Recordar es volver a vivir.

Mire, cuando escucho esa canción, me siento enojada. No me siento, más bien recuerdo lo que se siente estar enojada. Pero enojo no es la palabra. Era una modalidad de encabronamiento a la inversa, si es que la depresión y el enojo son una misma prenda reversible. Pero no usaría ninguno de esos dos conceptos. Tampoco distimia. Quizás remedo de episodio hipomaníaco, diseñado sin querer para confundir a la audiencia. “Qué atípico de ella. Cuánta felicidad”. Una formación reactiva en todo su esplendor, que iba y venía hasta que se fue completamente y nada más quedó el recuerdo. Como cuando escucho esa canción, que es volver a dinamitar el puente entre el sistema límbico y el lenguaje. Llevó años reconstruirlo y todavía hay palabras que dan un paso en falso y caen al río, dejando vivencias sin nombre.

Now my mind is filled with rubber tires and forest fires 
And whether I’m a liar
And lots of other situations
Where I don’t know what to do
At which time God screams to me
There’s nothing left for me to tell you.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jue!. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Recordar es volver a vivir.

  1. Clau dijo:

    Es lo más horrible de la vida. A mí me sucede con la película Titanic. Dando click aquí y allá siguiendo tus referencias creo que es estress post traumático…o algo así.
    Tanto que cuesta olvidar, para que te lo recuerden y te lo hagan volver a vivir…y sufrir.
    Lo peor es cuando creen que estás actuando, que es una exageración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s