RSS

Las tres estaciones del año.

26 Oct

Los últimos cuatro meses del año me generan una felicidad inexplicable. No solo a mí, creo, es un asunto generacional y generalizado en quienes compartimos cierta posición geográfica. Y miento, no es inexplicable: la alegría proviene de los años de colegio, de cuando se acercaba el fin del año escolar. Las amistades se fortalecían a causa del deseo de preservarlas para siempre, y mi corazón roto [por una seguidilla de individues que no he vuelto a ver] terminaba hecho polvo. A este polvo, afortunadamente, se lo llevaba el viento. Este es el núcleo de esa alegría: el viento. Los ventarrones con sus cielos azules, que solo ahora reconozco como un otoño comprado en una tienda de descuento (no se malentienda, las tiendas de descuento son maravillosas).

Los últimos tres meses del año se me iban en esquivar -exitosamente- que me inscribieran en cursos de verano. Lo mío era parasitar frente a la televisión o en el jardín, y pasar el tiempo con el que consideraba mi único amigo durante las vacaciones, y el único amigo que necesitaba (no es Jesucristo). Este amigo eventualmente mutó a una cosa monstruosa que ya está fuera de mis manos, pero las vidas de nosotros dos son mejores por ello.

Más le vale que tomara vida propia, todos estos cuadernos son sobre él.

Los últimos dos meses del año, desde hace muchos años, mezclan su brillo inocente de vientos de octubre-en-noviembre y lucecitas navideñas con furiosa melancolía. Me llevó varias vueltas al sol estar en paz con eso. Primero hubo que lidiar con alguien de grata recordación, cuya despedida fue lanzar a un precipicio el tesoro que eran mis últimos cuatro meses del año, logrando, de paso, que el día más deprimente de la historia fuese el día más deprimente de mi historia, amén de mi cumpleaños (en la noche de ese día, mi suerte dio un giro inesperado). Después vino el desarraigo y después vinieron más pérdidas; después alegrías y más pérdidas. Estas cosas pasan. Dentro del gran esquema del universo, no me ha pasado nada. Eso, también, es un privilegio.

Donde estoy ahora hay otoño. Un otoño que antes solo veía en televisión, con vientos, cambios de colores, frío. Aquí también me invade una alegría inexplicable. Inexplicable no porque no conozca las razones de su existencia, que son muchas y variadas, sino porque no puedo transmitirla. Es demasiado visceral, tiene un componente físico que es difícil capturar en palabras. Vivo aquí donde hay otoño, y sigo viviendo al otro lado del Atlántico y con siete horas de retraso con el presente. En este momento, debo estar evadiendo ir a los scouts o a natación, riéndome de que son cursos de “verano” bajo la lógica de que la época de lluvias es el “invierno”. De modo que a este invierno de lluvias le sigue el otoño de tienda de descuento que también es verano. Y después vendrá otro verano, la época de Semana Santa, que Simeón y yo resentíamos cada año porque lo nuestro es el frío.


P.D.: mire, ve, ahorita me entero que Aniuxa escribió algo parecido

 

Una respuesta a “Las tres estaciones del año.

  1. Clau

    octubre 26, 2016 at 3:58 pm

    Es imposible no quererte, cuando sos, en esencia, yo…en el buen sentido, claro, sin mis múltiples defectos jajajajajaja
    Y ajá, sí, los 3 últimos meses del año me dan la misma sensación, con la diferencia que noviembre no me gusta, es, no sé, no combinable con octubre y diciembre. Pero…este noviembre será diferente *tira globos con helio porque le tiene miedo a los cuetes*
    PD: disculpame, porque en mi yo de hoy, le ando buscando cursos de verano a los niños.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: