Siempre con el agua al cuello / esta es la vida del consumidor.

Hasta hoy que llevo una clase sobre la construcción del conocimiento social me entero que la psicología económica lleva sus décadas dando vueltas, y después de leer un poco, entérome de que, a mi edad/estadio evolutivo, mi mente comprende mucho más de lo que le meto sobre economía y la estoy sub-utilizando en ese aspecto. FYI, un psicólogo ganó el premio Nobel de Economía en el 2002, y usemos este ejemplo para reírnos a quienes creen que las disciplinas académicas y científicas no deben interactuar unas con otras (ush, peor si una es humanística y la otra matemática).

Superar la pobreza y la discriminación, reformar la educación para hacerla compatible con el desarrollo de las destrezas cognitivas, sociales y afectivas requeridas por los nuevos escenarios económicos y políticos, impulsar el desarrollo de la participación ciudadana y participar eficientemente en el mercado y el comercio desde una perspectiva de integración son objetivos presentes en la agenda de políticas públicas de la mayoría de los países en desarrollo (Cumbre de las Américas, 1999). Sin embargo, la mayoría de las agendas políticas contrastan fuertemente con las capacidades reales que tiene la población para poder insertarse efectivamente en los crecientes requerimientos de sociedades cada vez más complejas.

Denegri, M. et al. (2009). La comprensión del mundo económico como necesidad de adaptación: un desafío educativo pendiente.

Las primeras siete diapositivas de esta presentación explican un poco qué es eso de la alfabetización económica, aunque es mucho más que eso; aquí hay algunas de sus líneas de investigación. No es nada que nos sea ajeno a la vida cotidiana, y saber o no saber es crucial para la participación ciudadana crítica. Puede que sea difícil hacer participación ciudadana crítica cuando a uno le andan aplaudiendo por la calle debido a las deudas, pero entre una y la otra hay una conexión que rara vez nos cuentan que existe. Y en todo caso, hay que saber, hom’, al menos para entender cosas como el crujir de dientes de las pensiones.

Hoy la mayor parte de los autores no considera la adicción a la compra exclusivamente como un destino personal, sino también como la consecuencia lógica, aunque negativa, de la sociedad de consumo. […]  la compra se percibe como una actividad socialmente aprobada, básica y de fácil acceso que la sociedad promueve siempre que no conduzca a cleptomanía o a incurrir en deudas excesivas. En la sociedad de consumo postmoderna el consumo ha perdido casi por completo su simple función de satisfacción de necesidades. En la actualidad desempeña funciones simbólicas [Relacionado: ¿Son motivo de vergüenza los celulares sencillos?] como la autorrealización, la construcción de identidad, el control del estatus, el manejo de impresiones o el hedonismo imaginativo, entre otras. Además, ir de compras es una actividad de entretenimiento, ocio, compensación y evasión socialmente aceptada.

Me acordé de este libro porque lo usé con dos pacientes. Freud decía “cuando a uno le duele una muela, el Yo se aloja en la muela”. El Yo de uno de estos pacientes estaba alojado en sus deudas y embargos, y cuando la realidad pesa de esa forma, es difícil centrarse en otros asuntos. Él no tenía adicción a la compra pero sí tomó decisiones financieras desafortunadas; a pocas personas nos dan asignaturas de conducta económica eficiente, así que dependemos mucho de la información y enseñanzas de nuestro entorno y de nuestra propia experiencia y habilidades cognitivas.  Paciente #2 sí tenía esta adicción y era otra onda.

Por ellos empecé a tener nociones de alfabetización económica, aunque no sabía que existía tal término entonces. Por ellos, por Ska-P y por el juego de McDonald’s. Así es, jóvenes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, De todos los días, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Imágenes, Jue!, Música, Personitas, Psicología. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Siempre con el agua al cuello / esta es la vida del consumidor.

  1. ibapasando dijo:

    Humanistas…… improductivos….bien podemos vivir sin ellos y ellas

  2. Ale dijo:

    Aquí en Venezuela necesitas un celular último modelo, o te van a considerar un “pelabola”. Necesitas un iPad, un iPod, unos zapatos de marca. De lo contrario, te insultarán así, con lo de “pelabola”. No importa si eres inteligente. Si no tienes nada de eso, no vales. Claro, si eres mujer, llevas ventaja, porque puedes agrandarte el busto, y aunque no tengas celular ni perolitos Apple, eres una “mami rica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s