RSS

Archivo de la categoría: Frases

Los no mareros.

“Espero en Dios poder capturar a una maldita rata empleada de ese periódico basura”.

“Allá por La Sultana hay que ir a ametrallar”, escribió desde un perfil anónimo otra persona, en alusión a la colonia donde se ubican las oficinas de El Faro.

“Ojalá hubieran acribillado a los miembros del Faro”.

“Si estuvieran en Guatemala, ya les hubieran quemado sus instalaciones y a ustedes seguro los linchan”.

“Español es esa mierda, matémoslo como lo que le pasó al otro en La Campanera por ser bocón”.

“Ojalá y termines como Poveda por insultar a todos los que no somos mareros”.

El Faro denuncia amenazas contra sus periodistas.

Da miedo cuántos muertos (entre “asesinados” y “eliminados”) caben en una sola nota periodística, pero para que hipoteticemos que esto no ocurre en un vacío, los salvadoreños no mareros cuentan chistes cuyo punchline es dispararle a una criatura porque quiere cambiarse de territorio.

Por el lado amable, una buena noticia, aunque promete más de lo que entrega: Vidente salvadoreño revela ubicación de “El Chapo” Guzmán.

 

 

Para esta entrada: mujeres 5 mil, hombres leen gratis.

“¿Qué es esto? Nosotros no tenemos una dispensadora de dulces”.

Prioridades. Uno sabe que ha tenido una vida de privilegios cuando su argumento a-favor-pero-en-contra de la igualdad de género es que le indigna quien entra gratis y quien no a un bar. Es un chiste hasta que es en serio. Y en mujeres, viene con un dejo de “yo apoyo a los hombres, miren, ¡No soy feminazi, los hombres son mis amigos, no hay que discriminarlos!”. Yo también quiero a los hombres; desde que nací hasta la fecha, los que han estado y permanecido en mi existencia han sido y siguen siendo maravillosos, especialmente cuando son libres de las ideas acartonadas de qué hace o no hace un hombre sólo por serlo. Tanta satisfacción en mis relaciones con los hombres no me hace no feminista.

Desde hace algunos años uno se encuentra en redes sociales cuestionamientos similares a los de arriba, “¿pero si hay igualdad de género por qué (a) los hombres…?”. Y tienen razón, unos con más tino y claridad que otros (como ocurre con los cuestionamientos en las mujeres, oiga) pero así se va avanzando. No había cuestionamientos sistemáticos sobre lo que son, lo que hacen y lo que se espera de los hombres antes de que hubiera lo mismo sobre las mujeres, he aquí algo que agradecer a esta corriente de pensamiento. Pero el feminismo no es anti-hombres ni quiere suprimir la masculinidad, cuántas veces hay que decirlo:

[el documental aborda] temas de masculinidad y cómo los conceptos tradicionalmente patriarcales dañan las vidas de niños y hombres que no se ajustan perfectamente a esos conceptos.

Es decir, los conceptos tradicionalmente patriarcales son dañinos para la gente.

Es decir, feminismo.

Y si quiere hablar de igualdad de género y la inequidad, dejemos de lado los covers en bares y hablemos de la socialización de niños, de la construcción de la masculinidad tradicional, de la invisibilización de fenómenos como los trastornos alimenticios y el abuso sexual en hombres. Ya no es tan divertido quejarse ahí, ¿verdad? Suena aburrido, deprimente y, como dijo un comentarista en este blog, “no comprendo la razón del pleito ése que se traen con el tema, como si la importancia de la vida es saber quién es más que el otro“.

Bueno, como nadie es más que nadie, cualquier persona, hombre o mujer, puede ser víctima de abuso sexual. Pero si ya es un tema complejo cuando le ocurre a las mujeres, hay un componente problemático adicional cuando le ocurre a los hombres. En la entrada anterior se mencionó el niño fue castigado por sus padres cuando ellos se enteraron que fue abusado. En Estados Unidos, 1 de 3 niños que han sufrido abuso sexual intenta quitarse la vida.

Además:

Ehrmann explica cómo visceralmente recuerda a su padre diciéndole que dejara de llorar, que “fuera un hombre”. “Esa es una de las frases más destructivas en esta cultura”, dice Ehrmann.

“Desde una edad temprana, se nos enseña a no expresar nuestras emociones” […] a los niños se les dice con frecuencia que ser fuerte significa nunca ser vulnerable. Esa actitud le enseña a los niños a callarse sobre sus sentimientos, lo que lleva a que las emociones reprimidas exploten en la superficie de maneras violentas. […] uno de cada cuatro niños es acosado en la escuela, pero sólo el 30 por ciento notifica a un adulto. Esto puede llevar a una pérdida de amistades íntimas y consumir alcohol en exceso para hablar honestamente sobre sus pensamientos.

Los psicólogos notan que el “lenguaje de las emociones” desaparece a medida que los niños crecen…en las mismas edades que los índices de suicidio aumentan. […] La película conecta los puntos entre un ideal masculino que valoriza la falta de empatía y la fuerza física y la creación de una sociedad plagada de abuso sexual y violencia doméstica.

Hola, El Salvador.

Tan-tán.

 

 

 

 

Cuando uno cree que su propuesta es una gran idea pero realmente no lo es.

Y cuidado, según el mismo diputado, estar en contra de matar le convierte a usted en marero.

 

Aportes desde la confusión.

La Policía masacró en la Finca San Blas:

La Policía afirmó que durante la madrugada del 26 de marzo sus agentes fueron atacados en una finca de San José Villanueva, y que en el “intercambio de disparos” murieron “ocho sujetos miembros de una estructura criminal”. Esa historia es falsa y los hechos reconstruidos por El Faro revelan indicios de ejecuciones sumarias y montajes en la escena de los homicidios.

Pero qué esperar de un país donde sus enfurecidos* ciudadanos honrados (algunos que eventualmente serán víctimas de los abusos institucionales que hoy aplauden) no distinguen entre explicar y exculpar, entre justicia y venganza; y donde se aboga por la sodomía para resolver los problemas sociales:

* Uno está en todo su derecho de enfurecerse por la criminalidad y hacia los criminales, pero…qué diablos, ya lo dije. Este país es la sección de comentarios de Sala Negra.

 

Algo que decir.

“Cuando es verdadera, cuando nace de la necesidad de decir, a la voz humana no hay quien la pare. Si le niegan la boca, ella habla por las manos, o por los ojos, o por los poros, o por donde sea. Porque todos, toditos, tenemos algo que decir a los demás, alguna cosa que merece ser por los demás celebrada o perdonada”.

Eduardo Galeano.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 21, 2015 en Frases

 

La psicología dice.

PsychologySays

“La psicología dice: la gente no necesariamente cambia, sólo se convierte en lo que se supone que deben ser, lo cual viene con crecer”.

1. No veo cómo “convertirse de una cosa en otra” no implica cambiar.

2. ESO NO DICE LA PSICOLOGÍA. No es una disciplina que determine lo que una persona “tiene que ser”, sino que trabaja con probabilidades, como otros de sus amiguitos científicos que no pueden predecir ocurrencia exacta sino probabilidad de ocurrencia.

Este anuncio de interés público fue patrocinado por tests psicológicos La Vaquita.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 17, 2015 en Frases, Imágenes, Jue!, Psicología, Qué ondas aquí

 

Sentimiento y acontecimiento.

Sírvase aplicarlo a varias esquinas del contexto salvadoreño:

Recuerdo cuando Enrique Peña Nieto habló sobre Ayotzinapa y nos recomendó “seguir adelante” y “superar el momento de dolor” (citado por Vargas, 2014, p. 3).

[…] Ayotzinapa tan sólo sería un estado mental, un dolor, y como tal, podríamos y quizá también deberíamos deshacernos de él, superarlo, extraerlo de nuestra cabeza. Es lo que el expresidente Vicente Fox, con vocación de psicólogo, les ha recomendado a las madres de los 43 de Ayotzinapa, diciéndoles que “no pueden vivir eternamente con ese problema en su cabeza” (citado por Calvo Aguilar, 2015, párr. 2). ¡Pero el problema es precisamente que el problema no está en la cabeza!

¡La desaparición de los 43 no tuvo lugar en las cabezas de sus madres! No es en esas cabezas, en sus laberintos mentales y circunvoluciones cerebrales, en donde hay que buscar a los desaparecidos. No están ahí. Tampoco están ahí los muertos ni el desollado ni el tiradero de Cocula ni el Cártel de Los Pinos ni Peña Nieto ni los policías federales ni los demás presuntos asesinos. Todo esto no es un delirio ni una pesadilla. Es una realidad y se encuentra fuera de la cabeza de las madres de los 43.

[…] Aquello a lo que me refiero es algo que no puede formularse ni explicarse con facilidad mediante los recursos conceptuales de los que disponemos en el campo disciplinario psicológico. Ayotzinapa es lo que no se deja ni decir ni sentir, ni pensar ni olvidar, ni aceptar ni superar. Es aquello por lo que definitivamente no importa si estamos bien o somos felices. Es aquello insuperable del sujeto al que ofenderemos al pretender que puede superarlo. Es el dolor que intentamos aliviar y que mejor deberíamos respetar. Es aquello por lo cual ciertos duelos no deben terminar. Es aquello por lo que todos tenemos algo de melancólicos.

[…] Pero Ayotzinapa es también algo que no requiere curación individual, terapia o análisis, diván o consultorio, medicina o tratamiento clínico de cualquier otro orden, sino que exige combate por lo incurable, reconocimiento social del sufrimiento, acompañamiento en la protesta, movilización y manifestación, calle y barricada, organización colectiva y lucha social, memoria y constancia, perseverancia y esperanza, y sólo en el horizonte, al final de todo, siempre más allá, como única solución, la justicia y la verdad.

Ayotzinapa en la psicología: del sentimiento momentáneo al acontecimiento histórico
David Pavón-Cuellar

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores