Benzodiazepinas achocolatadas de ayer y hoy.

I. Ayer fui al XI Congreso Nacional de Psiquiatría. Además del acervo de conocimientos sobre adicciones sociales y artículos patrocinados por los tentáculos de la monstruosa industria farmacéutica, logré un chocolate antipsicótico en forma de sapo.

Estimado usuario: sus receptores dopaminérgicos no tienen oportunidad contra el sapito.

II. Después de ilustrarme y combatir mis brotes de ruptura con la realidad, fui al parque Cuscatlán, con la esperanza de replicar la magna experiencia de hace dos sábados. En lugar de eso, me encontré con una masa predominantemente masculina y peligrosamente híbrida de seguidores de reggae/ska/punk/metal, con especial inclinación por escupir al suelo (Dios, WTF). El espacio aéreo lo monopolizaba el humo de la venerada Cannabis sativa, además de otras sustancias menos benevolentes. Esperé a mi estimada wingwoman, observamos la congregación con los lentes de las ciencias sociales (y por ende, nos reimos horrores) y luego huimos al Narco Café, para chachalaquear con seres más sosegados y sin elevaciones químicas, que sabían de los buenos tiempos de Mtv y Trinivisión – Canal 17.

Buh.

III. Uno de estos días andaba paseando a la Pichu y me encontré a mi vecina, que también andaba paseando a su can. Su can le ladra a la Pichu. Ella se excusa: es que él no se lleva bien con otros machos, y como la Pichu anda collar azul debió haberla confundido. “No sea ilusa, los perros tienen visión monocromática” es la respuesta que no le dí. Me ahorro el comentario sobre la estereotipia de género en función del azulito y el rosadito.

IV. Jue, en el jardín de la casa atrás de mi casa hay un ganso.

V. En Diablo Guardián, de Xavier Velasco (Alfaguara, 2003), se dice que quien quiere arreglar el mundo sólo quiere enchuecarlo a su manera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Género, Imágenes, Jue!, Música, Psicología. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Benzodiazepinas achocolatadas de ayer y hoy.

  1. Saludos Ligia, mi comentario va con respecto al punto número I,también yo degusté un sapito antipsicótico, la industria farmacéutica inmiscuye sus tentáculos hasta en los sagrados alimentos.

  2. El numero V me gustó tanto que hasta lo tuitie! 😀 Saludos.

  3. Pingback: Tweets that mention Benzodiazepinas achocolatadas de ayer y hoy. « Qué Joder -- Topsy.com

  4. Virginia dijo:

    “Yo creí que eran dulces y fui bien feliz a pedir”

  5. Genius dijo:

    Risperdal achocolatado… Genial!
    Tus entradas siempre tan ilustrativas….:)

  6. Ale dijo:

    Entonces dejemos el mundo como está. Total, mañana es martes o domingo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s