RSS

Archivo de la categoría: Gobierno

Cuando uno cree que su propuesta es una gran idea pero realmente no lo es.

Y cuidado, según el mismo diputado, estar en contra de matar le convierte a usted en marero.

 

Aportes desde la confusión.

La Policía masacró en la Finca San Blas:

La Policía afirmó que durante la madrugada del 26 de marzo sus agentes fueron atacados en una finca de San José Villanueva, y que en el “intercambio de disparos” murieron “ocho sujetos miembros de una estructura criminal”. Esa historia es falsa y los hechos reconstruidos por El Faro revelan indicios de ejecuciones sumarias y montajes en la escena de los homicidios.

Pero qué esperar de un país donde sus enfurecidos* ciudadanos honrados (algunos que eventualmente serán víctimas de los abusos institucionales que hoy aplauden) no distinguen entre explicar y exculpar, entre justicia y venganza; y donde se aboga por la sodomía para resolver los problemas sociales:

* Uno está en todo su derecho de enfurecerse por la criminalidad y hacia los criminales, pero…qué diablos, ya lo dije. Este país es la sección de comentarios de Sala Negra.

 

De la marcha por la paz a los “batallones de limpieza”.

Esta semana hemos conocido de la sentencia pronunciada en el caso de Rodrigo Chávez Palacios por el desmembramiento de un empleado de la alcaldía de Santa Tecla. Según los medios, las Fiscalía General de la República modificó el delito original de “homicidio agravado” por el delito de “homicidio simple” lo que conlleva la solicitud de una pena menor para el imputado. Así mismo se supo de la colaboración de Rodrigo Chávez de tal modo que pudo ser sentenciado a 11 años de cárcel, cuando probablemente podría haber recibido hasta 20 o treinta años de cárcel.

…La declaración de “no se puede negociar con delincuentes” es una típica falacia: un tipo de argumento que parece válido, pero no lo es. Las falacias intencionales pretenden manipular, en nuestro caso, la opinión pública. Todavía no he oído a ningún clásico detractor del diálogo comunitario con las pandillas pronunciarse contra la negociación con Chávez Palacios.

…Fue David Escobar Galindo quien, en una publicación del PNUD de 1998 quien dijo que “una sociedad marginadora está creando el mejor almácigo para la violencia”. De haber atendido aquel llamado de atención hace quince años, no estaríamos viviendo la situación actual.

…Cultura de paz es promover el diálogo como mecanismo de solución. Represión y manodurismo no es más que expresión de autoritarismo.

Negociar con delincuentes

Oiga, semanas después de realizar una Marcha por la Paz, gobierno activará “batallones de limpieza” de pandilleros.

Y como dice el buen Víctor, rio revuelto, ganancia de pescadores.

 

Quizás no es marchar ni ir a trabajar.

Ayer se celebró una Marcha por la Vida, la Paz y la Justicia. El más concienzudo contraataque a su realización es que “en lugar de ir a marchar es mejor ir a trabajar porque así el país progresa”. ¿Se dio cuenta que el día anterior a la marcha, y el día anterior a ese, y muchos anteriores la gente efectivamente fue a trabajar y el país no progresó ni cambió radicalmente? Siguieron matando gente, un “ciudadano honrado (marca con mucho esfuerzo se compró su carrito)” le tiró una pedrada a un busero y terminó hiriendo a dos personas que iban en una de las ventanas del bus, etc. Sin contar tanto Hulk que pulula en las calles a causa del tráfico, ese que se hace cuando la gente va y viene A TRABAJAR.

Bajo esa óptica no sé cuál es la definición que se tiene en el país de progreso, pero creer que sólo con apersonarse a su empleo y hacer sus labores va a cambiar lo-que-urge-como-Remberto-cambiar en este país es tenerle demasiada fe al campo laboral.

Cuando la policía nos detiene, protestamos porque en lugar de andar deteniendo a la “Gente Honrada” ellos deberían ir tras los mareros o los delincuentes, cuando en realidad somos nosotros los primeros delincuentes por no respetar las leyes de tránsito.

El problema somos nosotros los salvadoreños.

…también los ciudadanos estamos estancados en una actitud “dinosauria”. Nos resulta muy cómodo pensar que la solución a los problemas del país depende exclusivamente del gobierno. O de que sean “los demás” quienes hagan algo para cambiar las cosas, mientras yo me quedo en el sofá de mi casa, twitteando con amargura sobre mi decepción por el quehacer cotidiano de los políticos.

La renovación necesaria

 

Uno puede ser un empleado ejemplar y seguir siendo un ciudadano bien chueco.

Oiga, y si seguimos retrocediendo en el tiempo a otros días en que la gente fue a trabajar, llegamos a “hace una semana”:

Por si no saben, el día viernes, una mujer se quejó de lesiones dentro de un motel. “Al parecer, la víctima buscó ayuda para que los administradores la auxiliaran pero manifestaron que no podían, luego “la mujer habría escapado semidesnuda por una ventana para librarse del pastor (Carlos Rivas)”.

Sí, era el pastor Rivas que, cual Francisco Flores enfrentando un juicio, se sintió enfermo y logró ser llevado a su casa. (La próxima vez que a usted lo acusen de algo, dígale a la policía que lo lleve a su hogar y esperan juntos y tranquilitos para ver cómo se resuelve todo).

Pero no se angustie por el pastor, su abogado lo defenderá por su “infidelidad responsable

Ruffo Vito y el pastor Carlos Rivas (y LOL, “la víctima es culpable“)

Por cierto, adviértole: la gente que se siente poderosa se cree una inspiración para otras personas. Tenga cuidado a qué gente toma usted por inspiración. Y por cierto(bis), LA INFIDELIDAD ES IRRELEVANTE, LO RELEVANTE ES QUE COMETIÓ UN DELITO. Por favor, cuando piense, póngale esfuerzo. De lo contrario:

Tal parece que el punto acá es la normalización de la infidelidad, de que se puede verguear a las mujeres y de que los hombres somos inocentes víctimas de sus encantos.

#PidoTAI.

Ya le digo: ciudadanos bien chuecos.

 

La responsabilidad moral de matar.

Así escaparon de la Mara Salvatrucha dos jóvenes soldados:

y yo digo: ‘los agarraría así, pero encapuchado’… quizá les doy una gran talegueada, así como salimos nosotros. Ellos se las desquitan, pues, así como hicieron con nosotros, y lo que nos querían hacer…

Ya. Y si vos los agarrás y después ellos se desquitan agarrándote, y después vos te desquitás, y ellos se vuelven a desquitar y vos te volvés a desquitar…toda la razón en no verle fin al problema de las pandillas.

airt3nzsu0znio6wkdez

Pero al respecto, el gobierno ya le dijo a la policía que disparen sin consecuencias. Las respuestas son irracionales, viscerales. Comprensibles, sí, proviniendo de gente (autoridades y civiles por igual) asustada, hastiada y encolerizada. Comprensible pero inaceptable como respuesta permanente, ineficaz como solución.”Una comprensión superficial por parte de la gente de buena voluntad es más frustrante que la falta absoluta de comprensión de la gente de mala voluntad” (MLK). Ya les dijeron que “el barrio abajo se crea desde arriba” (hhhmmm) y otra chorrada de razones que explican las causas de las pandillas y de fenómenos asociados.

Hay algo más. No basta no vivir en un barrio controlado por pandillas para estar seguro. La ciudadanía, la “gente honrada”, se empeña en imponerse sobre el prójimo. Se empeña en usar la violencia -verbal, física, simbólica- para obtener lo que quiere y para castigar a quien no le deja conseguirlo.

Frenar la violencia requerirá de un extenso y sostenido esfuerzo de educación emocional. Mientras tanto, es necesario volver una y otra vez sobre el tema, señalar las formas que adquiere la violencia, cómo se filtra, cómo se naturaliza, cómo nos anestesia.

El genocidio silencioso

Llámese estar por encima del otro, como dice el artículo “Mejor que vos” (mire, ve, ahí encontrará una versión literal de mi persona en modo “pasando iba”). Llámese esa idea que ha surgido últimamente, que para fines de llevarle el concepto a las masas, se ha denominado el Síndrome “Breaking Bad”.

A primera vista muchos nos inclinaríamos a pensar que ese tipo de personas actúan llevados por sus instintos más bajos y su falta de moral, aunque según una investigación realizada por expertos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por sus siglas en inglés), la respuesta sería precisamente la contraria.

En el libro “Virtuous Violence” (Violencia virtuosa), Alan Page Fiske y Tage Shakti Rai sostienen que la mayoría de actos de violencia nacen fruto del deseo de hacer el bien o lo que cada persona en concreto percibe como lo correcto.

Es lo que en la UCLA han bautizado como el “Síndrome de Breaking Bad“, en referencia la exitosa serie de televisión estadounidense.

La conclusión a la que llegaron es que en la mayoría de los casos, sin importar el contexto social o cultural, cuando alguien comete un acto de violencia física lo hace con el convencimiento de que no sólo es correcto, sino también necesario.

Así, según los investigadores, cuando una persona ataca a otra lo puede hacer motivado por la voluntad de que ese individuo pague por alguna maldad que ha cometido, real o percibida.

También se puede querer enseñar una lección, inculcar obediencia o modificar una relación que el que lleva a cabo ese acto de violencia cree no se puede cambiar de otra manera.

En su libro, Fiske y Rai ponen el ejemplo de personas que maltratan a sus hijos o a sus parejas, quienes erróneamente suelen estar convencidos de que están haciendo lo correcto para situar los vínculos que mantienen con sus víctimas en el lugar que consideran adecuado.

[…]

Fiske cree que la analogía de “Breaking Bad” funciona bien con sus estudio, porque al principio de la serie “el protagonista cree que tiene una responsabilidad moral para con su familia que es más importante que los estándares morales de la sociedad”.

más breve:

También está surgiendo una línea de investigación que ha encontrado que la mayoría de la violencia surge de la moralidad, no de la falta de ella: “a través de las culturas y la historia, generalmente hay un motivo para dañar o matar: las personas son violentas porque sienten que es lo correcto. Se sienten moralmente obligadas a hacerlo” (ver el libro Virtuous Violence).

Aun quien ha tenido la suerte de no ser violentado por miembros de una pandilla, seguro en más de una ocasión se ha sentido violentado por alguien que no lo es. No importa si sigue las reglas de convivencia o no las sigue, las consecuencias de seguirlas o no son inciertas.

Atacar a otra persona, culpabilizar y criticar duramente a otro, todo viene del mismo lugar: el intento de quien hace esto para descargar algunos de sus propios malos sentimientos sobre vos. Al poner el énfasis en vos, y lo que piensan que hiciste mal, pueden alejar el foco de atención de sí mismos y sus propios defectos de carácter. Pero también pueden disminuirte, elevándose a sí mismos a una posición de poder. Y las personas que intentan ganar poder de esta manera – a través de la disminución de los demás – lo hacen porque no se sienten poderosos en sus propias vidas, y la única reconciliación es tratar de controlar a los demás.

Fuente

Comprensible también. La incertidumbre, sobre todo ante algo tan esencial como “volver con vida a su casa”, roba agencia, roba poder. Una persona sin poder puede paralizarse en posición fetal o volverse insufrible y armar un circo (e.g.) tratando de demostrar que no le falta lo que le falta. El Salvador es lo segundo. Y entonces, finalmente, matar está bien. Es necesario, es lo correcto, es lo que hay que hacer. Pregúntele a un pandillero y a un ciudadano común, piensan igual: es lo correcto matar a quien te está jodiendo.

airt3nzsu0znio6wkdez

 

Acusado rico, acusado pobre.

Robert H. Richards IV, heredero de la fortuna de du Pont, fue declarado culpable de abusar sexualmente de su propio hijo. Justificando su decisión de poner a Richards en libertad condicional, el juez señaló que el adinerado acusado “no estaría bien en la cárcel.” Unos meses antes, un adolescente pudiente de Texas fue condenado por matar a cuatro personas mientras conducía ebrio, y también fue sentenciado a libertad condicional en lugar de prisión. Su abogado utilizó con éxito la defensa “afluenza“, argumentando que su cliente no era plenamente responsable de sus actos debido a su educación privilegiada. Mientras que las amonestaciones menores que recibieron estos acusados ricos provocaron la indignación pública, la mayoría de los estadounidenses son impasibles ante el hecho de que los acusados pobres soportan de manera desproporcionada el peso de las sanciones penales.
[…] Nuestra capacidad de mantener múltiples puntos de vista acerca del sistema jurídico explica por qué podemos llegar a indignarnos sobre las decisiones específicas de sentencias basadas en la clase [social del acusado], sin dejar de sentirnos complacidos por la discriminación sistemática contra los acusados pobres y pertenecientes a minorías.

Acusado rico, acusado pobre

Hospitales privados, arresto domiciliar (concedido, como un deseo)…Gracias a esa capacidad de disociación, los castigos para los criminales pudientes terminan siendo recompensas, o cuando menos, tremendos premios de consolación.

 

Sexismo y erecciones en segunda vuelta (bonus track: La Cumbia del Morenazi).

“We must not forget…the General Erection”
John Lennon

El diputado en cuestión no me simpatiza, por decirlo de manera amable. Pero me simpatiza menos la lógica de macho que subyace a llamarlo mujer. De paso, a’pues gracias que tiene en tan alta estima a “las féminas”.

ws

He aquí al ilustre alcalde de una de las ciudades más importantes de El Salvador, convocando a erecciones.

dontony

Aparte de revestir en estereotipia femenina a los candidatos (coquetas, “ofrecidas”, ¿tengo que explicarlo?), la forma de escribir de quienes hacen estas cosas es otro dickslap.

Hay otra caricatura donde Sánchez Cerén y Quijano le llevan serenata a Tony Saca. Mire, sí me pareció chistoso, y no falto de verdad porque así se rebuscan para la segunda vuelta…pero qué ondas con llevarse de encuentro a un género una y otra vez (pero no siempre). Mala costumbre la de mucha gente, de feminizar a los candidatos que se quedaron en primera vuelta para transmitir que se andan “ofreciendo” o que están esperando a que otro partido político los conquiste (hablando de falta de agencia, se insiste tanto en la pasividad femenina que se llega a decir que una botella de cerveza le hizo el amor a una mujer. Usted sabrá que la explicación correcta es que la mujer se masturbó con la botella. Que tampoco es algo de lo que yo me enorgullecería de presentar como noticia en mi periódico, pero dado que alguien tuvo el criterio para hacerlo, que sirva de mal ejemplo).

Bonus track: “ay, nooooo, qué indios“, frase que constituye la intro a La Cumbia del Morenazi. ¡Qué vergüenza que los gobernantes salvadoreños se vean como salvadoreños! ¡Susanitas del mundo, uníos!

Esta pareja

Me reconfortan algunos de los comentarios, nomás porque llevan la contraria a la aberración cognitiva que es esta imagen y su texto. Cierto es que el caballero requiere con urgencia una pulida en el módulo mental que aloja ideas como el de “chambrerío de viejas”; otra cosa es que haya gente que despliegue sin pudor su racismo/Altamiranismo y alucine que con ello está dando un argumento digno de aplauso. Tangentes: (1) ¿El “ya que” es muletilla en el discurso jalvadoreño? Así, en general, pregunto ya que tengo esa impresión. (2) El cargo de Primera Dama es un chiste. Esto se vuelve más notable cuando se habla de “Primer Damo”.

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 65 seguidores