De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Imágenes, Jue!, Qué ondas aquí

Llorar en las bodas

No suelo llorar en las bodas. Las ceremonias a las que asistí en mis años mozos me aburrían y, más adelante, me exasperaban con sus tintes conservadores y exigencias tradicionales. Estos sentimientos, por supuesto, no excluyen que yo sintiera afecto y alegría por la pareja que se unía en matrimonio. En mi adultez, contando con un círculo social que afortunadamente se desvía de algunas tradiciones, ciertos momentos de la celebración pueden darme un feliz nudo en la garganta.

Hace poco fui a mi primera (y quizás única) boda en Inglaterra. Era un matrimonio civil en el Town Hall, un evento de quince minutos. La jueza inició con un breve discurso que logró ser formal y emotivo, y procedió: “En este país, el matrimonio se define como la unión entre dos personas…”.

La unión entre dos personas.

Terminó la ceremonia y yo seguía secándome las lágrimas.

Recomendado:
Pluma filuda al sol (LOL): La familia.

Anuncios
Azul y blanco, Criaturitas del Señor, Frases, Gobierno, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Personitas, Política, Qué ondas aquí

Trece ortodoxos y asolapados años de Qué Joder

No iba a detenerme a conmemorar esta magna fecha, hasta que el buen Víctor publicó algo que me recordó las zanganadas que me arrastraron a esta vorágine:

¿Felicidades?

Nota: El título de esta entrada no implica identificación con ningún partido, ahí que se den a probar sus virilidades entre ellos.
Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Memorias y heridas, Periódicos y noticieros, Violencia

A la cárcel por perder un feto inviable

Adolescente salvadoreña víctima de violación condenada a 30 años de prisión por parir un feto muerto.

¿Qué más hay que decir? ¿De qué otra forma se lo explicás a la manga de imbéciles que compone el grueso de la fauna salvadoreña, si ya redujiste la situación a su mínima expresión?

Vaya y lea El signo letrina:

Hace menos de un año, una menor de edad sale corriendo al baño antes de empezar clases en el instituto. Último año de bachillerato. Tiene una relación con un pastor evangélico mayor que ella, una infección en la sangre, un feto en las entrañas. ¿Ha entrado alguna vez a los baños de un instituto nacional? Hay un olor penetrante a orina o a cloro; a veces, a ambas. Se siente en los ojos casi como una nube de gas mostaza. En ese aromático entorno ella pare a un feto muerto, inviable. La fiebre se alza atropellada, la sangre le brota, ella se desmaya. Teledós se entera. Lo transmite en vivo. Medio El Salvador sopla su sopita de frijoles con epazote mientras sigue el minuto a minuto y espera a que saquen a esa bicha zorra, asesina, puta, del baño del instituto. Durante los comerciales, quizá el comedor comentó cómo estas monas ahora no pueden cerrar las piernas. Seguro es culpa del reggaetón.

[…]

Nadie parece notar que una y otra y otra vez la narrativa de las mujeres acusadas de homicidio –no de aborto, ni lo quiera Dios–  en contra de sus fetos tiene como escenario brutalista y vulgar el baño público. No es uno con pastillitas olor lavanda tropical, toallas suavecitas gracias al poder del Suavitel Adiós al Planchado ni duchas con control de temperatura, no. Son fosas sépticas. Estas mujeres-monstruo, inmorales, capaces de matar a sus propios hijos, suelen tener como escenario el piso de tierra, la pared de bahareque, las lombrices reptando al fondo de la fosa.

Repito, vaya y lea, y comparta el post.

Relacionado:
La “sinvergüenza” que abandonó a su bebé.

Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Qué ondas aquí

Ya ni se les puede gritar cosas amables a mujeres desconocidas

¿Denunciar? Pero si solo te gritaron “¡guapa!” Hay cosas mas importantes. No era para tanto. Solo quieres llamar la atención. Pero ni estás guapa.

Esas son algunas de las críticas que le lanzaron en redes sociales a Tamara de Anda, una comunicadora y periodista mexicana que es conocida en Twitter como @Plaqueta, después de que diera a conocer que denunció a un taxista en la Ciudad de México, porque le gritó “¡guapa!” en la calle.

(Sobre la denuncia de Daphne Fernández: lo que dijo un juez)

Si las mujeres no denuncian el acoso, qué majes. Si las mujeres denuncian el acoso, qué majes. Aquí hay un artículo útil, ¿Acoso o coqueteo?, para lidiar con la preocupación de que “ya no se le puede decir ‘guapa'” a una mujer.

El caso de la denuncia de Tamara de Anda es uno de tantos en que la gente termina molesta porque comentarios no sexuales son definidos como acoso. He visto otros casos (uno que viene a la mente es el de una chera que se grabó caminando por la calle y registró todas las cosas que le dijeron en el camino) que traen una avalancha de reacciones a las que subyace la queja de que “ya no se puede ni saludar a las mujeres”.

Afortunadamente, un chero encontró la solución (por el artículo “¿Acoso o coqueteo?” no calmó su preocupación): “andá a saludar a otros cheros si tanto te hace falta. ‘Soy un buen tipo. Solo quiero decir HOLA. Y vas a aceptar este maldito saludo lo querrás o no’“. Pero por supuesto:

La explicación común de que el acoso callejero —sí, incluyendo el tipo “amable”, no sexualmente explícito— es, en última instancia, afirmar la dominación masculina sobre las mujeres, forzándolas a darles a los hombres su tiempo y atención. No tendría sentido que un hombre transgrediera el espacio mental y físico de otro hombre de esa manera*.

Why dudes don’t greet other dudes

*A menos, quizás, que el otro hombre en cuestión no cumpla con el estándar de apariencia viril que el primer hombre cree que Un Hombre debería cumplir.

Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Violencia

Felicidades en su día, mujeres que no son feas

Una cosa es que te feliciten por lo que sos* y otra que reconozcan que tenés derechos pero constantemente te toca darte riata por ellos con una feroz oposición que si cambia su pensamiento es para mantenerlo igual…en virtud de lo que sos.

“Felicidades en su día**, bellas y abnegadas mujeres guerreras, menos a las feminazis que ya tienen su igualdad pero siguen jodiendo”:

– Las razones de las niñas para amotinarse en el Hogar Seguro.
– El gobierno de la periferia.
– El cuidado es trabajo.
– Cerdos publicistas.
– La ciencia que discrimina a las mujeres.
– “Si cada año 60 mujeres asesinaran a sus maridos habría una revolución”.
– La abogada que lucha contra el “revenge porn”.

—–

* que ni siquiera les consta que lo seás, pero para eso están los estereotipos, para llenar vacíos con el mínimo esfuerzo.

** Usted dirá que esta entrada llega un día tarde y yo le responderé LOL, esta entrada es tan relevante hoy como lo hubiese sido ayer.

Artículos y lecturas, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Personitas

Detrás del meme y la noticia

Doy fe de lo fácil que es olvidar que hay algo más allá de las fotos e historias que aparecen en la pantalla. Menos populares que los memes y noticias sensacionalistas son las historias de la gente tras ellos. Es fácil olvidarlo porque hay tanta información y tan…tanta prisa, tan poco tiempo, tan poca empatía, tantas ganas de reírse y de encontrar culpables. Aquí hay un par de recordatorios: una foto en un anuncio se convierte en un “caso de la vida real”, y una mujer que vive en Marruecos es acusada de haberse inmolado en un acto terrorista en Francia.

i.

Sin que Yeh lo supiera, la fotografía circuló ampliamente en internet. “Más adelante, la gente inventó una historia sobre la mujer de la foto y la difundió por internet”, dijo Yeh. “Decían que su esposo se dio cuenta de que ella le había mentido sobre no haberse hecho cirugía plástica…[sus hijos] no se veían para nada como ella. Y que él la demandó y ganó”.

El meme fue tan popular que hasta su familia le preguntó al respecto. “Cuando un amigo me preguntó al respecto pensé que solo eran rumores. Después me di cuenta de que todo el mundo estaba difundiendo la historia y en diferentes lenguajes”, dijo. “La gente de verdad se lo creyó y pensó que me había pasado a mí. Hasta mis familiares y mi prometido me preguntaron sobre eso”.

Una modelo taiwanesa habla de cómo un meme arruinó su vida (en inglés)

ii.

Nabila no se inmoló aquel miércoles 18 de noviembre en París, como medio mundo cree. Nabila Bakkatha vive, sobrevive como puede, traumatizada, en Beni Mellal, un pueblo situado en el Atlas Medio, la cordillera más alta de Marruecos. Se ha quedado sin trabajo, sin familia y no puede salir a la calle porque es señalada con el dedo. Su cara representa la viva imagen de una terrorista suicida. Su rostro es, para la mayoría, el de la kamikaze de Saint-Denis.

Nabila Bakkatha, la falsa kamikaze de Saint-Denis que todos creen muerta
(Otro: ‘”Me imagino encender la tele y ver mi foto difundida por los medios haciendo eco de que me he inmolado…”)

De todos los días, Fibras delicadas, Frases, Política, Qué ondas aquí

“No tienen que escoger entre el amor y los derechos”

Un consejo de Feliz Año Nuevo: no intente aprender sobre feminismo(s) de amiguites que usan el término feminazi con seriedad. Vieja, hay que ejercer discernimiento y tacto cuando uno hace referencia al nazismo, por andar tomándoselo tan a la ligera ahí viene otra vez. Mejor vaya a hacerse un café, o lo que sea que usted esté tomando estos días, y échese esta charla de Catalina Ruíz-Navarro (<3) en la que se gana y se goza:


Recomendado:
Por el pisto, por ninfómana, por trepadora.
“Los hombres siguen siendo noticia por lo que hacen y las mujeres por lo que son”.
Trepando el género.