Sincronicidad.

“Querido cliente de la terapia del jueves por la mañana:

La razón por la que te caigo tan bien y piensas que realmente te entiendo es porque yo tuve una reacción similar a mi trauma. Parte de lo que te digo es lo que mi terapeuta me dijo. Gracias por empujarme a seguir arreglando las cosas. Creo que nos estábamos motivando uno al otro.

Sinceramente,

Tu terapeuta”

(Publicado en Post Secret).

Cada paciente que veo suele revolverme conflictos internos, algunos risibles, otros de cuidado. Hubo una paciente en particular que llegó con un motivo de consulta que yo misma había comenzado a vivir algunos días antes, el día de mi graduación. No pareció así en ese momento, pero mi problema evolucionó de modo bastante similar al de ella, tal vez con un poco más de pimienta, con un poco más de saña. Cumplimos sus metas y se fue, liberada -creo yo- de buena parte de la carga. También me liberé ligeramente de la mía, y aunque me quedé estancada en el pantano por más tiempo después de eso, no me quedé de brazos cruzados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Imágenes, Jue!, Memorias y heridas, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s