Relaciones parasociales.

Es peligroso conocer en persona a gente que admirás y, peor, querer aprender de ella. Mantené la distancia con quienes conforman tus relaciones parasociales. Vas a dormir mejor. Vas a tener tiempo para ocuparte de asuntos urgentes.  Vas a seguir teniéndote en alta estima.

Tené cuidado con lo que deseás, si sos de esa gente que eventualmente obtiene lo que quiere por gracia de una satisfactoria coherencia narrativa en su vida. Tené cuidado, o podrías terminar estudiando un semestre con alguien de quien querías aprender, y resultará que la clase es tan provechosa como la imaginaste y hasta más, mucho más. Pero. Pero. El pero es que tendrás que resignarte a terminar el semestre con el mismo halo de mediocridad con el que lo empezaste, excepto que ahora estás más consciente de lo brillante que es ese halo.

Te vas a dar cuenta de que el estado de limeranza que sufrías por esas personas que admirás era solo tu masivo ego queriendo ser presumido. Ese masivo ego que se está llenando de moretones al descubrir que nunca hubieras durado tanto en la academia si hubiera sido así de demandante desde el principio. El ego que prefiere mantener la boca cerrada en clase por temor a decir algo estúpido. El que se frustra porque, al mantener cerrar la boca, alguien más dice lo que ibas a decir, palabra por palabra, y resultó que era un aporte digno. El ego que se frustra porque al abrir la boca, efectivamente, decís una burrada.

Mantené la distancia. Vas a dormir mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jue!. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s