Artículos y lecturas, Azul y blanco, Gen & sex, Memorias y heridas, Personitas

Antonia Navarro, la primera mujer en obtener un título universitario en El Salvador

Alguien que me quiere mucho me regaló “Mujeres en público. El debate sobre la educación femenina entre 1871 y 1889” (UCA Editores, 2014), de Olga Vásquez Monzón. Heme aquí haciendo eco de la primera mujer que se destaca en este libro.

En 1889, Antonia Navarro se convirtió en la primera mujer en obtener un grado universitario en El Salvador, en la Universidad Nacional. Fue también la primera mujer en graduarse como ingeniera en Iberoamérica. Tenía 19 años(!) y en su tesis:

[Navarro] notó que los textos escritos en el extranjero exponían los fenómenos astronómicos bajo un punto de vista que no correspondía a la posición geográfica de El Salvador [señalando que] si el profesor no tiene especial cuidado, el alumno adquiere ideas que después no corresponden con la observación.

Su graduación se celebró con un bailongo, como bien aconseja la academia. El Presidente de la República, el General Francisco Menéndez le dedicó un concierto.

Olga Vásquez cita distintas fuentes que reconocían la importancia de la titulación de Navarro. El director de un periódico nacional sostuvo que este evento era la derrota de quienes creían que “la hermosa criatura del Supremo Hacedor no debe traspasar los lindes de la familia para lucir sus dotes en la región ilimitada de la ciencia” (p. 20). Otro maitrito, en una publicación en Nueva York, celebra que “los Gobiernos se inspiran en el credo moderno y abren al bello sexo las puertas de las universidades” (p. 25). Hermosa criatura. Sexo bello. Lo traigo a colación porque este modo de pensar persiste en demasiadas cabezas. Lo que siento al leer esas líneas debe ser lo que siente el agua cuando le llaman “el vital líquido”.

Breaking News: Hombrecitos interpretan el éxito de una mujer como amenaza personal (imagen tomada del blog quepasaelsalvador).

Al leer sobre logros como el de Navarro, uno se siente tentado a decir que “esa es la actitud” y que más mujeres hubieran “salido adelante” si se hubieran empeñado tanto como ella. Pues, empecemos por que junto a Navarro había otra mujer en la Universidad Nacional, Concepción Mendoza, quien estudiaba Medicina:

Su presencia en la facultad escandalizó a la sociedad salvadoreña llegando al punto de presentar tantas dificultades y problemas en el seno de la Escuela de Medicina que hicieron que Mendoza abandonara los estudios (p. 21).

Es bien cómodo animar a la gente a que le meta ganas. Miren este ejemplo y síganlo, si se quedan de ignorantes es porque quieren. Uno, efectivamente, tiene que esforzarse para lograr sus metas, pero tampoco hay que actuar como que Mendoza y tantas mujeres que no pudieron acceder a la educación se quedaron atrás por alguna falla de carácter (*inserte aquí otros grupos sociales y condiciones de desigualdad en el presente*).

La sociedad sabe bien cómo mantener a cada persona “en el lugar que le corresponde” y es comprensible que tanta presión haga desistir a alguien de ir contracorriente. Además, la gente tiene una habilidad medio perversa para redefinir criterios de éxito y mérito en aras de justificar la discriminación. Sí, una institución universitaria tan amablemente le abrió las puertas a algunas mujeres. Esto no garantizaba que el resto de la sociedad estuviera de acuerdo con que hubiesen abierto esas puertas.

Destacar ejemplos de mujeres pioneras sirve poco si no va de la mano con la comprensión del entorno que las volvió excepciones a la norma. A pensar en eso y en cómo nosotros mismos contribuimos a esos entornos sí hay que meterle ganas, mire ve.

Y como nunca podemos tener cosas bonitas, Navarro falleció en diciembre de 1891, a los 21 años.

Más información:
* Antonia Navarro Huezo Primera centroamericana en alcanzar titulo universitario.
* “La ‘luna de las mieses’, estudiada por la científicaSV Dra. Antonia Navarro Huezo“.
* Antonia Navarro, la mujer del presente.
* Hablando de mujeres en la academia, yaaasss psicología: Psicólogas eminentes de la era moderna (recomiendo la parte 4 sobre Brenda Milner, la madre de la neuropsicología, quien sigue trabajando a sus 100 años) + un texto escrito por Leticia Calderón, la primera mujer que se graduó de psicóloga en El Salvador en los 1960s.

 

Anuncios
Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Enlaces, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Imágenes, Psicología, Reino animal

La biología no es el fin de la discusión sino el comienzo: qué dicen las ciencias sobre sexo y género

[Publicado primero en Psicoloquio]
[Nota semi-relacionada con las “prueba biológica del sexo” mencionadas abajo: a una joven le realizaron pruebas médicas para determinar su edad. No creerás lo que pasó después]

Recientemente, algunos sectores de la sociedad han reforzado la posición de que el sexo es biológico y binario, el género es reflejo del sexo; solo hay hombre y mujer y eso lo respalda la biología. Traer a colación la biología se piensa como el equivalente a “lo dice la ciencia”, pero las ciencias que abordan el sexo y el género son múltiples, y hasta el momento todas coinciden en un punto: el sexo y el género no son categorías discretas, mucho menos dicotómicas, y la biología no es el fin de la discusión sino el inicio.

“El sexo y el género permea casi todo aspecto de nuestras vidas. Cada vez que usamos un baño público, compramos ropa, llenamos un formulario, insistentemente se nos recuerda que debemos ser masculino o femenino, hombres o mujeres, niños o niñas. Aún las cosas que aparentemente no tienen nada que ver con sexo o género—qué comemos, por ejemplo, o los libros que leemos—con frecuencia nos los venden como si fueran necesariamente femeninos o masculinos.

Visualizando el sexo como un espectro (en inglés)

En el día a día, entendemos el sexo como algo biológico, y el género como una construcción de nuestro entorno social. Sin embargo, desde distintos campos del conocimiento se reconoce que estas distinciones se quedan cortas. Lo que concebimos como sexo, femenino y masculino, proviene en buena medida de lo que asociamos a cada adjetivo: los gametos más pequeños son masculinos, los más grandes son femeninos. Ciertos estados cromosómicos, hormonales, gonadales y genéticos se categorizan como masculinos o femeninos. De los números 1, 4, 7, 12, ¿Cuáles son masculinos y cuáles femeninos? Una investigación encontró que, a través de distintas culturas, los números impares son vistos como masculinos y los pares como femeninos:

El poder de un estímulo numérico lógicamente irrelevante para evocar masculinidad o feminidad refleja la omnipresencia del género como un soporte social para generar compresión de conceptos abstractos.

¿Los números tienen género?

El libro Evolution’s rainbow, escrito por una ecologista, presenta una revisión extensa de la compleja interacción entre genes, cromosomas, hormonas, y anatomía, que ocurre no solo en humanos sino en otras especies del reino animal; esta interacción resulta en innumerables formas en las que el sexo se manifiesta en un individuo. Por ejemplo, en algunas especies, características como la apariencia y el tamaño, y no las gónadas que posee, dan información sobre el rol y comportamientos de un individuo dentro de su estructura social. De modo que género -al menos en seres humanos- puede entenderse como la expresión personal de la identidad sexual dentro de una cultura específica.

(Por otro lado, es opinión de los miembros del Equipo Psicoloquio que leyeron este libro que algunas propuestas e interpretaciones desarrolladas en el texto no son del todo convincentes. Aun más, a pesar de la diversidad que el libro promueve, quienes lo lean se encontrarán con una dosis de anti-bisexualidad)

Pero mucho puede ocurrir en el camino de ser embrión a ser persona. A veces la fusión del huevo y el esperma resulta diferente. La gente puede ser XXX, XXY, o XYY sin ninguna indicación fisiológica. La gente puede tener células XX y células XY. A veces una persona puede ser XX pero tener fisionomía “masculina”, o al revés. A veces, al ritmo de uno en cien, un bebé nace con genitales sobre los que la gente en el quirófano no puede ponerse de acuerdo. En algunos casos, médicos realizan cirugía en esos bebés para asignarles un sexo, y el sexo no siempre está en línea con cómo la persona se ve a sí misma en la adultez. ¡El cromosoma X tiene genes para generar esperma! Un gen llamado SRY gatilla un complejo camino del desarrollo que usualmente lleva a que la persona sea masculina, ¡pero no siempre! Todos los tipos de diferencias sexuales nominales —tamaño de varias regiones del cerebro, niveles hormonales, desarrollo socioemocional, personalidad, tendencias—se trabajan como promedios y se desmoronan bajo una investigación estadística más cuidadosa. Básicamente, ya nadie en las ciencias que sabe algo sobre estos temas reconoce la idea del “género binario” estricto.

El plan de Trump de redefinir el género no tiene sentido científico (en inglés)

Para complementar, aquí un estudio de caso de un hombre cuyos cromosomas son XX, y aquí otro similar. 

La revista Nature explica en términos sencillos este paso del desarrollo sexual embrionario a ser persona (incluye una mención al gen SRY, que está ausente en los casos de hombres con cromosomas XX, justamente porque ese gen está en el cromosoma Y). Casos como el de una mujer embarazada que descubrió que era cromosómicamente masculina, o de un hombre de 70 años a quien se le descubrió que nació con una matriz, pueden ser estadísticamente infrecuentes, pero nada más que eso. Se estima que una de cada 100 personas tiene alguna forma de estas condiciones intersexuales. Personas a quienes actualmente llamamos transgénero han existido a lo largo de la historia, en todas las culturas, y algunas son hasta madrinas de la música electrónica.

El género, por otro lado, se suele definir como un constructo social, el ser hombre o mujer y los roles y expectativas que cada una de esas categorías conlleva. El género es un poco más que eso. Como se define en este artículo de The Lancet, el género es una experiencia personal; es la identidad propia percibida como hombre, mujer, una mezcla de ambos, u otra categoría para la que aún estamos buscando palabras. El género es un sentido esencial de identidad, es un instrumento para organizar el mundo social, y una manera de responder necesidades y/o expresar valores.

Estudios del desarrollo de la identidad de género en la niñez involucran observar los comportamientos de niños y niñas con respecto a sí mismos y a los demás. Las preferencias de un niño o niña en ropa, comportamientos, juguetes y compañeros de juego que se ajusten a su propio género se observa desde alrededor de los tres años. Sin embargo, el sexo-género asumido de un feto, según los genitales que presenta en la ultrasonografía, estimula a la gente a imponer una serie de roles y expectativas sobre personas que ni siquiera han nacido. Una de las manifestaciones más notables de esta imposición de expectativas son las fiestas de revelación de género, “gender-reveal parties“, rituales comunitarios que reafirman ideales de género y que gestionan la ansiedad (de los adultos) por apegarse a estos ideales.

En una investigación longitudinal sobre desarrollo de la identidad de género que continúa hasta la fecha, Olson y colaboradores encontraron que el desarrollo de la identidad de género sigue el mismo patrón para niñez de género típico y niñez que expresa ser de un género distinto al asignado, por ejemplo, una niña que se identifica como un niño; este segundo grupo son niños y niñas que han transicionado socialmente, que adoptan nombres, pronombres, y apariencia acordes a su género expresado. Es decir, una niña transgénero tienden a mostrar preferencias de género similares a las de una niña no-transgénero (a modo de ilustración, recomendamos leer la edición de National Geographic de enero de 2017).

La identidad de género que expresan niños y niñas -sean de género típico o hayan transicionado socialmente- no solo se manifiesta desde alrededor de los tres años, sino que parece ser independiente de la crianza y de las expectativas impuestas por el entorno social de la persona. En otras palabras, ni la más viril gender-reveal party garantizará que un feto de sexo masculino desarrolle la identidad de género de un hombre. Esto puede resonar como esencialismo de género, “ser hombre/mujer y que te guste el azul/rosado y los carros/muñecas es innato” y ante la tentación de caer en el simplismo de cerebro masculino-cerebro femenino, recomendamos leer el libro Delusions of gender, o al menos esta explicación sobre la conexión entre hormonas y comportamiento. El meollo del asunto es que en la identidad de género entran en juego tanto mecanismos biológicos como del entorno, y aún no está claro qué tanto funcionan por separado y en conjunto.

Investigaciones, abarcando desde la genética y endocrinología hasta leyes y psicología, muestran que la identidad de género tienen bases biológicas. Esta no es una idea nueva: todo aspecto subjetivo, psicológico, tiene correlatos físicos, usualmente neuronales. Ocurre que los genitales no son el correlato más importante de la identidad de género, no para todo el mundo. Por ello, es posible que una persona que exprese una identidad de género de hombre tenga características físicas femeninas (senos, matriz, cromosomas XX), y una persona que exprese una identidad de género de mujer puede tener características físicas masculinas (pene y testículos, el gen SRY). Es estadísticamente atípico, pero biológicamente probable y socialmente inocuo. El sexo y género como un espectro, no como dicotomía, es la realidad científica que debería informar políticas y acciones de justicia social.

Las políticas usan una variedad de definiciones de género y sexo, y no hay una manera científica de definir sexo, lo que significa que no hay manera de “entender el sexo correctamente” para definir a hombres y mujeres (Cruz, 2010). Ciertamente, científicos y profesionales legales reconocen que la identidad de género y el reconocimiento legal son más importantes que el sexo para ejecutar políticas en la mayoría de casos (Stirnitzke, 2011).

Muchas áreas algunas vez segregadas por sexo y género ya no lo están, incluyendo escuelas, lugares de trabajo, gimnasios, clubes, bares y (algunas) instituciones religiosas. Por tanto, uno podría cuestionar el uso de la biología para la continua segregación por sexo y género, porque la biología no apoya un binario de género y, en su lugar, destaca que el sexo es multifacético. Las políticas basadas en la biociencia deben reflejar una ciencia que es rigurosa, actualizada y que refleja el rol de la biología en relación a otros factores sociales.

Género biológico, sexo y políticas públicas (en inglés) 

El espectro del sexo está explicado en términos sencillos en una publicación de la revista Nature (ver cuadro The sex spectrum). La revista Scientific American, por su parte, publicó recientemente un gráfico que permite visualizar las posibles combinaciones de genes, hormonas, cromosomas, y características sexuales primarias y secundarias que resultan en lo que llamamos sexo y a veces género:

Gráfico publicado en la edición de Septiembre de 2018 de Scientific American. / Crédito: Pitch Interactive y Amanda Montañez

Por último, hay que recordar que el prejuicio, por ejemplo hacia las minorías sexuales y de género, suele justificarse de maneras que son superficialmente plausibles. Cuando las justificaciones religiosas (“la Biblia lo dice”) ya no son suficientes, surgen las justificaciones seculares y “científicas”, las que apelan a ideologías dañinas por un lado, y a la biología por otro, como razones últimas para perpetuar la visión de Otros como inferiores y peligrosos. Es importante no solo buscar la información adecuada, sino también examinar las ansiedades propias y nuestra sensación de amenaza ante quienes cuestionan lo que creíamos que es natural.

Así que si la ley requiere que una persona sea hombre o mujer, ¿ese sexo debería ser asignado por la anatomía, las hormonas, las células, o los cromosomas, y qué debería hacerse si hay un conflicto entre ellas? “Mi impresión es que, dado que no hay un único parámetro biológico que predomine sobre cualquier otro parámetro, al final del día, la identidad de género parece ser el parámetro más razonable” […]. En otras palabras, si usted quiere saber si una persona es hombre o mujer, es mejor que solo se lo pregunte.

Sexo redefinido (en inglés)

De todos los días, Gen & sex, Jue!, Personitas, Qué ondas aquí

Recomendaciones de películas con temas LGBTI+ – Addendum

Seguimiento a algunos puntos de esta entrada:

1. Tenía pendiente ver Blue is the warmest color, la primera película de la lista. Comencé a verla pero a medio camino me generó una hueva descomunal y no la terminé.

2. Sí fui a ver The Happy Prince, la película sobre los últimos años de Oscar Wilde. El Príncipe Feliz es de los primeros cuentos que recuerdo haber conocido y lo recuerdo porque hacía que me doliera el corazón. La historia que se cuenta en la película, como señala el título, está conectada con ese cuento. Ahí va mi corazoncito desgarrándose otra vez, ya no solo por tristeza, también por rabia. Recomiéndola.

3. En la lista de películas con protagonistas trans mencioné Boy meets girl. Hace poco encontré un artículo que señala un aspecto de los protagonistas que yo no había visto, que tiene que ver con cómo se desarrolla un personaje trans desde una mirada cis (no trans, pues). Puede que este aspecto sea un spoiler, entonces mejor vea la película, luego lea el comentario y después hablamos.

4. Everybody’s talking about Jamie. No está en la lista que hice pero es un musical que vi hace unos meses:

La historia de Jamie ocurre en la ciudad donde vivo (por el momento…pero represent!) y cuando fui al cine a ver la proyección del musical, porque pasan obras de teatro en los cines <3, encontré un anuncio en el que buscaban extras para la versión cinematográfica. Puede que de aquí a unos años salga la película, y aunque no sé qué tanto refleje la fuente original, considere esto mi pre-recomendación basada en la obra teatral.

Por último, en temas relacionados, este es el mes de la visibilidad bisexual. Busque a su bisexual local desenclosetado para darle extra amor, y aproveche de actualizar sus conocimientos y actitudes sobre sexualidad; la vida de alguien a quien usted quiere mucho podría mejorar por ello.

Gen & sex, Imágenes, Jue!

Rainbow town

Hace muchos años, por gracia de un blog más antiguo que este(!), encontré a alguien a quien conocí en persona hasta ayer. En esos tiempos jamás habría pensado que viviríamos en el mismo país, pero ya que estamos en esas, me invitó al Pride de su ciudad. Es el segundo Pride más grande del país, después del de Londres.

Más que una marcha limitada a una ruta y a un parque, ocurrió que toda la ciudad estaba tapizada con los colores del arcoíris. Me bajé del tren entre una oleada de gente que llegaba para Pride, y desde entonces no paré de ver personas, parejas y familias de todas las combinaciones posibles en términos de sexo, género y vestimentas. En cada calle por la que pasaba había fiesta, sobre todo en las más cercanas a la playa, y en la playa misma.

Mi cara todo el día:

IMG_1154

Después de ver un pedazo de la marcha, porque era masiva y hacía mucho sol, mi amiga y yo nos fuimos a la playa y compartimos perímetro con una pareja de cheros, que estaban ahí frolicking porque no lograron tickets para ver a Britney Spears. Ese fue el nivelón de este Pride, incluía un concierto de Britney, bitch.

IMG_5553

IMG_5557

IMG_1079

IMG_5581

El Bus Oficial de Futbolistas Gay iba vacío. Al principio saca una sonrisa pero no es un chiste (véase también: Justin Fashanu).

Mi amiga me contó que en el hotel a la par del de la foto arriba, le tiraron una bomba a Margaret Thatcher. En notas más alegres, mi amiga también me contó que vio en vivo a Ziggy Stardust. Mi reacción:

IMG_1155

Me pasa que algunas cosas que he escrito/garabateado, y que usted no ha leído (todavía), terminan materializándose en la vida real. Como ayer, que terminé sentada en la arena sobre mi bandera tricolor, solo que yo le estaba tomando fotos a mi amiga en estado zen, a las gaviotas y a la balsita salvavidas:

IMG_1164

También vi mi primer Banksy en vivo:

IMG_5619

Pero parece que toda la mariquez que reinó a mi alrededor ese día tenía un precio. El inicio y el final de mi viaje estuvieron plagados por ese flagelo de la sociedad que son los Hombres Blancos Que Creen Que Solo Ellos Importan. Lo vuadejar en inglés porque así lo escribí, recapitulándole a alguien que no habla español, y me da hueva traducirlo. Si no habla inglés, aquí y aquí está la versión corta. Y yo no tengo cara de Stacey.

The first annoying entitled white dudebro appeared at the train station, as early as 5:20 am, calling me “Stacey” *and* “Sharon”, and opening his arms for a hug. I said “nope, sorry” politely and he left me alone. Then I cringed when I noticed he and one of his mates, and no-bo-dy-else went on the same coach as me. They both sat in First Class, I was in a standard seat. They left a few minutes later as the Stacey Sharon guy talked to me again, warning me that First Class was rubbish and there was no need to pay extra for that. Then they both left, thankfully.

***

The London train back home was chaotic. Four dudebros were at the table that had my seat. The response of the one in my seat when I pointed that out was something like “I’m not having a good day, am I”. Asshole. But I’m stupid, so I said he could stay there and I could seat nearby if no one else claimed my new seat. Well, of course someone claimed it, which I knew would happen because I CAN READ THE SIGN THAT SAYS THIS SEAT IS RESERVED, but at least the fucker accepted to go away after that, without aiming his drama at me.

I almost gave up my seat because I’m stupid, but also because I had no interest in sharing a table with three dudebros. I heard one ask “is this really her seat?”, but unfortunately I’m no good at confrontations, and yes, it was my seat. They didn’t bother me, but one of them was engaged with fighting with his girlfriend over text message, and their semantic field suggested they were not the kind to respect women as people.

I just read my book, and eventually put on my headphones and doodled a skull, which reflected my frustration over a train journey ruined. I was hoping I’d get some peaceful time, with music, my notebook and a coffee, to collect my thoughts after a beautiful day. Instead I got a burping bro, who also put his feet on the seat next to me when his mate got up.

I have to repeat that they didn’t bother me, only because I’m relieved about that. Afterwards, I could think of many ways I could have reacted differently to the jerk on my seat, beginning by removing “sorry” from my vocabulary, but maybe not reacting on time saved me some trouble. It sucks to have this as a consolation, but also, there seemed to be no train staff around (no one even checked the tickets) in case anything happened.

When I got to the city, there was a long line to catch a cab, and no cabs. Another group of brodudes, who looked like how the ones from the train will look in 30 years, were growing restless behind me, and seemed ready to steal the next cab that came along. They yelled very rude things at an obese man who took a cab first BECAUSE HE WAS IN LINE FIRST. They insulted a guy who was before me because how one dares to use “one cab for one person”.

I was ready to throw a kick if the one who was the leader jumped in front of me to take my cab. Instead, he touched my side, ugh, I felt his fingers brushing against the side of my stomach, and asked me something I did not understand, but I looked down on him (I was slightly taller than him and I tried to emphasize that), said “YES” in a deep voice, and hopped on quickly.

Again, I can think of many ways in which I could have responded to those assholes, and ways in which things could have gone wrong with them. But let’s not think of that, OK? Fucking entitled white males, they are trash indeed. I was super happy after my day at Brighton, and I’m glad it left me in a solid mood, so at least when I got home I was still smiling and thinking of the good times I’d had, and mostly relieved I’d left all the dudebros behind.

See ya never, grandísimos cerotes.

IMG_1140

***Más fotos.

Gen & sex, Personitas, Psicología

Recomendaciones de películas con temas LGBTI+

Hoy que es el Día Internacional del Orgullo LGBT+, y aprovechando que mi modus vivendi incluye examinar la representación LGBT+ en obras de ficción, tráigole algunas recomendaciones al respecto. Hace ratos quería hacerlo pero la entrada no pasaba de borrador.

Hoy que la revista Factum publicó una lista de 16 películas para celebrar las siglas LGBT+ (algunas que me quedan de tarea y otras que yo dejaría fuera de una lista de esta naturaleza), pienso que ya debería sacar la mía, aunque me dé rasquín lo poco exhaustiva que es. Aparte que no tiene nada que represente el signo más que sigue a la T. Voy a tomar prestada la idea de esa lista, ir letra por letra, para ordenar las recomendaciones. Las sinopsis vienen del sitio IMDB porque de verdad tengo otras cosas que hacer.

Mire, por mi ubicación actual, casi todo está en inglés y sin subtítulos. Va’pasar a disculpar pero, francamente, con este post ya le hice buena parte del trabajo. Le toca a usted hacer el resto, que es buscar y ver estas películas, y revisar sus actitudes hacia las personas como las que se retratan en ellas.

Lesbian

Blue is the warmest color
Imdb: La vida de Adèle’s cambia cuando conoce a Emma, una joven mujer de cabello azul que le permitirá descubrir el deseo y reafirmarse a sí misma como mujer y como adulta.

Carol
Imdb: Una aspirante a fotógrafa establece una relación íntima con una mujer mayor en New York en los 1950s. 

Gay (de esta categoría hay películas hasta para regalar)

Handsome devil
ImdbNed y Conor son forzados a compartir dormitorio en su internado. El estudiante solitario y el atleta estrella en esta escuela loca por el rugby forman una amistad inverosímil que será puesta a prueba por las autoridades.

Moonlight
Imdb: Una crónica de la niñez, adolescencia y adultez de un joven gay afroamericano que crece en un hostil barrio de Miami.

Pride
ImdbActivistas gay del Reino Unido trabajan para ayudar a una comunidad minera durante la prolongada huelga del Sindicato Nacional de Mineros en el verano de 1984.

* A esta película le tengo mucho afecto porque además de ser hermosa, fue mi puerta de entrada al doctorado y a este país; mi primer estudio tuvo que ver con esta película. La película se toma sus licencias pero sí está basada en una historia real y Gay’s the word sigue en pie. Y algo bonito de la gente británica es su larga historia de solidaridad con diversas luchas sociales.

 

Bisexual
Esta es mi categoría favorita (*wink*) pero también es difícil de definir en ficción, a menos que se señale explícitamente que el personaje es bisexual. La bisexualidad suele ser mostrada como sinónimo de promiscuidad y desenfreno, o simplemente invisibilizada. Lo usual es que si un personaje tiene una pareja de otro género, y luego tiene una pareja de su mismo género, se dice que ese personaje “se volvió gay”. No haga eso.

Se lo pongo en muñequitos: Si el personaje tiene un interés genuino por personas de distinto género de su mismo género (aunque no ocurran simultáneamente), el personaje es bisexual. Y la persona en la vida real también, pues. Bajo este criterio, yo pondría a Brokeback Mountain y Call me by your name en la categoría bisexual, aun si quienes las crearon dijeron “es que de repente este socio se vuelve gay”. Ambas se piensan como películas que retratan a hombres gay, pero algunos de sus protagonistas también demuestran deseo y atracción por mujeres en términos genuinos y no porque sea “lo que deberían sentir”.

Appropriate behavior
Imdb: Shirin está luchando por ser la hija Persa, correctamente bisexual y joven habitante de Brooklyn ideal, pero falla miserablemente en su intento por ajustarse a todas sus identidades. Existir sin un cliché al cual aferrarse puede ser una experiencia solitaria.

The Happy Prince
Imdb: La historia no contada de los últimos días en los tiempos trágicos de Oscar Wilde, una persona que observa sus propios fallos con distancia irónica, y se refiere a las dificultades en su vida con desapego y humor.

* Casi pongo esta película en la categoría gay pero, hasta donde he visto, Oscar Wilde era bisexual. Voy a ver esta película la próxima semana *tira confetti*.

Transgénero

Dice CN Lester en Trans like me que las narrativas con personas trans terminan siendo una explotación del sufrimiento. En general, las historias con temáticas LGBT+ traen una tragedia asociada y se retratan con un morbo insufrible. CN Lester menciona como ejemplo en su libro la película The Danish Girl, que es poco fiel a la historia real que dice retratar con tal de llegar a la moraleja de siempre: “Lily paga el precio último por tratar de ir contra la naturaleza…¿Pero no fue valiente de su parte intentarlo?” (p. 142).

Mi consejo es que no use personajes trans interpretados por personas cis como punto de referencia sobre experiencias trans. Primero, actores cis haciendo de persona trans refuerzan la idea de que ser transgénero es algo artificial, un engaño, una actuación, especialmente cuando se habla de mujeres trans. Jen Richards, actriz, mujer trans y a quien menciono más abajo, audicionó para el papel de mujer trans en Anything. La rechazaron porque “no se veía lo suficientemente trans”. ¿Qué es, entonces, lo que buscaban los productores de esta película? Ahí le queda de tarea.

En la lista que enlazo al inicio de este post se menciona Tangerine y sí, véala. Por otro lado, una historia es una historia y usted puede ver lo que quiera, pero si su propósito es comprender mejor las diversas experiencias de personas trans (un propósito loable, le digo), aléjese de La piel que habito.

Breakfast on Pluto
Imdb:
En los 1970s, una joven mujer trans, Patrick “Kitten” Braden, crece al abandonar su pueblo irlandés para ir a Londres, en parte buscando a su madre y en parte porque su identidad de género es incomprensible para los habitantes de su pueblo.

* Bueno, a Kitten (Pussy, Patrick “Pussy” Braden en el libro homónimo, pero ya ve cómo es la mara) la interpreta un actor cis, pero por cómo se concibe el personaje, mi opinión experta es que la soca. El libro es bueno pero creo que la película relata mejor la historia.

Boy meets girl
Imdb: Boy Meets Girl es una comedia romántica divertida, tierna y sexo-positiva que explora lo que significa ser un hombre o una mujer real, y lo importante que es vivir una vida con valentía sin dejar que el miedo se interponga al perseguir tus sueños.

* La protagonista es una joven trans. En esta película no hay morbo, violencia extrema, ni martirio de la protagonista. Es una niña y está creciendo, con los problemas propios de adolescentes y con algunos agregados por ser trans, pero esencialmente la gente a su alrededor la quiere y la apoya. ¿Tan difícil es eso, men?

Una mujer fantástica
Imdb: Marina, una mujer transgénero que trabaja como mesera y es cantante en una club nocturno, se ve abrumada por la muerte de su novio, un hombre mayor.

*Daniela Vega es amor. Esta película, dentro del descorazonador drama que retrata, tampoco cae en el morbo. Viera cómo cambia la mirada hacia personas trans cuando se involucran personas trans en la elaboración de la historia. Esta película ganó para Chile el Óscar por Mejor Película Extranjera este año, y ni así le quieren dar a Daniela Vega un pasaporte con su nombre.

Hedwig and the angry inch.
Imdb: Una chica punk-rock transgénero de Berlín del Este está de gira por Estados Unidos mientras cuenta la historia de su vida y sigue a su ex amante/compañero de banda que robó sus canciones.

*En la lista de Factum mencionan The Rocky Horror Picture Show, que es maravillosa. Vaya a verla y gócela pero que no sea su fuente de referencia sobre temas trans (y bisexualidad), excepto si tiene que ver con ostentar tacones, medias y corsets, lo cual yo apoyo. Hay una versión reciente de Rocky Horror con Laverne Cox, la actriz trans de Orange is the new black y Doubt. Pero a lo que voy es que Hedwig es casi tan película de culto como Rocky Horror, también es un musical, y los personajes son también extravagantes pero más elaborados.

Bonus track:

Her Story.
No es una película, es una serie de ocho capítulos, de unos ocho minutos cada uno. Fue escrita y producida por mujeres queer. Es hermosa y aprenderá una o diez cosas sobre experiencias de personas trans y el resto de la comunidad LGBT+.

Hace un tiempo hubo una campaña para que Netflix u otros servicios de streaming se animaran a producirla y no creerá lo que pasó después: nadie le hizo caso, a pesar de estar nominada para un Emmy. Usé algunos de estos capítulos en mi investigación y fue interesante hablar con participantes, la mayoría personas de la tercera edad, después de que los veían.

Esta serie es protagonizada por Jen Richards (<3) y Angelica Ross, quien está trabajando actualmente en la fabulosa serie Pose, que también debería ver antes de binge-watchear RuPaul’s drag race.

Azul y blanco, Desastres poco naturales, Gen & sex, Gobierno, Imágenes, Jue!, Personitas, Política, Psicología, Qué ondas aquí

Canalla revoltoso

Hace unos meses tuve el impulso de argumentar larga y meticulosamente sobre una serie de temas que en ese tiempo ocupaban mi atención. Algunos de estos temas eran políticos, otros personales, y todos profundamente sandungueros (porque lo personal es político). Al final no escribí sobre ninguno porque para qué, mejor los enchuté todos en una caricatura de palitos.

*Nylon-man, el gobernador-empresario patriota (que no es de choto que cargue un saquito o si quiere llámese bolsa), llegó a nosotros por Víctor.

Artículos y lecturas, De todos los días, Fibras delicadas, Gen & sex

Ocupar nuestro espacio #IWD2018 #8M

En otros tiempos y en otras circunstancias, escribiría largo y tendido sobre algún aspecto relacionado al Día Internacional de la Mujer. Ahorita no. Hay muchísimas mujeres -cis y trans- que escriben trabajan con contundencia, y no le costará hallarlas porque están en todas partes, levantando la voz y ocupando un espacio visible, por ellas mismas y por las que no pueden. Y no hacen eso solo hoy, lo hacen todos los días. Y no levantan la voz hablando de “ser mujer” en un vacío o en una vaga generalidad, sino en contextos específicos, porque siempre se es mujer en un contexto.

Yo hoy nomás vine a ocupar mi espacio. Hoy es día de especial reconocimiento y gratitud por las luchas de las mujeres -cis y trans, dije- y la sororidad. Si hay algo que usted tiene que llevarse de este día para aplicarlo en su vida diaria es esto: las mujeres son personas; se dice fácil para hay gente a la que le cuesta usar ese criterio. Hace más de 10 años que le vengo diciendo.

Recomendado
Hábleles de prudencia a sus hijos
#8M #NosotrasParamos ¡Huelga en la academia!
“No entiendes nada”. Sobre el Día Internacional de la Mujer
Mujeres de la ciencia
La brecha del orgasmo y lo que no enseñan en educación sexual (en inglés)
La manifestación de mujeres de San Salvador, el 25 de diciembre de 1922