Once de septiembre al 2×1.

[La conclusión de Robert Fisk es] que el “horrendo crimen” del 9/11 se cometió con “maldad y crueldad increíbles,” un juicio exacto. Es útil recordar que los crímenes pudieron haber sido peores. Suponga, por ejemplo, que el ataque hubiese ido tan lejos como bombardear la Casa Blanca, matar al presidente, imponer una brutal dictadura militar que matara a miles y torturara a decenas de miles, mientras establecía un centro internacional del terror que ayudara a imponer estados similares de terror y tortura en otras partes, y ejecutara una campaña internacional de asesinatos; y, adicionalmente, trajera un equipo de economistas  — llamémoslos “los Kandahar boys” — que rápidamente llevaron a la economía a una de sus peores depresiones de su historia. Eso, claramente, hubiera sido mucho peor que el 9/11.

Desafortunadamente, no es un experimento mental. Sucedió. La única inexactitud en este breve recuento es que los nombres deben multiplicarse por 25 para obtener equivalentes per cápita, la medida apropiada. Me refiero, por supuesto, a lo que América Latina con frecuencia llama “el primer 9/11”: 11 de Septiembre de 1973, cuando los Estados Unidos tuvieron éxitos en sus esfuerzos intensivos para derrocar al gobierno democrático de Salvador Allende en Chile con un golpe militar que colocó el brutal régimen del General Pinochet al mando. La meta, en palabras de la administración Nixon, era matar “el virus” que podría alentar a “todos aquellos extranjeros que quieren jodernos” y tomar control de sus propios recursos y buscar políticas intolerables de desarrollo independiente. En el fondo, la conclusión del Consejo Nacional de Seguridad era que, si los Estados Unidos no podía controlar América Latina, no podía esperar “lograr orden exitoso en ningún otro lugar del mundo”.

Noam Chomsky

(Para los estadounidense, quizás porque fue obra de ellos, no fue “nada de mayor consecuencia”).

Hace como un mes, en medio de una clase, me pasaron el libro La danza de los cuervos. Puse atención a medias mientras iba leyendo párrafos de página en página, hasta que me dieron ganas de tirar el libro y salir a vomitar al baño, sin dejar de decir “puta, puta, puta”. Una sabe algunas cosas, de las violaciones sexuales con perros, los choques eléctricos bajo la lengua y en los genitales, el lanzamiento de cuerpos desde un helicóptero al mar. La punta del iceberg nomás. Los detalles son un mundo aparte. Y usted dirá que lo mejor es cerrar heridas y no hablar de esas cosas, pero la resolución del trauma pasa por el reconocimiento de que ocurrió, así que ahí se ve.

Vuelvo a recordar a la amable taxista que dio un tour por la ciudad y me acompañó a hacer trámites y compras en mi primer día en este país (disculpe que no lo supere, pero no se me acaba la gratitud hacia ella). Me llevó frente a La Moneda y me explicó cómo fue el bombardeo y el golpe de estado contra Allende. Me hizo pensar en el 11 de septiembre del 2001 pero de otra forma. Sí fue traumático, una pesadilla. Pero lo que vino después de ambos 11 de septiembre también ha sido una pesadilla para millones de personas y para mucha gente continúa siéndolo hasta hoy, de una u otra forma.

En esta misma fecha hoy, en Tordesillas mataron a un toro. En el gran esquema del universo, un toro no es nada comparado con el monstruoso trauma de un golpe de estado o un atentado terrorista, pero lo tengo muy presente porque es otro pisto ver cómo 500 personas persiguen a un toro para matarlo a lanzazos. Podría no verlo, claro, pero ir de ignorante por la vida no me ha servido mucho para escalar la pirámide de autorrealización según Maslow. Hubo una movilización importante de gente para evitar que se realizara el “torneo” pero los desalojaron , el toro cayó muerto a los 20 minutos, y a un tipo le dieron un premio por eso. De todos modos anularon el torneo porque dos personas lo lancearon al mismo tiempo, o lo lancearon mientras estaba de rodillas, y en un área en la que, por reglamento, el toro pide tay. Vale veinte. Y ciertamente esto, aparte de la fecha, no tiene nada que ver con los dos eventos que se conmemoran este día, excepto su relación con la tortura y el hecho de que el ser humano sale con cada jayanada. Ojalá el otro año, al menos, pueda venir a contarle que abolieron el Toro de la Vega…es más posible que venir a contarle que ha habido perdón y reconciliación entre dos partes extremas de una sociedad en conflicto.

Déjole la carta de una víctima del 11 de septiembre a las víctimas del 11 de septiembre, parte de un documental sobre esa fecha del 2001:

***

Relacionado: En Afganistán, muchos jóvenes apenas tienen idea de lo que pasó en el 2001 y creen que Estados Unidos está invadiendo por intereses propios. Ve, pues.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Criaturitas del Señor, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Memorias y heridas, Personitas, Política, Psicología, Violencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Once de septiembre al 2×1.

  1. Ale dijo:

    Yo prefiero, si es posible, omitir los detalles de la barbarie. He conocido la atrocidad, y sus diversas variaciones puedo imaginarlas si quiero. Y seguramente, también, jamás se me ocurrirían muchas que sucedieron. La humanidad es mitad luz, mitad sombra. Y ambas pueden expandirse hasta lo insospechado. Para el odio hace falta muy poco, y para la estupidez, nada. Por tanto, “la lista del asco”, elaborada a partir de la observación de los actos humanos, puede resultar muy detallada, hasta lo morboso e insufrible. Y muchos elementos en esa lista, para quienes los han padecido, podrán superarse, pero ser olvidados, muy probablemente, nunca. Así es la humanidad. Por fortuna, nos queda la parte de luz, una bendición. Y nos salva también la gente como tú, que dice las cosas como son y no rehuye la memoria histórica de la humanidad y del camino (largo) que aún le falta recorrer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s