La moralidad tanatofílica de los ciudadanos honrados.

Hoy vi la perturbadora Red State, me gustó mucho y jamás volveré a verla. En apariencia de modo aleatorio, a mitad de la película pensé en el incendio en la cárcel de Honduras y particularmente en una macabra foto que vi, horas atrás, de los cuerpos calcinados. Pero no es aleatorio: estos “buenos ciudadanos” que festejan estas muertes (por muy delincuentes que sean) me recuerdan mucho a los fanáticos religiosos que van a los funerales de personas homosexuales, con pancartas llenas de deseos de que se vayan al infierno.  Juzgar la moralidad del otro, a costa de suprimir la propia.

Las personas hacen las cosas más extrañas cuando creen que tienen el derecho. Pero hacen cosas aún más extrañas cuando simplemente creen.

Joseph Keenan, Red State.

Relacionado:
Montes Neiro: “la reinserción es mentira. La cárcel está llena de pobres”.
Por qué tenemos reglas morales pero no las seguimos [en inglés].

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Azul y blanco, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Personitas, Psicología, Religión, Violencia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La moralidad tanatofílica de los ciudadanos honrados.

  1. Melomaníaco dijo:

    Tienes toda la razón, este mundo de m es hipócrita que pregona y destila una falsa moral.

  2. Ale dijo:

    Sobre esa película, en particular: not my cup of tea. Mejor la nueva de Selena Gómez y la chica de Gossip Girl, algo más light, más plástico. ¿Sabes qué es peor? Cuando creemos que creemos: la mínima grieta permite la filtración de las dudas, las dudas conducen al error, y el error al desastre.

    Ahora, sobre la moral de los jueces y los juzgados: juzgar a un ser humano exige, en esencia, deshumanizarse; no podemos colocarnos al mismo nivel del objeto juzgado. Si juzgamos por moralidad, la nuestra debe ignorarse temporalmente. O… estoy totalmente equivocado… y… tal vez… cuando juzgamos a otros aflora lo que realmente creemos: las creencias verdaderas, sustentadas por las pasiones, y no las inciertas creencias y falsa moral sostenidas con mucho esfuerzo para procurar la aceptación social. Quién sabe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s