Fe en la humanidad.

Tengo un vago recuerdo, del tiempo en el que todavía miraba hacia arriba a los adultos, sobre una visita a una panadería con mi mamá. Estábamos comprando pan y un señor indigente entró y comenzó a ver lo que había, supongo que calculando para qué le alcanzaba. Mi mamá lo notó, se volteó hacia él y le preguntó qué le gustaría comprar. Mi recuerdo termina con ella entregándole dos panes grandes, cemitas o de esos que son largos con un aire a naranja.

Me acuerdo de eso con frecuencia, como hoy que estaba en un café en Santa Cruz* y desde ahí veía la plaza y la entrada a la catedral. Había una ancianita en silla de ruedas en la puerta de la iglesia pidiendo limosna, y la gente le pasaba de largo. Todos hemos pasado de largo a estas personas, por indiferencia o por vergüenza, con aversión o con un dolor punzante por saber que las monedas no cambian nada. Increíble que hubiese docenas de personas alrededor, en grupos de amigos o en familia, y ella ahí, invisible.  Tanto feligrés que iba saliendo de misa de seis pasándole de largo.

Me quedé un buen rato titubeando, con la idea de acercármele -no con monedas- pero con una auto-eficacia por los suelos. El señor Sepúlveda a la par mía me dio una bolsa de pastelitos que recién habíamos comprado y, conociendo mi conflicto y siendo él mismo bastante sensible a estas cuestiones, me dijo que le llevara la bolsa a la señora. Pero le respondí que alguien le acababa de dar algo más valioso; podría creerse que esto es excusa, pero realmente no quería interrumpir: un hombre joven con pinta de turista se le había acercado, le dijo algo y se sentó a la par de ella. Comenzaron a conversar y la anciana indigente que unos 15 minutos antes se veía desolada, ahora charlaba con este tipo y movía los brazos con emoción, casi como si fuera a levantarse de la silla. Me fui de ahí, de la plaza, y ellos se quedaron ahí.

Me hubiera gustado tomarle foto a esa estampa, pero dadas las circunstancias, nomás vengo a contarlo. A lo mejor uno de estos días, usted y yo superamos la rampante introversión o la flojera de salir de la zona de comfort y hacemos algo digno para restaurar la fe en la humanidad, como lo ha hecho mi mamá (no sólo esa vez), como el tipo de la plaza o como las personas en estas 21 fotos, o la revista cristiana que aboga por la juventud LGBTI que vive en la calle [porque, a lo mejor sabrá, buena parte de los indigentes adolescentes -al menos en Estados Unidos- están en esa condición porque su familia los echó de casa al enterarse de su orientación sexual].

*Saludos desde Bolivia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, De todos los días, Jue!, Personitas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Fe en la humanidad.

  1. Ale dijo:

    Mmm… me trae recuerdos de un episodio, en mi época de estudiante… no supe cómo resolver una situación similar. Años después, aún pienso que pude haber actuado mejor, mucho mejor. Pero bueno… la experiencia.

  2. ibapasando dijo:

    No soy de los que da limosnas, no les doy monedas a los limpiaparabrisas, no me acerco a ninguna iglesia. Pero si en mi camino me encuentro a una persona de la tercera edad que pide en la calle, si colaboro; no me importa si esta fue una mala persona en toda su vida o quizás nno. Pero ya está terminando su vida.. puede que viva más que yo. Pero si tiene esa edad y nadie que vele por ella me complace alegrarle uno de sus últimos días.. porque lo que no le di a los demás limosneros, se lo daré a esa persona de forma acumulada.

  3. Ale dijo:

    Qué extraño. Dejé un comentario este domingo pasado, y ahora no aparece aquí. Bueno, no importa, aprovecharé para revisar los links del post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s