El miedo

Nunca he sido de esas personas -sé que tampoco lo sos- que sienten que el amor por un hijo es de alguna manera un amor superior, uno más significativo y más grande que cualquier otro. No sentí eso antes de Jacob y no lo sentí después. Pero es un amor singular porque es un amor cuyo fundamento no es la atracción física o el placer o el intelecto, sino el miedo. Nunca has conocido el miedo hasta que tenés un hijo, y tal vez eso es lo que nos hace pensar que es un amor más grandioso que cualquier otro, porque el miedo mismo es más grandioso. Cada día, tu primer pensamiento no es “lo amo” sino “¿cómo está?”. El mundo, de la noche a la mañana, se reorganiza como un recorrido de obstáculos aterradores. Lo sostenía en mis brazos y aguardaba a cruzar la calle, y pensaba qué absurdo era esperar que mi hijo, cualquier hijo, sobreviviera esta vida.

-Hanya Yanagihara, “A little life” (traducción libre)

Relacionado:
“Arriesgarse a viajar desde Honduras hasta Estados Unidos ya es difícil para un adulto. Pero es más complicado para las madres solteras que atraviesan fronteras en compañía de sus hijos. Lo hacen, todas, porque quieren que sus niños crezcan lejos del hambre y las balas. Estas son solo algunas de las historias de cientos de madres de la caravana” – Madres en éxodo.

Anuncios