Imágenes, Jue!, Música, Personitas, Psicología, Qué ondas aquí

Watch that man

Una de las cosas más bonitas de la ficción es que hay un mundo que continúa creándose después de que la obra llega a su fin. La canción termina, la historia se acaba, pero el mundo construido en ellas sigue en expansión (aquí hay un estudio guapo al respecto, fanfiction as imaginary play).

Sé que mucha gente no es partidaria de conocer interpretaciones de una obra que no sean la propia, o, peor, de conocer La Interpretación pretendida por quien creó la obra. Me pasa lo contrario, sobre todo con canciones de artistas que termino absorbiendo. Quiero saber qué es lo que no estoy viendo en una escena o cuál es el aparatoso conflicto que se esconde en un estribillo.

Esta es una de mis canciones favoritas:

Mi yo futuro tendrá otra historia que contar sobre ella, pero a lo que vengo ahora es a dejar el recuento de lo que pasa en la canción. Esto no invalida mis propias elaboraciones mentales ni las de nadie (otra cosa bonita de la ficción), y de hecho en algunos puntos no hay dónde perderse en lo que está pasando…pero podría pasar el día en textos como el de abajo. Jamás se me ocurrió que habría una televisión en la habitación.

Es una canción de rock & roll típica de una fiesta, pues la música suena alto, las botellas de champaña y los espejos para cocaína están en la mesa, y una manada de ebrios están pasando el rato en una esquina de la habitación, robándole miradas al arrogante cantante apoltronado en el sofá (Bowie parece estar viendo televisión la mayor parte del tiempo). Con Bowie, sin embargo, usualmente todo se reduce a quién tiene el mejor ángulo, y para el coro de la canción te das cuenta de que hay alguien más hip que él en la habitación. Ya sea el anfitrión de la fiesta, Shakey, o un dealer, o un ejecutivo de disquera (tal vez es todo lo anterior), el “Hombre” del título perturba a Bowie, lo descoloca. Finalmente, él huye de la fiesta y se dirige a la calle. Con todo el pavoneo que “Watch That Man” tiene, termina con Bowie humillado.

El movimiento progresivo de la canción —los versos se mueven de A a F#m, mientras que el coro comienza con una bofetada, tres pasos hacia arriba (“Watch! That! Man!”, over A/D/G). Ronson usa ambos amplificadores para dominar la habitación, Woodmansey da uno de sus desempeños más sustanciosos, Bolder mantiene la corriente pantanosa en movimiento. Los recién llegados incluyen al pianista Mike Garson, quien irrumpe en el flujo de conversación de Ronson, y las coristas—Linda Lewis y Juanita “Honey” Franklin. Estas dos últimas huyen de la fiesta con Bowie, pero suenan tan fascinadas por su rival como él.

Watch that man

Watch that Marla
Anuncios
Jue!, Música, Personitas

Draw the line

Hace 20 años compré mi primer cassette de Aerosmith, el Nine Lives, aunque llevaba varios años obsesionada con el video del chero sin camisa y las dos cheras bonitas. Desde entonces y hasta la fecha, podría construir mi CV con todo lo que aprendí de Aerosmith, desde inglés (veía The making of Pump en VHS al menos una vez por semana, hasta que logré entenderlo todo, y eso me ayudó a que me dejaran saltarme las clases de Leyla en el colegio), pasando por una introducción a fenómenos sociales como la drogadicción y el abuso sexual, hasta la sobriedad, la guapura, la perseverancia y los delirios de grandeza.

Esperé 20 años para dibujar a Aerosmith en mis caricaturas porgustosas. Creo que en algún lado dibujé a ambas partes interactuando pero también quería hacerlo teniendo street cred, y por fin lo obtuve.

Lo que de verdad pasó, hace un mes y un día, fue tan breve como en el dibujo, pero lo relaté con más detalle a unos amiguitos que me dieron apoyo moral en un foro en línea sobre la banda (me da hueva traducirlo):

I did the M&G. I counted the time since the first person got into the tent/photobooth until he got out. As someone said in another thread, it took no more than 30 seconds, 27, really (counting also helped me calm down). When it was my turn I went straight to Joe and shook his hand, I said it was an honor to meet him. I couldn’t even say thank you, which is all I’ve ever wanted to say to the band.

I can’t remember his reaction, and suddenly I was in front of Steven and I leaned in close to his ear and did manage to say thank you. He closed his eyes

HIZO ESTO, VIEJA, YÍSUSCRAIST.

and I thought he was mentally somewhere else, but he gave me a brutal compliment and my self-esteem will never be the same.

I replied something silly and he held my hand, and then Joe was next to me and I went blind, until someone said “another one” and I noticed a flash and I realized the whole thing was over. I showed Steven my tattoo (I hope Joe saw it too but Steven was like a black hole, sucking me in, in spite of my best efforts to remain mindful of my surroundings), and I think he said “very nice”. Then someone led me outside and I felt like a stalker, I got Aerosmith loot, and that was it.

I ran to the toilets so I could freak out in private for a few minutes. I would have loved to give them a hug but I feel weird invading someone’s personal space as a stranger. I supposed Steven would be more open to that; Joe doesn’t strike me as a touchy-feely guy and I wanted to treat both of them equally, which in the end I couldn’t manage to do because I’m a sucker.

(Es menester notar que estoy consciente de que todo esto es una fantasía: sé que para ellos esto del Meet&Greet es un momento borroso tanto o más que para mí, y yo no fui nada que no hubiesen visto millones de veces. Aun así, es mucho más de lo que yo creí que lograría con ellos. Si de paso les ayuda a pagar su retiro, está bien. Su trabajo y hasta retazos de sus vidas personales me han beneficiado lo que es una barbaridad.)

Uno hubiera creído que al tener una foto con los (ex)Toxic Twins me apresuraría a subirla para que el mundo la viera. La foto ya está en internet de todos modos, pero estará fuera de mis círculos virtuales por un tiempo. Ahorita es mía. Mientras, hay fotos gloriosas del concierto, el tercero de mi vida. La gente que me conoce diría que ya puedo morirme tranquila. La verdad es que quiero vivir por mucho tiempo para revivir este momento constantemente.

Azul y blanco, Criaturitas del Señor, Desastres poco naturales, Grinpis, Imágenes, Jue!, Música, Tongue-in-cheek

Tenemos ochenta años, es todo lo que tenemos.

Esta semana, el ingenio azucarero La Magdalena fracasó un poquito y (solo) 9,000 galones de melaza fueron derramados en el río San Lorenzo. La condena por este desastre, por el momento, es pedir disculpas. Por el lado positivo, con ello contribuirán a sostener los periódicos en donde se publicarán las sentidas lamentaciones.

Miré qué ingenioso:

“¡Si no es tóxico para la gente, seguro no lo será para el río, su flora y fauna!”.

Si la Mano Duro Blandita funciona y se extermina la lacra y solo queda la ciudadanía honrada, podemos contar con que la gente que tanto contribuye al progreso de nuestro país será nuestra ruina. Hace poco advirtieron que la vida en El Salvador será inviable en 80 años por la crisis de agua. Por fin. Hasta mucho ha aguantado este mibellopaíjelsalvador.

Relacionado:
Sobre el derrame de melaza de Ingenio La Magdalena.
Falso encanto (sobre la construcción de un campo de golf en La Libertad):

Cuando organizaciones ambientalistas protestan […] se les acusa de oponerse al progreso y se ensalza a los constructores y propietarios por contribuir al desarrollo del país (e. g.).

We’ve got five years, that’s all we’ve got:

Jue!, Música, Personitas, Qué ondas aquí

800.

Esta es mi entrada 800. Por zángana nada más, con tantos años de este blog podría tener más si no estuviera ocupada llevando una vida.

Para celebrar, aquí hay una foto de cuando Simeón conoció a Aerosmith (el plano simbólico es todo lo que me queda para resolver algunas de mis pulsiones):

View this post on Instagram

Por fin, Simeón conoce a Aerosmith :3

A post shared by Ligia (@simeonistico) on

 

También acuérdese de que saqué un libro hace poquito y puede comprarlo en varios lugares. Dicen que está decentón.

 

Artículos y lecturas, Azul y blanco, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Jue!, Música, Qué ondas aquí

Goce y deje gozar.

Ya que hablamos sobre Iron Maiden, dos cosas:

Uno: leí mucho sobre lo “bien” que se portó el público. Que suele ser la norma en la asistencia a conciertos, pero aquí hay que destacarlo porque esta sociedad tiene pocas alegrías en la vida, pocas instancias del calibre de este concierto para demostrar que las masas pueden ser decentes. Hubo goce, hubo hermandad, y eso fue maravilloso:

Vi a toda esa gente y pensé que por lo menos, durante algunas horas, algunos miles de salvadoreños fuimos felices. Pensé que ahí adentro, en un concierto de metal, la gente se quitó el miedo y la tensión de encima. Fuimos capaces de sonreírnos, de abrazarnos, de bailar como se nos roncara la gana, de tomarnos fotos con extraños, de corear canciones a grito partido, de comportarnos de manera natural, relajada y libre, algo que en la calle ni se nos ocurriría hacer porque siempre tenemos que cuidarnos las espaldas y sospechar de cada prójimo. Éramos un montón de gente disfrutando de buenas bandas, en un concierto que pasará a la historia de este país por la calidad de los músicos, por la buena organización del evento, pero también por la buena onda del público. Cero incidentes, cero amenazas, cero violencia, cero tensión, ni antes ni durante ni después del concierto.

El toque 

A MENOS que evaluaran a alguien como “un posero”, que estabas ahí por la imagen y no por la música. Que fue lo que pasó a una presentadora de televisión (y seguro no solo a ella), que salía “posando como rockera” cuando no es conocida por esa actitud. Entran las burlas y los insultos por posera, con aquel componente adicional de género que usted bien conoce.

Si vamos a andar juzgando quién tiene derecho a estar en un concierto o no, incluyendo vestirse acorde a la ocasión nomás porque es una situación histórica y vergona y no te la querés perder, déjenme escupirles a todos y cada uno de ustedes que fueron a ver a Aerosmith en El Salvador, por poseros y oportunistas, mientras que yo estuve 24 horas en un bus para verlos en Costa Rica cuando era impensable que llegaran a esta pintoresca sucursal del infierno. Y a toda la gente que se *atreve* a decir que le gusta Aerosmith cuando solo conoce sus greatest hits, porque no saben qué es ir comprando su extensa discografía a cuentagotas y lograr que te manden de otro país cintas de VHS con conciertos grabados de contrabando (recomiéndole el Osaka 1999, qué jolgorio para el alma). ¿Le gusta esta actitud? Nombre, mire, no hay que ser. Steven Tyler tiene suficiente boca para todo el mundo. Si un artista o género musical es como la religión para uno, más feliz debería estar uno cuando llegan interesados a congregarse y participar del sano jelengue.

Dos: leí a muchos fans molestos, y con razón, por que la gente se quejara de la mera existencia del concierto. Ciertamente, pareciera que la gente en El Salvador no es feliz teniendo tiempo de ocio, y viendo que otros lo tienen y lo ocupan. Especialmente esto último: lo que sea que estés haciendo en tu tiempo libre es una pérdida de tiempo porque siempre hay algo mejor que hacer (por ejemplo, “trabajar para sacar adelante al país”, lo que sea que eso signifique), siempre hay cosas más importantes en las cuales gastar el poco dinero que uno tiene.

Hoy que llegaba Iron Maiden vi muchas de estas quejas. Guardé capturas de pantalla para acompañar este post pero ya me dio hueva subirlas. En todo caso, sepa que son poco aporte: memes burlándose de que alguien presumiera de su entrada de Iron Maiden mientras comía frijoles el resto del mes, como si fuera algo de qué avergonzarse; memes hablando de la “hipocresía” que implica oír Iron Maiden y bailar reggaeton, porque en El Salvador es impensable que uno pueda disfrutar de más de un género de música en una sola vida.

Ahora…espero que muchos de esos fans de Maiden se acuerden de eso. De lo cholero que es que otra gente te arruine un momento donde estás siendo feliz porque estás promoviendo la música que te gusta. Y que actúen acorde a ese sentimiento, para evitar cosas como estas en el futuro:

Debería haber pasado a la historia de manera inadvertida como la inocua reunión de un grupo de niñas que comparten los mismos gustos. Decidieron manifestarse en una plaza de San Salvador hace una semana para que Justin Bieber, su ídolo pop, haga un concierto en el país. Sus mamás decidieron apoyarlas llevándolas a una plaza pública: les dieron el mensaje de que sus gustos importan, que las plazas y calles del país son también suyas y que pueden ejercer su derecho a expresar opiniones libremente.

Con lo que se encontraron fue con la intolerancia de quienes tienen un problema con los gustos de los demás. Con los que piensan que el límite de la libertad de expresión es el buen o mal gusto del que la expresa y si coincide con el de la mayoría. Y el disenso, que es lo normal y lo esperado en una democracia, se volvió violencia, pues fue ejercido con insultos, y expresado tirándoles basura.

Tenemos que hablar de las “Beliebers”

Y:

El viernes pasado vi un ejemplo muy concreto, un grupo de cipotas, se reunieron en una plaza de San Salvador en una actividad pacífica para pedir que un artista venga a dar un concierto. Fueron insultadas, les arrojaron basura y de paso se usaron frases discriminantes y que fomentan una imagen errada de ser mujeres jóvenes… “vayan a hacer oficio”, “busquen qué hacer”, “vayan a estudiar para la PAES”… muchas preguntas me surgieron inmediatamente leí los comentarios… ¿solo por ser cipotas DEBEN siempre estar encerradas en casa haciendo oficio? ¿los cipotes de su edad también hacen oficio, o solo ellas? ¿no tienen derecho de expresarse de manera correcta, como lo estaban haciendo? ¿y si ya estudiaron y sacaron buenas notas y ahora que están de vacaciones es el mejor momento para reunirse y compartir con otras el gusto por un cantante? ¿no tienen derecho al esparcimiento? ¿y si ya hicieron la paes y salieron bien?, los papás y mamás de estas niñas hubieran estado ahí ¿qué habrían sentido o pensado de ver que insultan a sus pequeñas?, yo sé lo que sintió una mamá que si estaba ahí, acompañando no solo a su hija, sino a las otras niñas que no estaban acompañadas… miedo, indignación y enojo.

Violencia…antes y ahora.

“Ah, pero es que Justin Bieber es una mierda”. Su abuelita en bicicleta, maitrada. Usted siempre será un Belieber para alguien más. Goce su música y deje que otros gocen la suya.

Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Frases, Jue!, Música, Memorias y heridas, Personitas, Religión, Turis-turista

El rock y la iglesia.

Dentro de todo lo que se ha hablado de la visita a Iron Maiden a El Salvador (qué alegre que llegaron, verdádedios), lo más triste pero nada sorprendente fue encontrarse con la cantaleta de que este grupo y su género de música es satánico. Lo más sencillo resulta lo más difícil de explicar: mire, son músicos (y pilotos comerciales/gerentes aeronáuticos, tamales los sábados). Son gente. Posiblemente mucho más gente que gran parte de los habitantes de este país que agraciaron con su presencia:

Nicko contestó que cuando llegan a un país nuevo a tocar, les gusta conocer el lugar, y ¿Qué mejor manera de conocer una ciudad si no era visitando el centro? “I like to get a feel for the place, mix with the people, see the architecture; I don`t like just staying at the hotel or going to posh places and then to the venue: I want to know where I am”. [“Me gusta tener una idea del lugar, mezclarme con la gente, ver la arquitectura; No me gusta sólo quedarme en el hotel o ir a lugares lujosos y luego a la tocada: Quiero conocer dónde estoy”.]

Los llevaron a la Plaza Barrios y se quedaron admirados del Palacio Nacional. Preguntaron por el edificio blanco y al saber que era la Catedral, dispusieron entrar. Nicko nos dijo que se puso en contacto con Dios ante el altar mayor de catedral, y que sintió una conexión muy especial, “or as I like to call him, `The Governor`”. [“O como prefiero llamarlo: ‘El Gobernador’.”] Pero algo lo empujaba a conocer más de ese lugar que sentía santo, y cuando salieron de arriba, seguía con la sensación que algo faltaba. “I asked the guide if there was anything else to see, and he said, `Yes, the crypt`. Come on! Let`s go!” [“Pregunté al guía si no había otra cosa que ver en Catedral, me dijo que si: la cripta. ‘Ah pues, ¡vamos!’.”]

Tras preguntarme ¿por qué estaba yo ahí?, ¿que si era gringa?, ¿que qué hacía?, entré de lleno en la historia de nuestro Beato, de cómo lo conocí siendo yo profesora/coordinadora en el Externado de San José, de cómo impactó mi vida para siempre y de la explosión de la guerra civil tras su asesinato mientras decía Misa cuando le dispararon una bala certera al corazón. No podían disimular el horror y me preguntaron, “Here? At this church?” [“¿Aquí? ¿En esta iglesia?”] Les expliqué que fue en la capilla del Hospitalito donde vivía Monseñor, junto a los cancerosos más pobres del país.

But why did they kill him?” [“Pero, ¿por qué lo mataron?”]

Because he was with the poor. Because he was a ‘teller of the truth’. Because he denounced the injustices that gravely affected the poorest of the poor. Because he called on the government to stop the atrocities and ordered the soldiers not to kill their own brothers…” [“Porque estaba del lado de los pobres. Porque era un ‘hablador de la verdad’. Porque denunciaba las injusticias que afectaban gravemente a los más pobres de los pobres. Porque llamó al gobierno a frenar las atrocidades y ordenó a los soldados de no matar a sus propios hermanos”.] Bueno, a todo esto, ambos parados pegados a la escultura y a Nicko le rodaron unas lágrimas.

[…]

Llegando al final de nuestra conversación, se empezó a acercar la gente que quería fotos con Nicko y este accedió gustosamente, hasta fotografiándose con el guardia y su metralleta. El joven policía estaba feliz.

La Doncella de Hierro (léalo todo, oye)

Ya que estamos, cuando David Bowie…se fue en enero, leí muchísimas cosas sobre él en los periódicos. Cosas lindas. Hay artistas que hacen historia porque son más que sus discos. Porque rompen la cuarta pared y te hablan, te tocan en un punto sumamente sensible y de alguna manera trastocan el rumbo que llevaba tu existencia hasta entonces. Y cuando se junta mucha gente que ha pasado por eso, la historia puede cambiar para mejor. Las cosas que se escribían sobre él tenían que ver con esto. Uno de esos artículos hablaba de cómo la iglesia podía aprender de él, que acogió y dio voz a las personas excluidas (personas LGBTI, para el caso). De todo y todos se puede aprender, va.

Artículos y lecturas, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Imágenes, Música, Memorias y heridas, Personitas, Política, Psicología, Qué ondas aquí

Crédito a quien se lo merece, nada más.

Este es el mejor consejo que recibirá este día: vaya a Spotify, busque Sister Rosetta Tharpe y escuche. Si no, dele play:

 

Lo siguiente fue tomado de aquí:

“Yo inventé el rock and roll. Pero está bien si quiere seguir dándole todo el crédito a Elvis”.

Excepto que Chuck Berry no inventó el rock and roll…

Sister Rosetta Tharpe antecede a Chuck Berry y Little Richard por algunos años.

Dos de los grandes éxitos de Tharpe fueron lanzados alrededor de 1944-45, cuando Chuck Berry se encontraba a) en la cárcel y b) era estudiante de secundaria. Tharpe básicamente descubrió a Little Richard y se hace referencia a ella como la madrina del rock and roll.

Ya que estamos, hablemos entonces de dar crédito a quienes, histórica y erróneamente, se ha creído que no se lo merece. Carol Kaye es una bajista desconocida, a pesar de que, al contrario, muchas de sus melodías son conocidas (e.g. el tema de Misión Imposible):

Algunas personas no pueden enfrentar eso, especialmente algunos hombres. No pueden…quieren pensar que es un hombre el que toca el bajo por el asunto sexual. Pero si escuchás a alguien con bolas, esa soy yo:

Sigamos:

– Cinco mujeres que inventaron la cultura pop y no recibieron crédito (incluyendo a Tharpe).

– Cómo el descubrimiento de una mujer sacudió los fundamentos de geología (“Bruce inicialmente desechó mi interpretación de los perfiles, calificándolos como ‘temas de niña’”)

– El espectacular gol de la mujer que desafía a James Rodríguez y Robie van Persie:

– Hathshepsut, una de las gobernantes más exitosas de la historia…que nadie recuerda (y aquí una breve charla TED-ED sobre ella):

Su éxito es precisamente la razón por la que no la recordamos. Todavía somos ambivalentes frente una mujer al poder. Una mujer que ha tenido éxito automáticamente recibe nuestra desconfianza: asumimos que sólo se preocupará por ella misma y por miembros de su familia, en lugar de tomar decisiones políticas de largo alcance. Un mujer líder ambiciosa es usualmente calumniada en la historia como una mujer seductora, confabuladora, que irreflexivamente hará caer a los hombres a su alrededor.

– Seis científicas que fueron ignoradas debido al sexismo (“estas mujeres cambiaron el mundo con ciencia, lástima que a un hombre le dieron el crédito”).

Las mujeres que mapearon el universo y no recibieron crédito (“Pickering juntó un equipo de mujeres para mapear y clasificar los tipos de estrellas…probablemente nunca has escuchado de ellas. Me pregunto por qué“):

Así inició una era en la historia del Observatorio de Harvard en la que mujeres -más de 80 durante el periodo de Pickering, de 1877 hasta su muerte en 1919- trabajaron para el director, computando y catalogando datos. Algunas de estas mujeres producirían trabajo significativo por su cuenta; algunas obtendrían cierto nivel de fama entre los seguidores de científicas. Pero la mayoría es recordada no individual sino colectivamente, con el apodo “el harem de Pickering”.

– Bomberos mujeres apagan las llamas tras el ataque a Pearl Harbor. Y trabajadoras de la II Guerra Mundial.

– “Judit, quien es ahora la mujer con el ranking más alto y se encuentra en la posición ocho de mejores jugadores del mundo, avanzaría hasta ganar un torneo en 2002 frente al campeón Garry Kasparov, quien había dicho que ‘las mujeres por naturaleza no son jugadoras excepcionales de ajedrez'” – the Grandmaster experiment.

– Doctoras del siglo XIV de la Schola Medica Salernitana.

– Aprovechemos de recordar a Prudencia Ayala. Adiós, Milena mi amiga.

Las chicas buenas se rebelan: cómo las mujeres de Newsweek demandaron a sus jefes por sexismo y cambiaron el lugar de trabajo (oiga, vea Mad Men, es dos que tres).

“Entonces lo primero, regla #1: nadie nos dio nada. Nosotras tuvimos que pelear cada pulgada del camino por cada avance y contra resistencia constante” (fuente)

 

Gerda Lerner (las negritas son mías):

Y para las mujeres, ver al pasado usualmente ha sido doloroso porque lo que aprendemos es una ausencia. Aprendemos que las mujeres no han hecho “esto” y no han hecho “aquello” y que esencialmente, de acuerdo a la visión tradicional, las mujeres han contribuido muy poco a la creación de la sociedad humana, y aun menos a la creación del producto intelectual de la civilización occidental.

Ahora, yo sabía que ese no era el caso. Sabía que eso era falso. He estado trabajando por treinta años en el campo de la Historia de las Mujeres y el hecho es que las mujeres sí tienen una historia, han participando en hacer historia, pero no hemos reconocido eso hasta en tiempos recientes.

Y eso ha creado enormes problemas para la sociedad en conjunto, para hombres y mujeres. Creo que los problemas son que le han dado a las mujeres una impresión totalmente errónea de su conexión al funcionamiento del mundo.

El efecto en los hombres de la omisión de las mujeres ha sido muy malo también, porque los hombres han tenido la impresión de que son mucho más importantes en el mundo de lo que realmente son, y esa no es una buena manera de convertirse en un ser humano. Ha generado ilusiones de grandeza en cada hombre que son injustificadas.

Si usted puede pensar, como hombre, que todo lo grandioso en este mundo y en la civilización fue creado por hombres, entonces naturalmente verá de menos a las mujeres y naturalmente tendrá diferentes aspiraciones para tus hijos que para tus hijas, y no creo que eso es bueno para los hombres tampoco.