Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Género, Imágenes, Psicología, Qué ondas aquí

La ilusión de “darse a respetar”.

La idea de “darse a respetar” es una ilusión. Uno no tiene control sobre otras personas, sobre los criterios que tienen para decidir qué es digno de respetarse y qué no. El respeto es una decisión personal. Usted tiene sus propios criterios, “yo respeto a quien hace X”, “yo no respeto a quien hace Y”, “macho que se respeta…”, “yo creo que quien hace Z se convierte en Z y por tanto no voy a respetarle”. Hágase cargo de sus propias decisiones y juicios. Sobre todo porque posiblemente algunos de esos criterios y juicios necesitan una seria revisión y actualización.

No tendrías que necesitar insertar [la cara] de un familiar en una situación horrenda para hacerla horrenda“, y una persona no debe ser valiosa solamente en función de la relación que tiene con usted. ¿Y cuál es la valía suya de usted? ¿Quién es usted, de todos modos? ¿Alguien que “se da a respetar”?

“No porque tenés una hermana. No porque tenés una madre. No porque tenés una hija. Porque ella es una persona”. Fuente.

 

Anuncios

3 comentarios en “La ilusión de “darse a respetar”.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.