Trípin – versión 20 años de los acuerdos de paz.

Esta vez, nuestra lente artesana de la paz se dio a la tarea de indagar cómo la gente vive el 20° aniversario de los acuerdos de paz. Dícese que tal evento marcó el fin de una cruenta guerra civil y una historia de gobiernos represivos y autoimpuestos, pero tal parece que se requería más que la firma de algunas figuras en boga en ese tiempo para modificar una mentalidad como la salvadoreña, basada en la agresividad y el alagartamiento. “Cambiaron justicia y reparación por perdón y olvido, y así no funciona, hom'”, dijo un adulto contemporáneo en tono destripeado. “La zona turística de Chapultepec era magnífica”, declaró off-the-record un personaje político que fue partícipe directo de la firma, cuando le preguntamos qué fue lo más gratificante de un proceso tan complejo como dar fin a una guerra fraticida.

Nuestra lente recopiló algunas estampas que dan cuenta del prendidísimo ambiente en el que se enmarca esta conmemoración.

Gualberto Nicanor, de 15 años, busca en su Blackberry la entrada en Wikipedia sobre la guerra civil salvadoreña. Le preguntamos qué sabía sobre ella y respondió que estaba bien hacerle la guerra a las maras y al narco. Le repetimos la pregunta y se mostró consternado e incrédulo al enterarse de que alguna vez ocurrió una guerra en su país.

*

 Un grupo de estudiantes universitarios despliega ferviente patriotismo al celebrar los acuerdos de paz. Yuridia Abigail expresó con entusiasmo: “damos gracias al Creador porque se venció al comunismo”.

*

 De derecha a izquierda: don Pepe, ex guerrillero, don Sabino, ex soldado, y doña Petra, ex campesina, se reúnen en amigable tertulia al caer la tarde. Los tres son vecinos y recuerdan con emociones encontradas los días de la guerra. Al final, a ninguno de ellos se les honró por sus sacrificios y sufrimiento y se les envió al olvido tal y como estipulaba el discurso oficial. Doña Petra nunca supo qué fue de su hijo, don Sabino perdió una pierna y don Pepe aún sufre de delirios de persecución y pesadillas.

*


A algunos meses de las elecciones, dos honorables diputados de la Asamblea Legislativa de partidos contrincantes se acusan mutuamente de Pinta-y-Pega y Copiar-y-Pegar propaganda, y celebran que simpatizantes del otro partido hayan resultado heridos en actividades proselitistas, “así aprenden a respetar a otros”.

*


Dalila De La Cruz, analista política, analiza políticamente en un programa televisivo el pobre manejo que se hizo de los acuerdos de paz y cómo ello se conecta con la convulsa situación actual del país, junto con la importancia de dignificar a las víctimas de ayer y de hoy. Un televidente llamó para dar su opinión, y declaró que si De La Cruz quería hablar de dignidad, que perdiera peso antes de salir en televisión.

*


Encapuchados se toman la agobiada catedral de San Salvador, para protestar por el incumplimiento de los acuerdos de paz. Gente de blanco que protestaba porque el mural que engalanaba la fachada fue destruido por el arzobispo, tuvo que hacerse a un lado. Don Repertorio Fuentes, ciudadano propositivo y modelo de moralidad, protestó porque ambas protestas eran por temas banales y porque mejor había que buscar otras formas de sacar adelante al país, añorando los días del Gral. Hernández Martínez en que nadie se quejaba. Por su parte, el autor del mural destruido declaró: “Pienso que el mural más importante para nuestro país es el que cada uno erige en su corazón. Ese mural debemos construirlo cada uno de nosotros, con solidaridad, tolerancia y respeto hacia nuestro prójimo”. En el país la gente no es muy aficionada a los murales, mucho menos al trabajo que implica elaborarlos.

*


Dos conductores despliegan habilidades de conducción temeraria. El auto verde invadió el carril del auto rojo y casi lo choca, por lo que el auto rojo comenzó a perseguir al verde amenazando con chocarlo por atrás. Los ocupantes de cada vehículo se gritaron palabras soeces y finalmente se separaron pitándose mutuamente la vieja. Cada carro se estacionó en extremos opuestos del parqueo del CIFCO, puesto que los ocupantes de ambos automotores eran asistentes a los actos de conmemoración de 20 años de vivir en paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trípin. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Trípin – versión 20 años de los acuerdos de paz.

  1. Carolina dijo:

    Son 20 años de paz si la definiéramos como el “acostumbramiento” o la adaptación a esta sociedad tan enferma y ciega, enferma de egoismo y ciega por la indiferencia.

  2. Clara dijo:

    Genial. Dice Gardel que 20 años no son nada… en este caso, tristemente pareciera que así es y quizá sólo ha servido para consolidar la intolerancia, la impunidad y el olvido… 😦

  3. @Re_acio dijo:

    Los acuerdos de paz han ido envejeciendo con el tiempo, como todo. La efervescencia que se vivió, recién celebrados se ha ido diluyendo hasta convertirse ahora, en un lejano recuerdo.

    El legado mas palpable es la impunidad que exhiben los protagonistas de la guerra, que no han pagado por sus crimenes cometidos.

    Y muchas Yuridias Abigailes siguen dándole gracias al creador, por tener una nación libre del ateismo comunista que nos asoló.

  4. Aída dijo:

    Cuanto muerto, desaparecido, mutilado para qué? Si los que han sobrevivido siguen igual o más pobres que antes. Sólo ha servido para que ahora tengamos un gobierno de izquierda con funcionarios como el Secretario de Cultura, a quienes no les interesa la temática por la cual reciben su jugoso salario. Es triste escucharlo cuando habla en privado, cuando no está ante los medios.

  5. Virginia dijo:

    Como supondrás, hiervo en cólera por lo expresado. Salve que antes de eso leí el trípin y morí de risa.

  6. Melomaníaco dijo:

    Excelente, sabes escribir y retratar la realidad de nuestra pobre patria de forma única.

  7. Pingback: Si asesinan a tu hermano, ¿no volvés a hablar de él por el resto de tu vida? « Qué Joder

  8. Ale dijo:

    Es como leer un periódico de los de acá, pero bien hecho y por supuesto con información de otro país. Además sale barato, porque la misma persona escribe y toma las fotografías. Dije “con información de otro país”, pero cambiando tres o cuatro palabras puedo ajustar este post para Venezuela. Felicitaciones por la creatividad y la eficiencia en la comunicación. Gracias por las risas.

  9. Esta premisa, en los a os que llevamos desde que se votó la Constitución del 78, parece que se ha ido diluyendo como un azucarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s