RSS

Dos tercios de estudios en psicología ojitos de cangrejo.

31 Ago

Es feo cuando uno es receptor de la frase: “todas las mujeres/todos los hombres son iguales”. Suele venir después de la descripción de alguna característica, con frecuencia en tono despectivo, que se asume la comparten todos los entes dentro de esa categoría. Puede llegar a ser ofensivo. Aun si es una característica efectivamente compartida, que se observa con frecuencia en los congéneres, éstos no pueden ser reducidos a esa sola característica, ni se puede asumir que ella se encuentra en las mismas condiciones, tiempos e intensidad en cada individuo del grupo.

El anterior es un párrafo que intenta verbalizar el disgusto que resulta de escuchar esa frase. Creo, espero, que le resulte familiar, y por ende pueda empatizar conmigo.

Porque, pues, esa es la vida de la investigación en psicología. Un trencito interminable de generalizaciones sin fundamento, y muchas veces no es porque los estudios planteen sus hallazgos como generalización. Le digo porque sé una cosa o dos de investigación y divulgación, y parte del proceso es saber reconocer las limitaciones del aporte propio. “Mire, esta mapachada responde así ante este estímulo, pero ese estímulo debe probarse en otras mapachadas”; “Correlación no es causalidad”; “Puedo encontrar 100,000 gaviotas blancas que apoyen mi hipótesis de que todas las gaviotas son blancas pero basta encontrar una que no lo sea para refutarla”, etc. .

Estos días encontré una y otra vez la noticia: “la mitad de la psicología no es ciencia” o “dos tercios de los estudios en psicología no son confiables”. Lo peor fue verlo compartido por colegas sin mayor contrastación (aquí está el estudio). Pero mire, hay colegas que siguen creyendo que la APA dice que tomarse selfies es una psicopatología (¡le están diciéndole, homb’!), así que qué esperanza. Y no refuto esta “noticia” porque sostenga que la psicología no es ciencia o que no es confiable. ¡Por supuesto que no lo es! No siempre, no es posible. Imagínese estar lidiando con usted como sujeto de estudio, quiere ganas.

Mis no-colegas comparten esta noticia para mofarse, o para confirmar de una vez por todas que la psicología no sirve para nada (jaja). Mis colegas la comparten haciendo mea culpa. Pero pocos parecen darse cuenta del engaño en ese titular. Bueno, si hasta un par de investigadores que participaron en este proyecto reportan que son “tres tercios de estudios en psicología”. Y ese es fundamentalmente el error: a la gente le gusta generalizar (a mi también, como puede ver), y tiene una afinidad particular por repetir hallazgos de psicología sin mesura, sobre todo cuando se oyen bonitos y convenientes. ¡Usamos sólo el 10% del cerebro! ¡El hemisferio derecho es toda creatividad! ¡Desbalance químico! ¡Fue mi subconsciente! (Inconsciente. Lo no-consciente).

Lo que pasa es que eso de que “dos tercios de los estudios no son confiables” es una afirmación imposible de hacer. En Psicoloquio escribí al respecto y sugiero que vaya a leerlo para continuar su proceso de ser mejor persona cada día, pero, en resumen, es un tema de muestreo: si las publicaciones en psicología constituyeran un cuerpo humano en todo su esplendor, 100 estudios (la muestra por la que ha reportado tan majestuosa conclusión) no son más que un puñado de células muertas que salen volando del brazo cuando uno se lo rasca.

Y esto toma más sentido cuando uno se da cuenta de esa pretensión de encontrar una única “naturaleza humana” (soon, en Psicoloquio), cuantimás usando una única población como medida para todas las poblaciones del mundo. Semos analfabetos científicos.

Mire, hay un instrumento que se llama el Inventario Clínico para Adolescentes de Millon, que evalúa personalidad y psicopatología. Fue construido cuidadosamente en Estados Unidos y quedó guapo. Más adelante quisieron usarlo en América Latina y resultó que el test señalaba psicopatía en jóvenes que no la tenían. ¡Los instrumentos en psicología no sirven! ¡Los tests psicológicos no son científicos! No sé *los instrumentos* pero este en particular servía perfectamente: medía los mismos rasgos en todos lados. Lo que pasa es que esos rasgos en el contexto gringo tienden a ser considerados patológicos, y en el contexto latinoamericano tienden a ser considerados saludables (ampliamos).

Yo nomás le digo: desconfíe de las grandes declaraciones en psicología. Téngale fe a la psicología, sí, este bolado funciona y tiene su gracia, en todo ámbito de la vida. Pero sepa también que lo que se hace es trabajo de hormiga, las interpretaciones se hacen con cautela y los alcances son modestos a corto plazo. Se requiere mucho trabajo y tiempo para lograr un conocimiento más o menos estable, y sobre todo, por parte suya, se requiere mucho esfuerzo para no quedarse con lo que dice el titular.

Fuente: estudio (yo).

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: