Trípin – versión No Fin Del Mundo.

Nuestra escéptica lente contuvo el aliento en los días previos al 21 de diciembre, en el que supuestamente estaba calendarizado el crujir de dientes de la humanidad, de acuerdo a gente que interpretó a gente que interpretó a gente estudiosa de la cultura maya. Tal patín no ocurrió, y nuestra celebratoria lente se entregó a las fiestas de San Feliz Año Nuevo (Salarrué dixit), re-emergiendo hasta hoy (!) para dar testimonio de aquellos días de expectativa para algunos e incredulidad para otros. “No es el fin del mundo, sino el comienzo de una nueva era”, nos aclaró Chepeberta Galán, visitante de playa El Tunco mientras se hacía un tatuaje de hena en la nuca que decía “Baktún 13”. “¡SÓLO DIOS SABE SI VOLVERÉ!”, exclamó Valenciano Valenzuela, taxista, cuando le preguntamos qué conocía sobre los indígenas de Mesoamérica.

A continuación, algunas estampas con buenas y no tan buenas vibras de este magno evento que hizo que la población olvidara su calendario gregoriano…más o menos:

trbak1

Perencejo el Pastor recorrió las calles del centro capitalino y páginas de Facebook advirtiendo que sólo El Altísimo puede decir cuándo acabará el mundo. “Los mayas están equivocados. Calamidades como hambrunas, plagas y bolas del fuego cayendo del cielo sólo pueden ser enviadas por El Misericordioso, que tanto ama a sus hijos”.

trbak2

Angelina del Socorro pasó el 21 de diciembre alejada de las redes sociales, con su computadora y celular apagados, y no fue a clases en su universidad ni a su trabajo. Pero no por temor. “Estoy harta de los comentarios dizque ingeniosos sobre el fin del mundo, prefiero aislarme hasta que pase. Para el 22 la gente habrá olvidado el asunto y estará hablando del lleno de los centros comerciales y el tráfico infernal”. Sus predicciones fueron en un 100% más certeras que las del Mago Yin.

trbak3

Robinson Benedictino dijo hacer caso omiso de los rumores del 21 de diciembre, con su teoría de que los mayas llegaron hasta esta fecha en su calendario porque simplemente se extinguieron junto con los dinosaurios. Lo encontramos en una caja del supermercado con dos carretillas llenas de víveres, donde acababa de gastar todo su aguinaldo, “por si acaso”. Comentó que luego se dirigiría a una ferretería a comprar herramientas también por si acaso, por si el apocalipsis que podía o no ocurrir incluyera bacterias que se meten en el cerebro y convierten a la gente en zombies.

trbak4

Bibi de Schwartz-López habita en una zona residencial que se construyó sobre las ruinas de un asentamiento indígena. La encontramos saliendo rumbo a una celebración del fin del calendario maya en un club exclusivo de la ciudad, y le preguntamos si sabía qué había bajo su casa. Respondió desconocerlo, pero al enterarse replicó que de todos modos los indios eran una civilización muy violenta.

trbak5

Estudiantes de un colegio privado hacen una representación informativa sobre el calendario maya, echando mano de una obra más contemporánea: “¡Es el Baktún, Charlie Brown!”.

trbak6

“El calendario no tiene profecías, no decía que se acababa el mundo…ni siquiera se acaba el calendario mismo”, replicaron miembros de la comunidad maya, a quienes no se les dejó entrar a su propia celebración.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trípin. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Trípin – versión No Fin Del Mundo.

  1. Victor dijo:

    😀 Éxito, chera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s