Artículos y lecturas, Azul y blanco, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Enlaces, Fibras delicadas, Gen & sex, Personitas, Qué ondas aquí, Violencia

No te dejés pero no jodás

Acto 1: es tu responsabilidad controlar a otros para que ya no se te violente.
Uno: “Nunca dejen que un hombre les haga esto” (impensable el “hombres, no hagan esto”).
 Dos: Un hombre acosa a una mujer y la denuncia es contra las organizaciones feministas que “no hacen nada al respecto” y permiten que pasen estas cosas.
Tres: Madre, si tu hijo o hija se involucra en una violación, es tu responsabilidad. Madre, dije.

Acto 2: dejá de tratar de controlar a otros, eso es censura.
No tengo la menor idea de lo que digo sobre este fenómeno, pero seguro la interpretación que yo hago es a partir de la [que creo que es la] tuya así que vení que te explico.
– Oiga, señor, su lectura sobre el fenómeno está errada.
– Estas mujeres solo son alharacas.

Acto 3: se te violenta bien poco, sos una exagerada. Pero si tanto te molesta, es tu responsabilidad controlar a otros para que ya no se te violente. 

Anuncios
Azul y blanco, Criaturitas del Señor, Frases, Gobierno, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Personitas, Política, Qué ondas aquí

Trece ortodoxos y asolapados años de Qué Joder

No iba a detenerme a conmemorar esta magna fecha, hasta que el buen Víctor publicó algo que me recordó las zanganadas que me arrastraron a esta vorágine:

¿Felicidades?

Nota: El título de esta entrada no implica identificación con ningún partido, ahí que se den a probar sus virilidades entre ellos.
Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Qué ondas aquí

Ya ni se les puede gritar cosas amables a mujeres desconocidas

¿Denunciar? Pero si solo te gritaron “¡guapa!” Hay cosas mas importantes. No era para tanto. Solo quieres llamar la atención. Pero ni estás guapa.

Esas son algunas de las críticas que le lanzaron en redes sociales a Tamara de Anda, una comunicadora y periodista mexicana que es conocida en Twitter como @Plaqueta, después de que diera a conocer que denunció a un taxista en la Ciudad de México, porque le gritó “¡guapa!” en la calle.

(Sobre la denuncia de Daphne Fernández: lo que dijo un juez)

Si las mujeres no denuncian el acoso, qué majes. Si las mujeres denuncian el acoso, qué majes. Aquí hay un artículo útil, ¿Acoso o coqueteo?, para lidiar con la preocupación de que “ya no se le puede decir ‘guapa'” a una mujer.

El caso de la denuncia de Tamara de Anda es uno de tantos en que la gente termina molesta porque comentarios no sexuales son definidos como acoso. He visto otros casos (uno que viene a la mente es el de una chera que se grabó caminando por la calle y registró todas las cosas que le dijeron en el camino) que traen una avalancha de reacciones a las que subyace la queja de que “ya no se puede ni saludar a las mujeres”.

Afortunadamente, un chero encontró la solución (por el artículo “¿Acoso o coqueteo?” no calmó su preocupación): “andá a saludar a otros cheros si tanto te hace falta. ‘Soy un buen tipo. Solo quiero decir HOLA. Y vas a aceptar este maldito saludo lo querrás o no’“. Pero por supuesto:

La explicación común de que el acoso callejero —sí, incluyendo el tipo “amable”, no sexualmente explícito— es, en última instancia, afirmar la dominación masculina sobre las mujeres, forzándolas a darles a los hombres su tiempo y atención. No tendría sentido que un hombre transgrediera el espacio mental y físico de otro hombre de esa manera*.

Why dudes don’t greet other dudes

*A menos, quizás, que el otro hombre en cuestión no cumpla con el estándar de apariencia viril que el primer hombre cree que Un Hombre debería cumplir.

Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gen & sex, Violencia

Felicidades en su día, mujeres que no son feas

Una cosa es que te feliciten por lo que sos* y otra que reconozcan que tenés derechos pero constantemente te toca darte riata por ellos con una feroz oposición que si cambia su pensamiento es para mantenerlo igual…en virtud de lo que sos.

“Felicidades en su día**, bellas y abnegadas mujeres guerreras, menos a las feminazis que ya tienen su igualdad pero siguen jodiendo”:

– Las razones de las niñas para amotinarse en el Hogar Seguro.
– El gobierno de la periferia.
– El cuidado es trabajo.
– Cerdos publicistas.
– La ciencia que discrimina a las mujeres.
– “Si cada año 60 mujeres asesinaran a sus maridos habría una revolución”.
– La abogada que lucha contra el “revenge porn”.

—–

* que ni siquiera les consta que lo seás, pero para eso están los estereotipos, para llenar vacíos con el mínimo esfuerzo.

** Usted dirá que esta entrada llega un día tarde y yo le responderé LOL, esta entrada es tan relevante hoy como lo hubiese sido ayer.

Artículos y lecturas, Azul y blanco, Criaturitas del Señor, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Qué ondas aquí

Memorias tangibles

Fui a ver un documental sobre la batalla del Somme, uno de los enfrentamientos más cruentos de la Primera Guerra Mundial. Este año se conmemora su centenario. El documental no es un recuento de la batalla, es la batalla misma, grabada por dos personas mientras ocurría. La película original no tiene sonido y sus granulosas imágenes son en blanco y negro. Hay algo de manipulación en la narración, como terminar la película con escenas de soldados marchando triunfalmente, escenas que se grabaron antes de la batalla; pero finalmente es un evento grabado en tiempo real, en 1916. La persona que proyectó la película comentó lo difícil que fue para mucha gente ver ese documental en su tiempo, porque podían reconocer familiares, o al menos conocer de cerca el horror que ellos experimentaron.

img_7227

En esa proyección de la película se mostró un material que incluía la imagen de arriba, publicada originalmente en una revista -o un panfleto, no recuerdo- en 1916. El pie de página contiene la pregunta ¿Qué pensará alguien del año 2016 al ver a estos soldados? Fue curioso recibir esa pregunta, pensada exactamente para responderse dentro de 100 años. O sea, ahora. Llevo algunos meses intentando imaginar el año 2116  (por deporte, porque qué más haría con mi tiempo libre) y justamente me preguntaba qué es lo que alguien en ese futuro pensaría del 2016.

Me gusta indagar en la memoria, las memorias. Hoy que tengo un punto de comparación entiendo que algo que me abate de milindopaíseljalvador es su insistencia en olvidar. Eso ya lo sabemos, el olvido ha sido literalmente ley y la amnesia es un modo de vida para sus habitantes. Probablemente no ayuda que creamos que lo único que tenemos para recordar es la guerra civil (que no es desmerecer su importancia, hay que recordar la guerra civil). No sabemos que hay más cosas que recordar porque a alguien antes de nosotros se les olvidó; nadie las registró o alguien destruyó esos registros antes de que llegaran a nosotros.

Comencé este post hablando de la guerra pero, como habré mencionado en otra entrada (espero), aquí preservan la memoria de muchas otras cosas además de sus guerras y sus imperios. En el centro de la ciudad donde vivo, hay una floristería con un sticker que marca el edificio del que Jarvis Cocker cayó del segundo piso, allá por los 80’s, por querer impresionar a una chera. Pero él está bien, lo vi hace un par de años y doy fe de que está bien.

fullsizerender
Otro ejemplo es la grata recordación de la señora Agnes, que manejaba un ferry medieval en York en 1344.

Siendo El Salvador un país tan absurdo, bien podría basar su atractivo turístico en conmemoraciones, e.g.

Aquí pasó su infancia el creador de La Turbococina, quién se fue a la ruina porque su invento le facilitaba la vida a muchas familias y eso ponía en riesgo la rentabilidad de grandes compañías.

En esta calle, el diputado Francisco Merino, entusiasta de una ley que regulara el consumo de alcohol, apareció ebrio y le disparó a los policías que intentaban arrestarlo.

En este centro comercial, las Nenas del grupo Caña grabaron escenas de su video ‘Cariñito’ (vieja, sería hermoso, la cantidad de placas conmemorativas que habría por todo el país si se señalaran los lugares donde se grabaron los videos noventeros de cumbia y el inicio de Jardín Infantil).

Uno puede encontrar consuelo en que muchas de las chabacanadas que llamaríamos Historia de El Salvador están en internet. Pero lo digital es tan vasto y tan vulnerable. Todo ese material puede destruirse en cuestión de segundos, y sin registro será como si no ocurrió; seguro usted ya me está diciendo que los materiales impresos corren el mismo riesgo y, sí. Pero lo digital. Lo que imaginaba para el 2116 es que alguien, un alguien masivo, habrá perdido muchísima información digital para entonces, más información (su memoria, su identidad) de la que fue capaz de recordar sin ayuda de artefactos. Es lo que imaginaba porque es lo que conozco.

Criaturitas del Señor, Jue!, Personitas, Qué ondas aquí, Tongue-in-cheek

Miss Todd

Descubrí un maravilloso corto animado llamado “Miss Todd” por un curso que estoy llevando en Future Learn (¡eeeeh!). La historia trata sobre Lilian Todd, la primera mujer en diseñar y construir un aeroplano, a inicios del siglo XX.

Recomiéndole que vea el corto, es una cosa bien, bien guapa. Puede hallar más información en el sitio web del proyecto, y aquí le dejo el video:

Lo que es yo, ya casi, casi llego a ese nivel:

Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Gen & sex, Jue!, Memorias y heridas, Personitas, Política, Psicología, Qué ondas aquí, Violencia

Continuación

Perdí el tuit en que leí esta idea, pero retomo las palabras clave que recuerdo porque expresaban muy bien lo que pensaba: que Trump gane no es una anomalía, es la continuidad de la norma. El tipo es un ente caricaturesco al extremo, pero engloba todo aquello que siempre se ha considerado normal y aceptable, en términos de raza/etnia/nacionalidad, género, clase, relación ser humano-naturaleza, y en otras cosas más. I am Jack’s complete lack of surprise, decía aquel.

La paranoia alrededor de la preservación del sentido de identidad propio demanda la dominación de aquello que es “otro” y “extraño”. Una raza diferente, una nacionalidad diferente, una religión diferente. ¿Y cuál es la respuesta de la dominancia masculina ante estos miedos? Totalitarismo, el hombre líder fuerte, y por supuesto, el atractivo de Trump hacia los más amenazados entre nosotros(*).

La interconexión es la respuesta última a estos conflictos persistentes. Y forzar la separación, el rechazo de la diferencia es una elaboración de la necesidad de reforzar diferencias de género.

El acoso sexual de las mujeres es, de hecho, ubicuo en nuestra avanzada sociedad. Representa una necesidad básica de dominancia masculina que atraviesa muchos otros de los “problemas más importantes” que enfrentamos.

Acoso sexual: ¿Tenemos problemas “más grandes” de los cuales ocuparnos?

(*)Cómo se perdió Occidente: adopción por parte de los blancos nacionalistas del discurso colonial.

(Traducción del segundo tweet: Cuando hablamos de la radicalización en línea, siempre hablamos de musulmanes. Pero la radicalización de hombres blancos en línea está a niveles astronómicos. Por supuesto que las mujeres tuvieron también un rol en la elección de Trump, y ojalá que con eso la gente deje de creer que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Vuelva al primer tweet de este post).

(Para evitar sobresaltos por el tweet de arriba, Clinton también era una opción jodida por muchas razones, pero tenía street cred. Sin mencionar que con su gane, con todo y todo, había mejores probabilidades de mantener a raya algunas actitudes nocivas que con Trump se verán fortalecidas).

Ahí le dejo para que continúe el concienzudo análisis post-elecciones gringas desde la arista de su elección. Protip: lea y escuche.