De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Qué ondas aquí, Reino animal, Violencia

Párrafos futuros de la Historia.

Hace unas dos semanas, caminaba por la calle y escuché los gritos de dos hombres. Dos hombres, blancos y de mediana edad, aparecieron por la esquina, riéndose y volteando hacia atrás, sin dejar de caminar. Los pasé y yo misma giré la esquina, para encontrarme con una joven negra, que sostenía un cartel con ofertas de una pizzería. En ese momento los sonidos que escuché de los hombres tomaron la forma de palabras. En inglés le habían dicho a la joven: “¡Ese es todo el trabajo que vas a encontrar aquí de ahora en adelante!”.

Desde que ocurrió el Brexit se escucha más y más sobre ataques a inmigrantes. La xenofobia no es nueva pero ha ido en aumento. Con los resultados del referendum, y con algunos periódicos que le echan leña al fuego, mucha gente ha creído que sus prejuicios constituyen un juicio exacto del mundo y se ha dado permiso de actuar en función de ellos (me voy a ahorrar poner ejemplos, seguro podrá encontrar sin problemas). No es que todos los que votaron por salirse de la Unión Europea son xenófobos, tenían otra razones políticas o económicas, pero sí todos los que son xenófobos votaron por salirse. Una amiga de acá contaba algunos comentarios que profesionales de salud extranjeros han escuchado de sus propios pacientes, y cómo este fin de semana, en la ciudad que ella visitaba en el sur del país, habían quemado la casa de una familia polaca.

Yo llegué a un entorno seguro, que se enorgullece del aporte de sus estudiantes y profesionales extranjeros, y que hace lo posible por garantizarles seguridad en estos tiempos de incertidumbre para mucha gente. No deja de ser éste un entorno privilegiado, aunque no falte quien, por ejemplo, se queje de que los refugiados demanden que un país los reciba, porque es como si él demandara a un país X que le pague un viaje a Disneylandia, con qué derecho, eh…porque querer salvar tu vida es justamente como querer ir a Disneylandia. Amable recordatorio de que tener un alto grado académico no lo vuelve a uno más humano automáticamente. Pero, tal y como ocurre con los que hoy se dan permiso de airear sus prejuicios, quienes ya tenían apertura al mundo antes del referéndum ahora no hacen más que reafirmar esta posición. Mientras los hombres que mencioné arriba se alejaban, una señora que estaba cerca, blanca y de mediana edad como ellos, sacudía la cabeza y hacía un gesto que era una mezcla de reproche y vergüenza.

La Historia es una construcción humana, y seguro debe verse, se ve, muy distinta cuando se está en medio de esa construcción. Ni idea cuál será el producto final. En retrospectiva, dice la psicología social, es fácil preguntarse por qué dejaron que tal cosa ocurriera, por qué nadie hizo algo al respecto, por qué siguen pasando estas cosas después de tantas guerras y holocaustos. Es muy distinto cuando la historia todavía no es tal cosa, cuando es solo el presente. En el presente, afortunadamente, siempre cabe la posibilidad de que no estemos condenados.

IMG_4767
“Nuestro personal tiene derecho a un entorno laboral seguro, sin miedo, intimidación, o abuso físico o verbal. Nos reservamos el derecho de finalizar cualquier recorrido de taxi”. Un buen porcentaje de taxistas en esta ciudad son de países musulmanes. Vi un mensaje similar en un bus, además de un sticker en un poste por la U que decía “This is a non-fascist zone”.
Anuncios
Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Memorias y heridas, Personitas, Violencia

Barbaries y He-man que a nadie le importa.

En el video, que se hizo viral en Internet este miércoles, la joven aparece desnuda, drogada y con marcas de violencia , junto con comentarios —muchos de ellos de tono machista— que relataban que había sido víctima de una violación en grupo. Un grupo de hombres la había violado en la Zona Oeste de Río de Janeiro y, después, algunos de ellos grabaron el crimen con sus teléfonos móviles para compartirlo en las redes sociales. Una de las imágenes compartidas muestra a un hombre con la lengua fuera delante del cuerpo ensangrentado de la chica.

Una nueva versión de la barbarie brasileña

“Ellos seguían, aunque yo gritaba y lloraba”.
Algunos iban armados.
Preguntada sobre qué sintió en ese momento, contestó. “Quería morir. Solo eso”.

“No me duele el útero y sí el alma”, dice víctima de brutal violación colectiva en Brasil

De acuerdo al reporte de la policía del condado de Lee, grabaciones de teléfono celular mostraron al menos dos docenas  — docenas — de estudiantes entrando a un baño para tener sexo con una joven durante horas de clase en la escuela secundaria South Fort Myers.

25 jugadores de fútbol tuvieron sexo con una adolescente en el baño de una escuela y lo filmaron

Posiblemente a estas alturas de esta entrada no querrá que le recuerde la crónica Yo violada. Pero ahí’stá.

Dejemos de lado a los 50+ violadores en estas dos noticias, con un símil: ¿sabe qué da más miedo de Donald Trump? Sí, es un hombre con una mentalidad impresionante, en el sentido más insalubre posible. Pero lo que da más miedo es que hay millones de personas que lo apoyan, millones de personas como él que no van de candidatos a la presidencia de una potencia mundial, que no tienen mucho dinero o poder, pero piensan como él y terminan alentando su existencia. Entonces, eso: esas violaciones no han ocurrido en una vacío, y han sido justificadas hasta el hartazgo por muchísimas personas. Esas personas tal vez (ojalá) nunca hayan forzado a alguien a tener sexo con ellas, tal vez nunca hayan tenido sexo con alguien inconsciente, pero sus justificaciones muestran que piensan igual que quienes sí lo han hecho. Eso es escalofriante, y así no hace falta preguntarse por qué esta clase de ataques siguen ocurriendo.

Mientras me encontraba con estas noticias, me encontraba también con las inevitables dosis diarias de memes, sobre todo aquellos que son intentos por socavar algo que no se entiende. Qué privilegio poder decorar el imaginario propio con la idea de que “las feministas se quejan” por una muñeca, cuando, al contrario, nadie se ha quejado por He-man(?).

Barbie He-man
Con esto queda constancia de por qué urgen las ciencias sociales y humanidades, más si uno quiere meterse al jolgorio de analizar las influencias socioculturales que tienen juguetes y caricaturas. Y no sé si lo dice con indignación o con orgullo, pero ciertamente a nadie le importa un carajo He-man. I’m a Gil-man y los majes del chile tierno kinda gal.

Prioridades de quien imagina las prioridades de “las feministas” (a ver, una persona feminista puede muy bien ocuparse tanto de los discursos de socialización tras las muñecas Barbie como de la cultura de la violación), para que cuando las vea en la vida real protestando contra la violencia sexual y desigualdades varias, las tilde de exageradas e histéricas. ¿Usted cree que estas descalificaciones no tienen nada que ver con las noticias de arriba? Ah, muy bien.

Pero para terminar con una nota medio alegrona: estas mujeres detuvieron una violación anoche (no anoche-anoche, así se titula la noticia).

Artículos y lecturas, Azul y blanco, Frases, Personitas, Política, Psicología, Qué ondas aquí

Lentes para observar al mundo.

Hay una línea de investigación bien guapa en psicología, que se centra en la naturaleza y los potenciales beneficios de contar historias y de las narrativas de ficción(*). Hoy nomás vengo a dejar dos citas que hallé recientemente sobre el tema, hechas por quienes cuentan historias.

De Words without borders (va’pasar a disculpar, esta cita no está en el sitio, venía en un boletín que WWB manda por correo electrónico, donde se anunciaba que habían ganado un premio *tira confetti*):

Iniciando apenas un año después de que el término “Eje del mal” entrara al léxico y definiera la política exterior de Estados Unidos, nuestros tres primeros números —textos de IránIrak, y Corea del Norte—demostraron tanto la riqueza de estas poco conocidas literaturas como el empobrecimiento que resulta de observar al resto del mundo a través de un estrecho prisma político.

De la escritora Jacinta Escudos, en su columna Contar la posguerra:

Aunque un escritor narre los hechos a través de tramas y personajes ficticios, la sociedad tendría una suerte de testimonio de primera mano de alguien que vivió en carne propia el período respectivo y que, por lo tanto, puede capturar l’esprit du temps, el espíritu del tiempo que le tocó en suerte vivir. Esa información cotidiana, ese factor humano es lo que jamás encontraremos en los libros de historia ni en los discursos de los políticos. Por eso amamos la literatura, porque nos trae noticias de nosotros mismos, desde todos los tiempos y lugares posibles.

(*) Allá en Psicoloquio puede leer algo al respecto: hallazgos de algunos estudios aquí, y una propuesta en el contexto salvadoreño aquí. Por cierto, el próximo lunes se publicará una entrada que le agradezco mucho a mi Yo pasado, quien se empeñó en escribirla hace ya un tiempo y la dejó programada para publicación.

Crónicas de la fauna callejera, De todos los días, Desastres poco naturales, Frases, Imágenes, Jue!, Reino animal

Sueño profundo.

La sencilla experiencia de dormir bien -sin sobresaltos, en un lugar seguro- es incomparable, y es impagable. A lo mejor uno no piensa mucho en esto más allá de la experiencia personal o de gente que conocemos, pero aparte de ser una necesidad básica, puede que sea un lujo para millones de personas.

Hace muchos años pensé en esto, no en términos de personas, sino de animales (las personas también son animales pero en eso profundizaremos nunca). Lo noté algunas veces cuando me sorprendía a mí misma con un animal sin hogar entre mis manos, y supuse que el alivio del que habla la frase siguiente también viene para mucha gente, cuando por fin están a salvo, cuando han pasado semanas, meses, años, sufriendo, huyendo, lanzados al vasto mundo o confinados en un espacio cruel:

“Hay un sueño profundo que viene solo en la primera noche fuera del refugio. Mientras se pone cómodo, da un gran suspiro. Como si un gran peso se ha quitado de su espalda. Luego duerme más profundo de lo que nunca ha dormido. Sabe que está a salvo”.

(la frase se refiere a los refugios de animales, por las condiciones de muchos de éstos, que además tienen que matar regularmente mascotas abandonadas para lidiar con la sobrepoblación).

1455185_576130969131578_538436648_n

Recordé todo esto cuando vi una foto de Joe, un chimpancé que pasó en aislamiento en una jaula por 17 años. La foto posiblemente no le dirá mucho, y, al contrario, le moverá a hacer preguntas para cuestionar lo que supuestamente ella retrata, si lo suyo no es ser entusiasta del comportamiento animal. No importa. Esta es su expresión mientras dormía camino a un santuario:

Que duerman bien, cherada (o no, asegún lo que tengan pendiente con ustedes mismos o con otras personas).

Relacionado:
La “arrogancia” de ignorar la necesidad de dormir.
Fotos de zoológicos
capturan la melancolía de animales enjaulados.
¿Los animales sienten dolor como nosotros?

Artículos y lecturas, Azul y blanco, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gobierno, Imágenes, Memorias y heridas, Periódicos y noticieros, Personitas, Política, Qué ondas aquí, Violencia

El vicepresidente de un país manco.

Fuente: LaVirjinia

Dice Ortíz, quien tiene nexos con el narcotráfico:

Noticia aquí.

Usted está bien malito de su sentido de realidad, don vice.

Y otra joya, porque hoy es miércoles al 2×1:

Salvador Samayoa: “Mano dura es la que hay ahora, no la de Paco Flores”.

No ha habido mano dura, nunca, jamás. Ustedes no han visto nada.

La apuesta del Gobierno tomó mayor vigor el 23 de julio de 2003, cuando el ex Presidente de la República, Francisco Flores, lanzó el plan “Mano Dura” en la colonia Dina, al sur de San Salvador, con la promesa de erradicar las pandillas que operaban en esa zona y en todo el país.

Aplicación de la ley Combate a las pandillas. Una mano dura y otra suave.

¿Entonces qué hizo Paco Flores?

Sesión y té mensual.
Super sesión y té mensual.

Yo nomás dígole que cuando a la gente de El Salvador le preguntan si quiere democracia dicen que sí (págs. 267-268, por ejemplo. De nada), pero sepa hacer las preguntas correctas como quien no quiere la cosa y el autoritarismo jalvadoreño se presentará frente a usted (pág. 134, todo el documento en realidad) con la gracia de un suave amanecer que rápidamente se convierte en un solón abrasador e infernal.

Solón abrasador e infernal. Ilustración de la psique salvadoreña en los libros de psicología social, capítulo sobre relaciones intergrupales y right-wing authoritarianism.

Relacionado:
Por qué la victimización y la inseguridad son una amenaza para la democracia
(último párrafo página 3. De nada).