Si asesinan a tu hermano, ¿no volvés a hablar de él por el resto de tu vida?

Veinticuatro tiradores mataron a los niños, usando fusiles M-16 y balas hechas en Estados Unidos. Expertos establecieron que las víctimas no podían ser víctimas de tiroteos, tampoco podrían ser sepultados en grupos en diferentes ocasiones. “No hay evidencias para apoyar el argumento de que estas víctimas, casi todas niños pequeños, fueran parte de un combate o hubieran sido atrapados en un enfrentamiento de fuego cruzado. Por el contrario, la evidencia apoya fuertemente la conclusión de que fueron víctimas intencionales de una ejecución masiva extrajudicial”.

En fechas posteriores se han realizado otras exhumaciones. Todas han venido corroborando las conclusiones planteadas.

Hasta la fecha un listado ha sido compilado de los nombres de los y las masacrados, con un total de más de 933 personas. El listado incluye 448 niños y niñas menores de 13 años.

Lo que pasó en El Mozote, por bien o por mal, es parte de nuestra historia. Será fatal si todo esto se quedara en el olvido porque sólo preservando y recordando la historia podemos evitar que actos similares, tan horrendos como los sucedidos, se repitan”.

Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos – “El Mozote – 30 años. 63° aniversario Declaración Universal de Derechos Humanos. 10 de diciembre (1948-2011)”, p.  14

Si lo dice él, probablemente sí fue lo más adecuado, 'cuantimás' considerando que la firma sirvió para que no hubiera más masacres como esta.

Relacionado: pase y conmemore con nosotros 20 gloriosos años en paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Azul y blanco, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Memorias y heridas, Violencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Si asesinan a tu hermano, ¿no volvés a hablar de él por el resto de tu vida?

  1. Ale dijo:

    Puede que no. Ciertamente no si mi manera de enfrentar el dolor es una evasión total. Tampoco hablaré más de él si eso perturba el plan de algún político moderno para reescribir la historia nacional. La historia es tan fea… siempre suelen recordarse los acontecimientos más viles… y, como algunos aventajados ya saben, el camino a la felicidad requiere prescindir de la historia. En cierta forma, hablar del pasado es síntoma de la “enfermedad de los introvertidos”: mirando siempre hacia el pasado, se pierden el deslumbrante espectáculo del presente basado en Web 3.0+, gadgets con colores pasteles y pitidos graciosos, sonrisas acompañadas de pesadas bolsas de shopping con el respaldo de las tarjetas de crédito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s