RSS

Mandarino.

10 Dic

Es inusual -creo- encontrarse en la calle un gato que persiga a transeúntes como si fuera un perro. Eso era lo que estaba haciendo este, que se veía como mi Nicolás Macareno, pero más flaquito y con zancos. Se pegaba a los talones de las personas que pasaban, les maullaba y trotaba con ellos por algunos metros, hasta que se resignaba a no recibir atención. Personas iban y venían, y él también.

Así pasó toda la tarde, rondando por la calle y entre jardines. Hasta que el eficiente señor Sepúlveda llegó al jardín donde se había estacionado a descansar, con una caja de transporte y alimento para gato. Casualmente, quienes vivían en la casa estaban afuera, esperando a que les llevaran un tambo de gas (LOL), y dejaron entrar a la propiedad para tomar al gato. Las preguntas de siempre: “¿Es suyo? ¿Saben de quién puede ser?”. Y las respuestas de siempre: “No, sólo apareció hace poco”. No fue difícil atraerlo: vio la comida y entró a la cajita.

Quedó en el cuarto de huéspedes para pasar la noche, para llevarlo a la veterinaria al día siguiente. El gato no era muy agraciado a primera vista: estaba sucio, flaquito y tenía algunas heridas. Se veía que llevaba un buen tiempo en la calle, o cuando menos había tenido dueños negligentes. Pero su apariencia se compensaba con su carácter, amistoso y pródigo en ronroneos.

IMG_3858

IMG_3867

Pasó una semana en la veterinaria y recibió el paquete completo: vacunas, exámenes, castración, limpieza. Tras ese lapso volvió al departamento, todavía flaquito pero en recuperación. Y dejó de verse cabezón, por efecto de las hormonas. Fue bautizado como Mandarino y cuando le dije “sentite como en casa”, lo hizo al pie de la letra.

IMG_3879 IMG_3891 IMG_3926

Mandarino resultó ser un gato positivo. No es que le viera el lado bueno a todo, es que tenía leucemia y síndrome de inmunodeficiencia felina. ¿Usted conoce a alguien que deja que su gato salga de la casa a vagar y pelearse, y encima el gato no está esterilizado/castrado? Sea buena gente y recomiéndele a ese alguien QUE NO SEA ZOQUETE y que le haga la prueba del “VIH felino” al animalito, y de paso lo esterilice/castre. Como en las personas, esta condición significa mayor vulnerabilidad a otras enfermedades y exige mantener un cuidado especial en ciertos aspectos. Pero no por eso desaparecen las probabilidades de llevar una buena vida.

Lastimosamente, la enfermedad es contagiosa y quedó prohibido que se juntara con Marla y Macareno. A Marla le dio igual. Macareno sí sufrió, porque a estas alturas usted ya sabe que él es bien chero y quiere jugar con cada criaturita que se alberga con nosotros. Mandarino era igual de chero. Se veían a través de la puerta entreabierta y hacían high-five una y otra vez, los dos ronroneando. Tal vez fue bueno que no se juntaran, pues el mundo hubiera estallado de tanta camaradería entre estos dos canallas. Y sin mucho más que hacer, Mandarino se dedicó a recuperar fuerzas y ponerse guapo:

IMG_3976

IMG_3981

IMG_4011

A falta de Macareno, se hizo chero del póster de Sir Pol.

El problema sería darlo en adopción. ¿Quién querría un gato con leucemia y VIF? Ya era desventaja que fuera un gato adulto, la gente siempre quiere cachorros, más por ternurita o por presumir ante otros que porque tenga idea de lo que implica criar un bebé de otra especie. Protip: usted puede educar un animal adulto tan bien, incluso mejor, que a un cachorro. Mandarino aportaba a este argumento, siendo un caballero muy paciente, y no perdía el buen espíritu:

IMG_4026

Tiempo del Espíritu.

IMG_4016

Me acompañaba mientras yo calificaba. Nótese que un mi estudiante se sacó 6,3, y usted dirá “¡Jaja!”. Pero espere, aquí la calificación máxima es 7, y los decimales van con coma. Todavía no aprendo a vivir con eso.

IMG_4120

Por su condición, las heridas podían tardar en sanar más de lo habitual. Pero también en eso progresaba.

Estuve posponiendo por varios días publicar el aviso del gato en adopción. Por supuesto debía mencionar las enfermedades que tenía, y eso era un punto en contra. Pero tampoco le iba a endosar a nadie un gato a base de engaños. El gato tiene esto y esto, requiere cuidados especiales por el resto de su vida. Hablando de ser positivos, escribí el aviso y quedé esperando lo mejor. Debe haber alguien que lo quiera, pensaba, alguien que le haga contrapeso al ente porgusto que abandonó a este buenazo en primer lugar.

No más de 24 horas después, recibí un mensaje de una jovencita: ella y su roommate querían adoptar a Mandarino, y recalcaba que se daba por enterada de su condición y las responsabilidades asociadas. Recordé una postal que vi hace mucho tiempo en el sitio postsecret.com (por si no lo conoce, como indica el nombre, la gente manda sus secretos de manera anónima en una postal). Cuando la leí se me hizo un nudo en la garganta. La recordé y me pareció aplicable al buen Mandarino:

“¡Hurra! ¡Encontré a alguien que me ama aunque tengo herpes!”

Su reacción cuando le conté que había sido adoptado:

IMG_4124

Las dos jóvenes vinieron a conocerlo y quedaron contentas con él. Mandarino se quedó unas semanas más en el departamento para recuperarse totalmente, y para agonía de Macareno, que no entendía por qué no podía entrar a jugar con ese amiguito. Finalmente, una tarde, las jovencitas volvieron por Mandarino y se lo llevaron a su nuevo hogar. Bless their hearts, como dicen en mi pueblo.

IMG_4127 IMG_4132

Sé feliz, Mandarino. Por mucho tiempo.

 
1 comentario

Publicado por en diciembre 10, 2014 en Crónicas de la fauna callejera, Imágenes, Jue!

 

Una respuesta a “Mandarino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: