Es sólo una película.

Porque un punto que esta horrible, espantosa película (que de ninguna manera estoy juzgando) planteó bien fue cuando una de las protagonistas saltó y dijo: “¿No lo entienden? ¡Todo esto es para excitar a los chicos!”.

Lo cual, bueno, sí. Lo capté.

Pero no puedo por mi vida comprender por qué.

Mira, ¿no era el supuesto propósito de la película abordar el empoderamiento femenino?

[…] Son personajes femeninos en películas de acción sobre quienes los directores y diseñadores de vestuario han decidido que deben vestirse de cierta forma para atraer a cierta audiencia (que podría incluso no ser masculina). Claro, puedo dar algún margen a la protagonista en Sucker-Punch para imaginar a sus camaradas en trajes sexualmente sugestivos debido a su fantasía de burdel, pero, ¿realmente las vería pavoneándose en medias de malla y leotardos cuando las imagina peleando contra robots gigantes? ¿Por qué? Esa parece una ropa muy incómoda para pelear contra robots. Es una convención a la que nadie ha podido darle sentido.

Galería: Por qué las mujeres guerreras siempre están vestidas como strippers*.

Y como se señala con frecuencia, simplemente darle a personajes femeninos armas y medias de malla y luego enviarlas en una misión a hacer explotar a tipos malos no crea exactamente personajes femeninos empoderados y autorrealizados.

Así que hay tres niveles [en la película] que colocan a las mujeres en tres roles diferentes: pacientes mentales, bailarinas/prostitutas y guerreras al estilo de videojuegos. Esto se vuelve problemático muy rápido. El manicomio, por ejemplo, trae a colación el tema clásico de la histeria femenina. […]

Y luego ellas entran en este extraño ámbito de hipersexualidad, en el que se espera que sean artistas burlescas y putas. Uno podría preguntarse por qué este nivel intermedio es necesario; ¿esas bonitas secuencias de acción no podrían haber funcionado desde su imaginación en el manicomio, sin que interviniera un burdel? Por supuesto, eso tendría a las actrices corriendo en batas de hospital en lugar de corsets, y eso no funcionaría.

Aún más importante, aún cuando comprendo que esta capa agregada de asombrosa aventura de videojuego se supone que ayuda a las mujeres a luchar contra la dominación opresiva masculina, la verdadera trama de su escape del burdel depende de que usen la sexualidad como distracción. El arma de Babydoll no es su AK-47 o su ingenio, son sus caderas, y sus movimientos de baile son mostrados como una herramienta extraordinariamente impresionante que es la mejor y la única forma de pelear contra los hombres.

[El] esfuerzo [del director] acá era mostrar una historia positiva  de mujeres tratando de emanciparse a sí mismas de la violencia de hombres abusivos por medio de heroísmo de videojuego clásico. Esto ocurre mucho en el cine, tratando de recrear una narrativa femenina positiva al mostrar el aumento de poder en mujeres que inician su historia bajo el pulgar de abusadores masculinos particularmente horribles.

Y ese enfoque en la violencia como forma de darle vuelta a un paradigma de abuso es la fuente del problema de Snyder. Babydoll está completamente en silencio al inicio de la película y ni siquiera protesta vocalmente cuando se le envía al manicomio en contra de su voluntad, porque esa no es la historia. Esto no es sobre mujeres que ya estaban autorrealizadas y eran independientes, si no sobre el descubrimiento de ese potencial. El resto de los problemas representacionales caen en su lugar desde ahí: el burdel y el manicomio, el abusivo Blue y el sumiso Sr. Gorski, los disfraces y la falta de resistencia verbal por parte de las chicas. No hay esfuerzo para deshacer estos símbolos de opresión, histeria femenina, sexualidad forzada y fetichización. Sólo hay violencia y el arquetipo del arrogante superhéroe oscuro de videojuego, mientras la película intenta abrirse camino disparando contra las complejidades del sexismo y el abuso.

“Sucker Punch”: El Feminismo Fallido de Zack Snyder*

La película es como es y ya. Pero quisieron vendérmela como algo con un cierto espíritu solidario y de emancipación; algo que debía tomarme en serio porque está a favor de “mi causa” (tengo varias, aparentemente)…y cuando expliqué por qué eso no era cierto y por qué en este ámbito muchos “avances” paradójicamente refuerzan el status quo, me respondieron que no me la tomara tan en serio porque es sólo una película. “Meh”.

* Traducción libre por parte de lo que es mi persona.

MEANWHILE
In Libia:
Matones de Gadafi agreden a una mujer que denunció ser violada – Video.
Firmar petición para la liberación de Iman al-Obeidi.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, De todos los días, Fibras delicadas, Frases, Género, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Es sólo una película.

  1. Ale dijo:

    No la he visto. Y ganas de verla no tengo. Ahora menos. Como cine-arte parece transmitir muy poco. Como cine-entretenimiento parece transmitir muchísimo para cierta base de seguidores fieles de esta clase de productos. Hembras jóvenes con armas y vestidos livianos… idea del paraíso para algunos. Leyendo este post descubro que la película incurre en montones de estupideces. ¿En serio esta película pretendía abordar el empoderamiento femenino? ¿Es una broma?

    De todas formas, ya he visto por ahí comentarios afirmando que esta película es una obra maestra, aunque probablemente habrá que esperar algunos años para que sea reconocida como tal. En fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s