RSS

Llueven bombas.

14 Jul

Años atrás me encajaron la tarea de diseñar algunos materiales para una campaña. No sé nada de diseños ni campañas pero no había nadie más que se encargara. Trabajaba entonces en una ONG de personas con discapacidad, que comenzó su labor con personas que habían sufrido amputaciones durante la guerra civil. Mi jefe era civil y perdió las piernas por una mina; el personal de campo había sido del ejército o de la guerrilla (incluyendo un niño soldado), todos habían perdido por lo menos una extremidad, y ahora trabajaban en equipo tratando de responder a esta población -a la que ellos pertenecían- que fue rápidamente olvidada cuando se firmaron los acuerdos de paz.

Yo apenas recuerdo la guerra, lo que alcancé a vivir, y tenía mis extremidades intactas. Aunque apenas era secretaria, aprendí una barbaridad de cosas en ese entorno. Conocí historias donde invariablemente uno terminaba con lágrimas en los ojos, de alegría o de tristeza. Aprendí más de la historia del país (en cosas tan curiosas como una prótesis de pierna hecha con la pata de una cama, porque las prótesis “verdaderas” son caras), de conflictos armados alrededor del mundo, de tratados y convenciones, de sobrevivencia y resilencia, y de acción colectiva.

La campaña, como parte de un movimiento internacional, era para exigirle a la Asamblea Legislativa que ratificara la Convención contra las bombas en racimo (véase bombas de racimo o cluster bombs, aunque después de discutirlo para la campaña acordamos que debía ser “en”). Nunca se han usado en El Salvador pero uno, por si acaso, y dos, en solidaridad. Mientras más leía y buscaba imágenes para preparar los trípticos, más aprendía la verdadera definición de la palabra horror. Las bombas en racimo son una enorme bomba que lleva miles, miles de pequeñas bombas de distinto tipo adentro, para causar más daño en un perímetro muchísimo más amplio. Cuando la bomba cae y se abre en el aire, los artefactos son una lluvia infernal pero puede que no todas detonen al caer; pueden incrustarse en la tierra y estallar cuando alguien se pare en ellas. Esa lógica no es para atacar milicias sino civiles.

Pensé en todo esto cuando leí que están tirando bombas en racimo sobre Gaza. Justamente hace poco me encontré con una copia de Psicología Social de la Guerra, de Ignacio Martín-Baró, en una oficina…en el sur de Chile, mire, ve. Es un libro de la década de 1980 y ya había un estudio sobre la situación de Palestina, era sobre madres e hijos. En este libro de psicología social aplicada también hablan de intervenciones realizadas para disminuir el conflicto pero claramente no han funcionado a nivel macro. Brotip, pero si no sabía y pa’que sepa, la destrucción de Palestina lleva ya un buen rato. Parecerá “tema de moda” pero ya depende de cada quien informarse y tomarle la seriedad debida al asunto.

Hay gente que dice que con compartir imágenes y posts en Facebook y Twitter sobre el genocidio en Gaza no se hace nada, no cambia nada. Eso puede que sea cierto (y puede aprender de mi sobrino y unirse a alguna acción colectiva), pero también decir tal cosa sugiere que lo mejor es callarse, y no, no lo es. Aquella camisa y yo nos encontramos de nuevo:

(La imagen de la camisa no la hice yo)

 

En el diccionario, “masacre” es definida como la “matanza de personas, por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida”. No tiene nada que ver, pues, con la andanada de goles en contra que recibió la selección brasileña de fútbol y que sepultó su aspiración de convertirse —por sexta ocasión— en campeona mundial de la disciplina deportiva que, hoy por hoy, es uno de los negocios más lucrativos del planeta. Nada que ver, pero fue noticia de primer orden y comentario obligado en cualquier sitio. Los siete tantos que recibió el equipo carioca el pasado martes 8 de julio le sacaron torrentes de lágrimas a mucha gente. Pero hay que insistir: lo ocurrido no fue una masacre. Fue cualquier cosa, menos eso. Si se va a hablar de masacre en términos precisos, hay que referirse a lo que comenzó durante la madrugada de ese mismo día en territorio palestino y que —a esta fecha— continúa produciendo muerte, terror y repudio.

Masacre

¿Sabe qué más se puede hacer? Llamar las cosas por su nombre, e.g. usar la palabra violación sólo cuando esté hablando de violación. Yo estoy a favor de que la gente viva y goce el fútbol pero hay una manga de desubicados a los que hay que sentarlos, leerles los episodios más dantescos de El Efecto Lucifer y los más abrumadores de Trauma y Recuperación, y después mostrarles Anticristo y Las tortugas también vuelan. Bien se puede hacer un pre y post-test, para medir si la exposición vicaria a la barbarie, the real barbarie, les re-acomoda la mollera. Bien que les hace falta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: