RSS

Entorno, voluntad y privilegio.

09 Jul

La semana pasada encontré varias veces el video de una jueza que descubre que el acusado frente a ella fue su compañero de clases en primaria. Es emotivo por el lado del acusado, por su reacción; la jueza, supongo, no tiene mucho margen para demostrar emoción porque está en su puesto de trabajo, así que (spoiler) le desea lo mejor y aconseja brevemente.

Uno podría pensar que esa será una gran lección para el acusado. Que querer es poder. Y sí lo es, pero a veces no lo es todo para darle vuelta a la mala fortuna. Mi chero Zimbardo, mencionado aquí y aquí, decía que, por el entorno en que nació, se le juzgaría con más potencial para convertirse en criminal que en renombrado académico e investigador (quizás de ahí viene su interés por estudiar el poder de la situación, va). Seré alcanzativa pero hasta el color de piel de la jueza y el acusado me hizo imaginar las historias de vida divergentes, aunque coincidieran en algún punto, que desembocaron en ese momento.

Lo menos (más bien, lo primero) que uno puede hacer es estar consciente de sus propios privilegios, por pequeños que parezcan.

 photo lb1.jpg

 photo lb2.jpg

 photo lb3.jpg

 photo lb4.jpg

Fuente de las imágenes (y el original en inglés).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: