Queen Bitch

Respetada Sra. X.,

Mi intención inicial era postrarme humildemente ante su obra y solicitarle que me mostrara el camino.

En las etapas tempranas de mi instrucción con usted, sin embargo, me di cuenta de que tal humildad no era necesaria. No quiero seguir su camino, además.

Su habilidad es admirable, usted merece cada elogio que recibe y más. No obstante, la lección que rescato tras mi encuentro con una pieza específica de su trabajo es que yo podría hacer algo mejor que eso. Probablemente ya lo hice.

(Esta aseveración no excluye que los gustos compartidos por usted y sus pares me dejan en desventaja. La generación que me venerará no ha nacido aún).

Atentamente.

 

Anuncios