Predecir y prevenir: ir a la playa para averiguar si habrá tsunami.

Y, no puede predecirse cuándo va a ocurrir exactamente un terremoto. Pero:

“Ante los fenómenos naturales, el papel del científico es aportar el conocimiento disponible en cada momento para determinar las probabilidades de que ocurra y los riesgos que puedan derivarse”, precisa Emilio Lora-Tamayo, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cuyos investigadores son llamados con frecuencia a participar en comisiones de evaluación de riesgos. “El problema es que, en el caso de los terremotos, no deja de ser un conocimiento basado en datos estadísticos. Lo que manejan son probabilidades y lo difícil es interpretarlas. Pero quien tiene la responsabilidad última sobre las decisiones que se toman son los gestores políticos”, señala.

El delicado papel de la ciencia en las catástrofes.

DSC00042

Valdivia, donde en 1960 ocurrió el terremoto más fuerte registrado en la historia, de 9,5 grados.

Te están diciéndote, o’. Una tragicomedia digna de Cuentos de Cipotes:

—Mirá, del SNET me llamaron para decirme que hubo un temblor en Costa Rica y que hay alerta por un posible tsunami… ¡Llamemos de emergencia a todas las instituciones de la mesa de Protección Civil! —dijo Hilton a Bonilla. Lo que oyó como respuesta, sin embargo, lo dejó congelado.

—A pues convoquemos la reunión para la tarde —le dijo Bonilla, mientras Hilton podía imaginar el tsunami acercándose a la ciudad puerto.

[…]

Hilton le habla a un radio transmisor que sostiene con su mano izquierda y que le devuelve una respuesta ya prevista: silencio. Nadie le copia al otro lado.

-Aquí he pasado hasta una hora hablando y nadie me escucha -dice Hilton, mientras mueve las perillas del radio que le dio Protección Civil en septiembre de este año para mantenerse en contacto en caso de emergencia. A Hilton le gusta recordar el momento cuando les mostró a sus vecinos el radio que le dio Protección Civil.

-La gente aquí, me dijo: “Ah, usted es un gran vivo. ¿Por qué no pidió radios para todos? Solo usted se va a salvar”… Ja, ja, ja -recuerda, con humor, la idea que la gente puede tener de cómo podría funcionar un sistema de alerta de tsunamis salvadoreño-. Si los radios ni señal tienen… ja, ja, ja, son de adorno…

[…]

Meléndez intenta enviar un mensaje de calma, uno que evite que cunda el pánico. “No debemos hacernos a la idea de que la gente está a punto de morir porque no hay plan”.

No hay plan, dice. Aunque, si se es riguroso, sí existe uno: Protección Civil tiene un Plan Nacional de Respuesta en el que se incluyen seis párrafos. En ellos se explica qué es un tsunami y cuáles son sus consecuencias. Además, señala nueve comunidades importantes en riesgo. “La Unión, San Rafael de Tasajera, El Zapote, San Marcelino, La Libertad, El Majahual, Acajutla, Barra de Santiago y Garita Palmera. La Unión, La Libertad y Acajutla son los lugares donde se ubican los tres puertos más grandes de El Salvador y donde están concentrados la mayoría de los residentes de las costas”, dice el documento. Fin del plan.

[…]

-Alcalde, una cosita nada más y perdóneme que lo interrumpa -insistió Hilton-: ha sucedido un terremoto en Costa Rica y estamos esperando un tsunami. ¡Convoquemos inmediatamente a la Comisión Municipal de Protección Civil!

-¡Ah! Permítame, me voy a salir de la reunión -dijo Guadrón, lo que aliviaba un poco la aflicción de Hilton. Un par de segundos después la esperanza de Hilton se volvió a desvanecer-. Híjole… -dijo el alcalde, ya fuera del salón donde tenía su reunión-, ¿y no sería mejor en la tarde? Hagámosla a las 2 -propuso.

Y el alcalde no cedió. Hilton había gastado media hora intentando comunicarse con las autoridades municipales desde cuando recibió la llamada de la alerta de tsunami, para que el alcalde propusiera que la reunión de emergencia se realizara cinco horas después de que fuera lanzada la advertencia.

[…]

Aunque el panorama es desesperanzador, en Acajutla, donde unas 18 mil personas podrían ser impactadas directamente por un tsunami, hay una comunidad de 200 personas que sí tiene un plan rigurosamente elaborado para afrontar una emergencia por tsunami. En el papel, estas 200 personas tienen capacidad para ponerse a salvo en caso de un maremoto. Tienen definidas con precisión las cuatro rutas de evacuación, el número de vehículos que transportarían a los miembros de la comunidad, por cuál de cuatro salidas debe evacuar cada quién, quiénes están a cargo de cada grupo de evacuación… tienen precisados los tiempos de evacuación y los lugares seguros a los cuales dirigirse. En caso de alerta de tsunami, alarmas sonoras advertirían a los trabajadores de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) que tienen que dejar las instalaciones del Puerto de Acajutla.

Acajutla es una zona que cuenta solo con una salida y una entrada, la carretera que la une a Sonsonate. Esta es el único punto por el cual podrían evacuar los 18 mil pobladores costeros del municipio, además de los empleados del Puerto de Acajutla y cerca de 20 empresas multinacionales que tienen sus instalaciones prácticamente a las orillas del mar, como Texaco, Fertica, Alcasa y la Refinería Salvadoreña de Petróleo.

[…]

El plan del que habla Guadrón es uno que en caso de emergencia les indica a los pobladores de la zona que se acerquen al punto de reunión, frente a la playa. Justo donde se supone que impactaría con toda su fuerza un tsunami.

[…]

Después de aquel día Hilton recibió capacitaciones sobre tsunamis de parte de Protección Civil y adaptó los planes de evacuación de riesgo por inundaciones que existía en su comunidad a uno de evacuación en caso de tsunami. El plan consiste en esto: correr a lo largo del Bulevar 25 de Febrero hasta llegar a la alcaldía.

-Esa zona está a 15 metros sobre el nivel del mar -explica Hilton.

-Me parece raro que usted diga que hay que ir a la playa, porque lo que dicen los del SNET es que la gente se tiene que alejar del mar.

-No, no, tenemos que ir a ver el mar para ver si el agua está ahí o no. Con el tsunami el mar se hace pachito.

-¿Y qué van a hacer si ven que el mar ya se retiró? ¿Esperarían confirmación o qué?

-¡Aaaah, nooo, entonces no vamos a esperar confirmación, nos vamos a ir!

En caso de tsunami sálvese quien pueda

***

Similar: Una crisis predecible: estudios advertían que el cambio climático amenazaba la infraestructura de Nueva York; “…mostramos que el cambio de la climatología en tormentas probablemente incrementará el riesgo de inundación para Nueva York“.

Otra, de mi gremio: “¿Puede el tamizaje mental prevenir los asesinatos en masa?“. NO. Carámba con estas preguntas. Aunque aquí confunden predicción con prevención, esperando, supongo, que una lleve a la otra. En los comentarios sobre preguntas como esta, la mara dice que los psicólogos y psiquiatras se las llevan de adivinos, pero ellos son los primeros en decir que no se puede. La prevención es incidir en Y aspectos, observadas X condiciones. La “predicción” es probabilidad, que proviene de la frecuencia de ocurrencia del evento o comportamiento en el pasado; y ni así se garantiza atinarle. Digo, mírese: usted es de los objetos de estudio más complejos en la existencia. Uno hace lo que puede. Ahí pasa otro día, oye.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Azul y blanco, Desastres poco naturales, Frases, Grinpis, Imágenes, Personitas, Política, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Predecir y prevenir: ir a la playa para averiguar si habrá tsunami.

  1. Pingback: Los terremotos y nosotros. | Qué Joder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s