Recortes sobre el nombramiento de Mungía Payés.

El que haya salido de mi burbuja especista, como es la tendencia de los posts en los últimos meses, no significa que me haya olvidado de mi propia especie, mucho menos de mis compatriotas. No he volteado la mirada a otro lado, sólo lo discuto menos aquí, mucho menos que antes, por una serie de razones que me da pereza enumerar.

En fin. En algún momento hay que volver a las raíces, y lo hago con el tema del nuevo ministro de seguridad pública (chau, mayúsculas). Ah, sí, una de las razones que, decía, me da pereza enumerar: hay gente que lo dice mucho mejor que yo. Ya se escribió sobre el tema, y lo único que puedo hacer yo es eco de lo dicho, por medio de la magia del Copiar&Pegar.

Su propuesta que centra el esfuerzo en la represión es popular; la decisión del presidente en nombrarlo ministro es populista. Porque hay demasiados estudios ya que demuestran que la violencia no se resuelve con medidas de fuerza, sino con reformas estructurales que el señor Funes prometió en campaña y se ha negado, hasta hoy, a emprender. Entre ellas: disminuir la desigualdad, mayor inversión social, en educación y en salud, mejorar las condiciones de vida, la dignidad de la población, reformas que difícilmente se consiguen si no es con una inmediata y profunda reforma fiscal que todos los que votaron por él esperaban (porque así lo prometió en campaña).

Seguridad y popularidad – Periódico El Faro

De aquí soy, ve. A veces hago pausa mientras leo mis textos de psicología social, levanto la vista al cielo, y pienso que tal vez hay ministerios que tendrían más peso para garantizar la seguridad pública que el ministerio de seguridad pública. Causalidad estructural, papá.

Para empezar, conviene recordar que este ministerio es el encargado de la justicia y la seguridad pública, no del monopolio de la fuerza bruta. Si un militar no es por definición la persona más capacitada para cuidar la seguridad ciudadana, el tema de la justicia, que aparece al menos como prioritario en el nombre del Ministerio, está todavía más alejado de la función militar. Están todavía frescos los tiempos en que la seguridad ciudadana se confundía con la seguridad nacional. Y todos sabemos la enorme cantidad de crímenes cometidos por los ejércitos latinoamericanos en base a esa doctrina de la seguridad nacional.

Para rematar el asunto, la impresión que la ciudadanía recibe es que la seguridad se va a tratar desde el aspecto prioritario de la represión del crimen, pues los militares están preparados para combatir con la fuerza al enemigo, y no para prevenir el crimen, investigar y mejorar la colaboración de la ciudadanía en la prevención del delito. Y, ciertamente, no tienen en cuenta otros factores productores de criminalidad: las fuertes desigualdades económico-sociales, los contrastes entre pobreza extrema y riqueza manirrota e irresponsable. Militares retirados están en el comercio de armas, que abundan demasiado en la calle, y son enemigos de políticas adecuadas para retirarlas.

Ministro militar – Editorial Radio YSUCA

Con el cambio de gobierno se esperó que hubiese un giro diferente en la forma de atacar el problema [de la violencia], se sabía que el mal estaba hecho y que toda respuesta tardaría años en mostrar resultados, pero los cambios en materia de seguridad pública no fueron en realidad profundos, sino una adecuación de los anteriores, Manuel Melgar no era el incompetente que los medios querían hacernos creer pero no quiso o no pudo cambiar el modelo de acción y se mantuvieron bajo el esquema de hacer prevalecer la represión como principal medida con la salida del ejército a las callesla crimininalización de las pandillas (Ley antimaras) o el aumento del rigor a las penas de adolescentes, en este blog lo dijimos y lo mantenemos, la represión por si sola no es la solución.

Un militar en el Ministerio de Seguridad – Hunnapuh

Bien decía un mi profesor: el conocimiento sobre alternativas para atajar problemas sociales está, existe. Pero los que toman decisiones no leen; no leen lo pertinente, lo actual, lo contextualizado. Y, parafraseando a un mi tío de renombre, quieren resolver los problemas con la misma mentalidad con las que los crearon. Militares, já. En verdad os digo, revisamos con esos maitros un par de artículos científicos de los que he leído este semestre y quedamos bien encaminados (no porque los artículos científicos de disciplinas humanistas y sociales sean la panacea, pero de plano, algunos amplían la visión del mundo una barbaridad).

Que por qué es malo que Mungía Payés sea Ministro de Seguridad, dirán. Impedimento legal no hay: el Art. 159 de su Constitución dice que la Seguridad Pública deberá siempre estar en manos civiles y la PNC la sigue manejando Ascencio, así que salú. Dice Funes que al estar retirado, Mungía Payés retomó su calidad de civil y esto es cierto, no se quebranta la ley y, asegún Funes, tampoco se retrocede ni se violenta el espíritu de los Acuerdos de Paz. Yo le compraría el cuentito de no ser por tres cosas: 1. La educación del militar y 2. Lo que yo he escuchado decir a Mungía Payés  jimself. 3. Las atribuciones del Ministerio per se.  Elaboro a continuación [Y lo dejo hasta aquí para que vaya a leerlo, lectura arrecha y sumamente informativa].

Mungía Payés – Boliqueso

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Azul y blanco, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Frases, Gobierno, Memorias y heridas, Personitas, Política, Violencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Recortes sobre el nombramiento de Mungía Payés.

  1. Prixi Cuéllar Huezo dijo:

    Yo agrego un número 4, la edad del maitro. Entre más pasada está la fruta, menos sirve y entre más viejo alguien, mucho más arraigada su educación y difícil de erradicar o modificar. No olvidemos ese componente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s