RSS

Trípin – Versión El sepulcro de los vivos.

14 Dic

Para terminar el año, nuestra intrépida lente incursionó en uno de los antros más underground de Sívar, “El sepulcro de los vivos“. Ahí se celebra un mega patín que rompe los esquemas de los países que buscan erradicar la tortura en el mundo. Tanto es así que quienes no logran entrar son enviados a antros más amistosos con los derechos humanos. “No quiere la Policía testigos del horror que hay”, nos dice una periodista mientras se queja de que no la dejan entrar al vacil sólo porque no tiene padecimientos renales. “¡Abajo las cárceles comunistas!”, nos respondió Enriqueto Dostoievsky Martínez cuando le preguntamos cuánto tiempo llevaba haciendo fila para entrar.

A continuación compartimos las estampas del trip a estas mazmorras infernales, destinadas sólo para los más VIPs.

El grupo de mimos Los Defensores Abogados da la bienvenida al local. Personas que presentan documentos legales demostrando alagartamiento no pagan cover.

La pestilencia, el hacinamiento que prevalece, la falta de servicios elementales, la casi nula ventilación y el sadismo de los bartenders, vuelven a éste un antro extremo. Su lema “No estamos todos los que somos ni somos todos los que estamos” es un intento por expandir la selecta clientela que se da cita en este particular ambiente.

Augusta y Civiliana lograron madrugar un espacio VIP, razonablemente amueblado y con aire acondicionado.

Cándido Pérez (sin relación con el programa y personaje del mismo nombre) espera a utilizar los servicios sanitarios. “Servicios inmundos”, nos comenta, “tienen más comodidades los perros y mascotas del Primer Mundo, que los sacan a la calle o al jardín para hacer sus necesidades”.

“No hay oportunidad de bañarse, de curarse una infección, de dormir tranquilo algún momento”, cuenta Manolito Werthinger, y la gente alrededor que lo escucha se pregunta si él está en el lugar que cree estar.

El artista cosmopolita Altamiraneishon DJ, famoso por integrar sonidos de máquina de escribir en vivo, entra en trance mientras prende a los asistentes programando música de cámara de tortura.

Los bartenders, siguiendo “órdenes superiores”, se ensañan con los clientes haciéndoles posar como si realizaran faenas indignas y abominables. Los clientes pueden luego optar por compartir estas fotos en el Instagram del Sepulcro, y la foto de la noche con más corazoncitos gana una audiencia gratis en el juzgado de su elección.

 
 

Una respuesta a “Trípin – Versión El sepulcro de los vivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: