RSS

“Las que callaron a los niños porque papá estaba escribiendo”.

04 May

“¿Quién le hacía la comida al escritor para que pudiese dedicarse solo a su labor intelectual? ¿Quién cuidaba de los niños y hacía la cena para los invitados? ¿El boom habría existido si las mujeres de estos novelistas no se hubiesen encargado de barrer, fregar, coser y planchar? ¿Cuánto tiempo podría haberle dedicado García Márquez a Cien años de soledad (1967) si hubiese tenido que recoger a los críos del colegio, poner la lavadora, tender la ropa y hacer la comida? ¿Habría ganado el Nobel de haber dedicado parte del día a las ‘trivialidades’ de una ama de casa?

La escritora Marcela Serrano ya contestó hace años en un programa de televisión: “Lo que una escritora necesita es lo que ellos han tenido: una esposa”. Y lo ha ratificado Álvaro Vargas Llosa, hijo de Mario y Patricia, en la carta que le dedica a su madre por su setenta cumpleaños: “Para ellas no hay biografías porque si las hubiese, las cosas serían al revés”. El aporte determinante de Patricia a la fama y al éxito del escritor peruano es indiscutible, pero como arguye el hijo de ambos: “Lo conocen los amigos o quienes ponen mucha atención a las vidas de los seres públicos que les interesan, pero no los que más cuentan: los lectores”.

Seguir leyendo: Las ‘chachas’ del boom latinoamericano

 

4 Respuestas a ““Las que callaron a los niños porque papá estaba escribiendo”.

  1. Clau

    mayo 4, 2016 at 6:10 pm

    Tal cual…

     
  2. Zè Albo

    mayo 7, 2016 at 12:59 pm

    “Lo que una escritora necesita es lo que ellos han tenido: una esposa”. ¿Ha tenido Usted una pareja que se ocupe de las tareas del hogar a la par para escribir sus libros?

     
    • Ligia

      mayo 9, 2016 at 4:10 pm

      Fíjese que el primero lo escribí mientras mi única responsabilidad era estudiar, y vivía con mis papás (que eso también es un gran privilegio). Ya los otros dos los escribí entre estudiando, trabajando y viviendo con mi pareja, pero no había problema…aparte que, comparada con estos maitros, escribo bien poquito, así que no utilizo tanto tiempo. Mi pareja y yo compartimos equitativamente las tareas de la casa, sí, y tenemos nuestros espacios personales donde cada uno se dedica a lo que le gusta. Ahora, factor importante, no hay hijos. Si en algún momento llegan, sé que seguiría contando con el apoyo de mi pareja para no dejar de escribir, pero tampoco podría yo hacerme la maje y dejar de lado mi cuota de responsabilidad. Y aun cuando es mitad y mitad, sigue siendo mucho trabajo. A lo mejor en algunos años veremos cómo nos va con eso.

       
      • Ka Erre

        mayo 16, 2016 at 10:42 pm

        Te recomiendo leer el libro “La loca de la casa” de Rosa Montero, en uno de los capítulos habla sobre el papel de las esposas de algunos escritores. Especial mención para el señor Leonard Woolf, esposo de Virginia, quien fue un soporte importantísimo para la escritora.

         

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: