Saludos desde el Cacerolazo.

Simeón,

Ya terminé mi primer semestre en el sur y he retomado el acogedor hábito de escribir para nadie. En esas estaba hoy en la noche cuando descubrí que por las ventanas se colaba gas lacrimógeno y sonaban las bombas que lo detonan. Vivo frente a mi universidad, una universidad con coloridos murales de protesta y bastante insurrecta; ha estado en toma por muchas, muchas semanas y una vez que pude entrar a uno de los edificios (por una puerta trasera, con la condición de dejar mi nombre y mi ID), encontré a los estudiantes que ahí acampan jugando futbolito de mesa para sobrellevar lo que se echaron al hombro.

Te decía, sonaban bombas lacrimógenas. Y llegaban reportes de protestas estudiantiles en varias ciudades de Chile. Ah, y en Madrid, por otras razones, pero con el mismo espíritu. Y luego comenzó el cacerolazo, ¿oís? Es respetable el movimiento estudiantil chileno, admirable; con sus matices, claro: esto la soca, esto no. Con todo, sospecho que si a los grandes intereses salvadoreños les dieras a escoger cambiar la juventud pandillera que tenemos por una juventud que protesta por mejoras a su educación, se quedan con la primera. Has visto las reacciones. Yu nou guaraimín.

Los cacerolazos ya cesaron. Tengo un lindo gatito durmiendo a la par mía. Y a esta hora de la noche, no hay más que decir.

Como dicen aquí: chau, que estés bien.

– Yo

***

La policia carga contra Indignados en Madrid: Más de 20 heridos.
Fuerte represión policial contra estudiantes chilenos.
Chile: estudiantes vuelven a ser reprimidos y ya suman 527 los detenidos.
Polémica por grave divulgación de datos personales de Camila Vallejo en Twitter.
Intelectuales encabezados por Noam Chomsky apoyan a estudiantes chilenos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Azul y blanco, Desastres poco naturales, Fibras delicadas, Gobierno, Jue!, Memorias y heridas, Política, Turis-turista. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Saludos desde el Cacerolazo.

  1. Clara dijo:

    He estado siguiendo de cerca los sucesos de Chile y de España y tengo sentimientos encontrados. Por un lado, me maravilla la manera cómo estos cipotes están organizados, cuán asertivos son en sus declaraciones… la Camila Vallejo es sorprendente para alguien de su edad… y con qué tesón continúan en sus demandas, tanto de este lado del charco como del otro… están construyendo ciudadanía y lo mejor es que se está multiplicando por varios lugares del globo. Pero por otro lado, los jugos hepáticos irremediablemente me invaden cuando veo que los métodos de represión siguen utilizándose de manera desmedida. La foto del cipote que lo lleva el carabinero lo dice todo… un amigo me recordó hoy “La Noche de los Lápices” y me preocupa que lleguen a eso… espero sinceramente que no. Hay que apoyar a los estudiantes y a los indignados de la manera que sea. Que estés bien Ligia. 🙂

  2. Ale dijo:

    Ah, los cacerolazos. Recuerdo las noches terribles aquí en Venezuela, no hace mucho años. Curiosamente, entonces aquí los cacerolazos provenían de las clases media y alta. Creo que ya han desistido de método ante los resultados infructuosos.

    El caso chileno es muy interesante. Llevan años presentándonos a Chile como el país suramericano ideal, como el modelo a seguir, el ejemplo que el Norte siempre citaba para ilustrar lo que debe ser una democracia. El milagro chileno. Alguna vez Chávez exageró diciendo que ese modelo chileno que muchos alababan era la prolongación de algo nefasto: la dictadura de Pinochet. Ahora que el Norte anda muy ocupado tratando de evitar que la nave se le hunda, ahora que los modelos consumista-hedonista-egoístas no dan para más, entonces comienzan a verse las costuras de “los grandes ejemplos del mundo civilizado”. Algunos chilenos me han comentado que la brecha entre la educación pública y la privada, por ejemplo, es muy grande, en recursos, en preparación, en metodología. ¿Pero qué podía esperarse? ¿No ha dicho el presidente: “Nada es gratis en esta vida, alguien tiene que pagarlo”?

    Yo diría que el amor es gratis. Pero a quién le importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s