Cuando mirás dentro del abismo, el abismo mira dentro de vos.

El sátrapa implora “clemencia” mientras sus captores le gritan “perro” y le golpean. Golpes, insultos, empujones, una pistola en la sien… Numerosos vídeos grabados por los propios rebeldes han dejado patentes las humillaciones a las que sometieron al dictador libio, Muamar Gadafi, antes de su muerte. Ahora, dos nuevas grabaciones difundidas en la red sugieren que incluso pudo ser sodomizado.

Gadafi: sodomizado en cuerpo y alma.

Traté de escribir una entrada sobre este tema muchas veces. Más bien, trato (y no lo logro) de escribir sobre esto cada vez que leo Sala Negra de El Faro, sus escalofriantes relatos sobre la violencia, sobre el quehacer de las pandillas, el narcotráfico… Da miedo, pero da más miedo leer los comentarios, saber que los “ciudadanos honrados” tienen una hambruna por causar daño a los delincuentes igual o peor que la de los mismos delincuentes.

Y lo pensé de nuevo con Gadafi. Me lo imaginé, por ejemplo, con Pinochet y para qué ir tan lejos, con militares de El Salvador. Violadores, narcos, delincuentes violentos. Tanta crueldad por décadas y siempre salen ganando, por supuesto que se merecen que les pase algo. Lo pienso con aquel pueblo en España que cada noviembre unta brea en los cuernos de un toro y se ríe mientras el toro grita de dolor hasta que muere quemado: ojalá les hicieran lo mismo a ellos. Ojalá los torturaran igual, vivieran con las mismas penurias, supieran lo que se siente ser el blanco de tanto odio. Si los ponen a escuchar los relatos de sus víctimas, los minimizarán, los negarán, lo que sea, así que no vale perder el tiempo con eso de llevarlos al estrado.

Pero a las horas de las horas, bien dice aquel que no se puede resolver un problema con la misma mentalidad con la que se creó. La utilidad sociopolítica y hasta científica de llevar a criminales de este calibre, de cualquier calibre, ante los tribunales es enorme. Pero más allá de ese ámbito, si vas a juzgar, cuando vas a juzgar,  tenés que ser humilde. Bajate del pedestal de la alta moralidad; ser “ciudadano honrado”, “luchador/rebelde por la democracia”  no te da vía libre automática para actuar con la misma barbarie que tanto condenás. Y después, ¿quién te detiene?

Curiosa esta costumbre occidental de celebrar el asesinato de villanos remotos, de patrocinar su persecución y tortura. Nos excita pisotear fuera de nuestras fronteras los principios que reclamamos dentro. Nos fascina lo fácil que resulta omitir ese frágil protocolo que llamamos derechos humanos. Cuanto más desfigurado queda el rostro del villano, más exacto resulta como espejo. Asomarse es gratis.

Libia y la libido – Microrréplicas.

He querido decir algo similar al respecto de lo que pasa en mi país, pero no puedo. Capaz que la ciudadanía honrada me lincha porque “defiendo criminales” y que los derechos humanos son para los delincuentes. No me darían tiempo de decir que no es defender criminales; no tratarlos con barbarie no significa que los estás absolviendo de lo que han hecho. Simplemente, como me dijo mi tío Nietzche (así, voseándome), “tené cuidado con que, al pelear con monstruos, vos misma no te convirtás en un monstruo”. Ese monitoreo es posiblemente de las cosas más difíciles en este mundo, cuando te pasan por encima, cuando alguien te dice “ajá, pero si la víctima fuera alguien de tu familia…”. Es difícil, pero me rehúso a ser un monstruo.

"African American doctors attempting to save the life of a Klu Klux Klan member". Imagen y pie de página tomados del blog mi estimada y genial Karla (click en la imagen).

—–

Con esto, apreciable maitrada, llego a las 500 entradas. Gracias por acompañarme hasta aquí. Hay gente que cree fervientemente en el “calladita te ves más bonita” y de ser ese el caso, recomiendo que cierren los ojos. Esto se va a poner feo (e.g. la virtud de quejarse).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Azul y blanco, De todos los días, Desastres poco naturales, Enlaces, Fibras delicadas, Frases, Imágenes, Memorias y heridas, Personitas, Política, Psicología, Violencia. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Cuando mirás dentro del abismo, el abismo mira dentro de vos.

  1. Wendy dijo:

    Muchas veces nos da tanto coraje ver como matan a nuestros hermanos y te dan ganas de hacer lo mismo , pero si vos lo condenás, entonces ¿Por qué queremos hacer lo mismo que ellos le hacen a otros?

  2. Pingback: Gaddafi fue brutalmente asesinado. ¿Doblan las campanas? | Hunnapuh – Comentarios

  3. Clara dijo:

    Por salud mental, dejé de ver los noticieros de la televisión desde ya hace un tiempo y preferí leer las noticias por Internet. Sin embargo, cuando leía los comentarios que suscriben algunos de nuestros conciudadanos, tomé la decisión de abandonar las noticias por ese medio por la misma razón: salud mental, y me dediqué a leer lo que otros posteaban en el FB… pero viene siendo lo mismo en cualquier caso. Sé que con cerrar los ojos y no leer los comentarios que no me gustan no harán que desaparezcan ni cambiarán la manera de pensar de quienes los escriben, pero en verdad me horroriza tanto el grado de deshumanización que destilan algunos de estos que me ponen a reflexionar: ¿contraargumentar tales comentarios tendrá alguna validez? Yo misma hago comentarios en mi FB que no gustan a todos (pero por las razones contrarias a quienes justifican la ley del Talión) y más de alguno de mis contactos me ha borrado por ello. Y debo admitir que yo también he borrado algunos porque sus argumentos no me han gustado pues me parecen nacidos de un pozo de bilis y en ningún caso, del ejercicio de las neuronas. Las ideas se combaten con ideas, pero hay molleras en las que no cabe la opción de tratar de ver las cosas desde otro ángulo y los niveles de intolerancia son altísimos, tanto que temo mucho haberme contagiado de lo mismo… ¡cuánta razón tiene tu tío Nietzche! Tamos jodidos!!!

  4. Ale dijo:

    Creo que la reacción monstruosa ante la agresión de los monstruos es la más inmediata e instintiva, la que menos energía consume, y acaso la más acorde con la historia humana. No es la “mejor” reacción (¿y aquí que define “mejor”?), pero frente a la ira o el terror resulta muy difícil predecir y controlar las emociones. Reacciones “más racionales” requieren un nivel de estructuración social, energética e intelectual que está ausente en todos aquellos países donde vemos estos ejemplos de barbarie. La violencia, y es la verdad, ha sido partera de la gran mayoría de los acontecimientos que registramos como “historia universal”. Que tengamos heladeras, autos con energía solar, novias y novios con implantes, resonancias magnéticas, tarjetitas electrónicas para decir “Te amo”, y fútbol español por cable, no deshace en lo más mínimo la realidad de que somos casi la única especie que ejerce la violencia contra sus semejantes con propósitos de aniquilación, y somos la única especie cuyo progreso tecnológico va siempre equiparado con un “perfeccionamiento” en sus métodos de violencia, cada vez más “eficientes”, altamente tecnificados.

    ¿Qué hacer? No sé. Para empezar, no sé si puede hacerse algo. La violencia está en la naturaleza misma: todo colisiona, se retuerce, se desplaza. El universo nace porque algo estalla, la tierra ruge con temblores, el cielo se cae como agua que lo arrastra todo, los leones se desafían a dentelladas, el pez grande se come al más chico. Se puede intentar una vida tranquila hasta donde sea posible, disfrutar lo que se recibe de la vida, y tratar de racionalizar, identificar y educar, tal cual tú lo haces maravillosamente en esta entrada. La educación, creo, es lo único que puede dominar a la bestia (muy particular y probablemente desconocida) que cada uno de nosotros lleva dentro.

  5. Aniuxa dijo:

    Felices 500 Ligia! Sos la onda 🙂

  6. Raúl dijo:

    Qué gran post! Gracias por escribirlo.

  7. 500 entradas! Y de todo lo unico que puedo (volver a) decir es que te leo y te conozco desde antes que fueras rica y famosa! Que alegría las 500 entradas.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s