tanto no voy a respetarle”. Hágase cargo de sus propias decisiones y juicios. Sobre todo porque posiblemente algunos de esos criterios y juicios necesitan una seria revisión y actualización.

No tendrías que necesitar insertar [la cara] de un familiar en una situación horrenda para hacerla horrenda“, y una persona no debe ser valiosa solamente en función de la relación que tiene con usted. ¿Y cuál es la valía suya de usted? ¿Quién es usted, de todos modos? ¿Alguien que “se da a respetar”?

“No porque tenés una hermana. No porque tenés una madre. No porque tenés una hija. Porque ella es una persona”. Fuente.

 

 

Las consecuencias de hacer lo que corresponde.

I.
“Alejandro Adolfo Melara, de 26 años, era una persona muy trabajadora y colaboradora con muchos vendedores del centro de San Salvador. Era maestro de ajedrez de vendedores del Mercado Central y padre de una niña de dos meses. Ayer fue ultimado a balazos cuando se encontraba lavando su carro frente a su casa, en la 23 Avenida Sur, en la colonia San Juan de San Salvador.

[…] Los detectives afirmaron que el domingo pasado Melara tuvo un altercado con una pareja de vecinos por un promontorio de basura y ripio que le tiraban frente a su casa.

Los investigadores agregaron que, el lunes, la víctima y otro familiar fueron a la Alcaldía a pedir ayuda que remover el ripio y la basura y poner un rótulo, para que los vecinos ya no tiraran basura en el lugar.

Sin embargo, el jueves, el maestro volvió a tener problemas con la pareja de vecinos y uno de ellos le expresó “vos no sabés con quién te estás metiendo” y luego lo amenazó”.
Matan a tiros a profesor de ajedrez que había sido amenazado por un vecino

II.
“El bullying se lo lleva el maestro que intenta explicarle al menor que su mala ortografía también es materia de su mala calificación. El argumento del menor es plantarle un formidable puñetazo a la figura
Alumno golpea a profesor que le puso mala nota.

III.
[Ben] Schwartz fue apuñalado nueve veces el domingo anterior, después de que le pidiera a un hombre que dejara de acosar a su novia en la calle.

IV.
“Hace dos semanas, Tugce Albayrak iba a terminar una noche de fiesta en la ciudad de Offenbach cuando se dirigió junto con unos amigos a un local de comida rápida. Eran las tres de la madrugada. Mientras estaba esperando en la fila, Tugce escuchó gritos en el baño de mujeres. Al abrir la puerta encontró a dos hombres que abusaban a dos chicas en estado de ebriedad y que apenas lograban resistirse. Tugce pidió ayuda y, con la ayuda de dos personas que se encontraban en el restaurante, sacaron a los tipos del local, cubrieron con mantas a las chicas y les pidieron un taxi. Uno de los agresores, dijo entre dientes mientras salía por la puerta: ‘Nos vemos afuera’.

Cuando Tugce salió del restaurante, la estaban esperando. Uno de los jóvenes la atacó y Tugce cayó al suelo al recibir un golpe en la cara. El resultado de la paliza fue una fractura en la base del cráneo y hemorragia cerebral.

Durante 15 días ha permanecido en coma. En coma ha vivido su último cumpleaños hasta que sus padres, aconsejados por los médicos y ante la falta de esperanza de una mejoría, han decidido apagar las máquinas que la mantenían artificialmente con vida este fin de semana”.
Tugce, mártir del coraje civil contra la violencia de género

Otra nota, en inglés, con un comentario que dice: “Las mujeres no pueden ganar. Si nos quedamos calladas por el acoso/abuso, la gente nos culpa por no decir nada. Si NO nos quedamos calladas, nos condenan o, peor, nos matan…Este hombre estaba tan insultado porque una mujer cuestionara su necesidad de dominación que TUVO que causar daño a esta mujer de alguna manera”.

Bonus track
“‘En el autobús, nos hicieron gestos obscenos, nos tocaron y abusaron de nosotras. No podíamos soportarlo más y empezamos a golpearles. Uno de ellos agarró de la mano a mi hermana y otro me cogió del cuello. Fue entonces cuando mi hermana cogió su cinturón y les golpeó’, relató Pooja, según cita la televisión NDTV.

El autobús estaba lleno pero, según dijeron las jóvenes, todos los presentes prefirieron mirar hacia otro lado y no hacer nada. ‘Otros en el autobús nos dijeron ‘no hagáis nada u os van a violar o a verter ácido sobre vosotras, os van a matar’. Teníamos miedo pero no nos dimos por vencidas’, dijo a la televisión local la hermana mayor”.
La India premia la valentía de dos hermanas que se defendieron de tres acosadores en un autobús.

“Todas las chicas deberían hacer lo que hicieron estas hermanas. Lo hicieron bien.

Eh, no. No sé. Dan ganas y la situación lo amerita pero, vieja, ¿viste lo que te puede pasar? Que no sea esta noticia una excusa para avergonzar a quienes no sacamos el cincho y golpeamos a cada acosador/tocador que pulula por el mundo. Claramente, aun siendo hombre, puede haber consecuencias por defenderse ante hombrecitos endiosados que se creen con derecho sobre otras personas.

…es triste que ninguno de los otros pasajeros las ayudase. La sociedad tienen que cambiar su forma de pensar y la gente debe dejar de ser meros espectadores cuando ocurren estos incidentes”, lamentó la ministra Uma Bharti.

Bueno, sí. Pero además, la sociedad tiene que cambiar su forma de pensar sobre el acoso callejero. Te están diciéndote que no está bien hablarle a desconocidas en la calle. Si es por ser amable, háblele a hombres también, dígales hola, seguro ellos se sentirán halagados por la atención que no suelen recibir en la vía pública.

Pero enejesentido, que este post no inyecte en usted desesperanza aprendida. Otro mundo es posible. Puede que llegue un momento en el que nos toque decidir hacer lo que cualquier persona hubiese hecho (pero nadie más hizo).

 

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores