RSS

Lucy in the sky with diamonds (y Jorge).

05 Sep

Apenas un día después de dar en adopción a Nucita, estaba caminando hacia la clínica veterinaria con un perrito en brazos. Me lo encontré mientras pensaba que, después de mi apego con la Nucita, ojalá pasara un buen rato antes de tener que recoger otra criatura. 24 horas es un buen rato, supongo.

Era un perrito pequeño, sucio, con un collar desgastado. Andaba sin rumbo pero con inocencia más que con miedo. Era de esos medio-de-raza que parecen tener dueño o alguna vez lo tuvieron. Se dejó tomar en brazos; tenía el pelo muy grasoso. Y yo que sólo pasando iba, al súper. A un súper que, casualmente, estaba a una cuadra de la clínica veterinaria que me ha echado la mano todos estos años (agradéceles sobremanera, por su experticia y su amistad).

También se le agradece al señor Sepúlveda, que siempre tiene fuerza en sus brazos para estas cosas.

El perrito quedó en observación por el fin de semana. Al cabo de ese tiempo volví a la clínica y encontré un perro distinto:

Era perra, no era gris sino blanca y estaba esterilizada desde antes (i.e. alguien alguna vez la cuidó). La llamé Lucy In The Sky With Diamonds, Lucy para quien no supiera cómo escribirlo o le diera hueva. Era toda felicidad y tenía una máscara como de Batman:

Buscamos a sus dueños preguntando en grupos locales de Facebook sobre mascotas. No tuvimos noticias así que comenzamos a buscarle casa. Mientras, quedó viviendo en la clínica (gracias otra vez, veterinaria), junto a su residente permanente, un galgo rescatado del canil municipal. El pobrecito había llegado con su cuerpo hecho trizas, por la vida en el canil y posiblemente su pasado antes de eso. Ya que hablamos de galgos, permítome informarle que las carreras de galgos y la industria que las sostienen son crueles, así que ruégole no apoye de ninguna manera esos eventos. Senkiu.

Lucy y Hércules -el galgo- tenían el mismo patrón de pelaje, blanco con parches negros en la cabeza y el lomo. Sólo que una era enanita pelo largo y el otro, zancudo sin pelo. Se hicieron cherada rápidamente.

Va’pasar a disculpar la calidad de la foto, fue la única rescatable. Estos dos interactuando hubieran formado una linda estampa si se hubieran quedado quietos por un segundo. Por el lado amable, qué manera de gozar la de los chuchos rescatados.

*perrea*

Fueron meses de espera por un hogar para Lucy, con personas que decían estar interesadas pero que terminaban fracasando. Brotip: cuando usted presenta a dos perros bien socializados, habrá interacción física entre ambos; nada que les cause daño, nomás están estableciendo límites y jerarquías. No son como la gente, que se da un apretón de manos y se guardan sus juicios y dudas tras una sonrisa. Los perros van directamente a oler traseros para ver qué ondas. Se lo digo porque una señora estaba interesada en Lucy y fue a conocerla con otra perrita que ya tenía. Las perras se tiraron algunos mordiscos leves y gruñidos y juguetearon tirándose al suelo, una sobre la otra. La veterinaria que supervisó el encuentro estaba complacida porque las animalitas se llevarían bien. La señora, por otro lado, estaba horrorizada ante tanta agresividad canina y se fue sin Lucy. Si uno tiene un perro, debe saber cómo funciona, oiga.

Por fin, llegó una pareja a la clínica buscando un cachorro. Lucy era inadoptable para estándares de mucha gente: ya estaba muy maitra, tenía dos años aproximadamente. Pero en la clínica les presentaron a Lucy. La pareja quedó contenta con ella y se la llevó. No alcancé a despedirme, pero cuando llegué a pagar la cuenta por sus cuidados (aprecie a los profesionales, págueles por sus servicios aunque sean sus cheros), me contaron sobre el final feliz.

Sé feliz, chera.

***

Hace algunas semanas, un gato lloró intermitentemente toda la noche. A la mañana siguiente lo encontré pululando en el jardín del condominio. Todavía no dejaba de maullar y supuse que estaría en celo. Otra vez a la veterinaria. Ahí resultó que lloraba porque tenía un horrendo absceso en el cuello. Las amarguras de no castrar, ya le digo. Algún gato lo había mordido en sus escapadas 1313 y la herida quedó sin tratamiento.

Quedó en la clínica en observación, con la orden de curar y castrar. Mientras tanto, dimos con los dueños. Eran unos universitarios que vivían en una de las calles cerca del condominio. El señor Sepúlveda, experto en PR, fue a conversar con ellos. Estaban preocupados por su gato y les alivió enterarse de que estaba bien, en tratamiento; afortunadamente apreciaron lo de la castración (hay gente que se molesta y se lo toma bien personal).

Una semana después, fuimos con uno de los estudiantes por el gato. Su cajita de medicamentos decía “Jorge”. “¿Bajo qué nombre queda registrado este gato?”. “Eh…eh…¿Jorge?”. Jorge, que no se llamaba así, para entonces ya estaba mucho mejor. Se reencontró con su dueño y hubo mucha frotación fraterna del mish hacia su amo.

El estudiante era, como dicen aquí, un buen cabro. Estaba agradecido por el rescate de su gato y preguntó que cómo nos pagaba. Le pasamos alguna información sobre tenencia responsable para que se la compartiera a sus compañeros, y le pedimos, como retribución, que él alguna vez hiciera por algún animalito -y su humano, si lo tuviera- lo que nosotros hicimos por Jorge. Pay it forward, va. Muchas veces no sólo se ayuda al animal, sino también a otras personas, ya sea su humano o a la mapachada en general (p.e., la gente del condominio no tuvo que desvelarse otra noche por el llanto del gato). Hice lo que pude.

 

Una respuesta a “Lucy in the sky with diamonds (y Jorge).

  1. Renán Alcides Orellana

    septiembre 12, 2015 at 1:32 am

    Belleza todo…Humanas actitudes, sensibilidad profunda de Ligia…

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: