Jaulas.

En algún vergonzoso momento de su existencia, el ser humano pensó que sería genial arrancar a los animales de su entorno natural y privarlos de libertad metiéndolos en jaulas, para regocijo propio.

Creo que poca gente ha logrado alcanzar la empatía suficiente para meterse esto en la cabeza. Para comprender lo pura mierda que es ver el mundo desde las rejas, con apenas el espacio para estirar sus piernas, patas o alas. Muchas veces, alejados de sus congéneres. Imagínese que usted, con sus piernas en perfecto estado, lo amarraran a una silla de ruedas por el resto de su vida, y le tocara vivir entre gorilas. Ellos le dan de comer, le hablan como que es bebé en el lenguaje de ellos, lo tapan cuando llueve. Qué vida tan feliz.

Yo tuve un perico desde los 7 a los 24 años (alias Highlander). Recuerdo una vez haber pasado todo el día en mi cuarto y me asomé por la ventana para verlo; lo vi encerrado, como yo. Me sentí un monstruo y desde ese día la puerta de su jaula estuvo abierta. También me sentí un monstruo cuando le corté las alas (¿y qué tal si como está amarrado a la silla de ruedas, sus cuidadores deciden que las piernas -en perfecto estado- están de más y se las amputan?).

Vivió relativamente feliz, al final del jardín, con sus cheros zanates y pululando en ramas; varias veces me tocó correr por la calle persiguiéndolo pero prefería ese papelón a encerrarlo otra vez. Me prometí que después de él, ningún animal iba a estar limitado por barrotes en mi casa. Ahora mejor les tiro maicillo y les pongo agua a los pájaros que vienen a visitar, que de por sí andan pariendo enanos con su supervivencia porque a esta lacra llamada humanidad se le ocurre botar árboles a diestra y siniestra y ahogar todo con concreto (BUH, Universidad Tecnológica por haber comprado un pedazo de finca allá por Galerías y estar a punto de depredarlo…mal rayos te partan en la siguiente vida, a vos y a tus pésimos eslóganes; aunque creo que lo mismo diría de la UFG…¿”Definitivamente con todo”? Qué muestra de haraganería cognitiva).

Decía: me prometí no tener ningún otro pájaro, a menos que sea para efectos de rehabilitación temporal. Ya en mis mocedades mi papá había respondido a mi insistencia de comprar dos periquitos desplumados que vendían en el Blvd. Los Héroes, porque me destrozó el corazón verlos temblando en los palitos donde los mostraban a cada carro que pasaba. Estaban enfermos y se me murieron en mis manos a los pocos días, mientras trataba de darles de comer una pasta de frutas a través de una bolsa. Es curioso cómo mueren, se van poniendo tiesos. Y bueno, sí tuve otro periquito hace un par de años, que le daba al headbanging y gozaba de choto. Me encantaba, pero mejor se lo di a Víctor, quien le dio un hogar sin jaula (y con mucho más rock clásico), algo que yo no podía, porque tenía a mis gatos y se lo podían engulllir si andaba libre. El otro perico, más ranger, se defendía; una vez picoteó al Mish, QDDG, y con eso lo dejaron en paz.

Una atracción turística por tradición: guacamayas con trastorno de ansiedad generalizada.

Que descanse en paz mi querida Manyula, pero qué miserable vivir en vitrina y en soledad por casi sesenta años (el presidente Saca le prometió un novio…otro fracaso de su gobierno). La gente se pone toda solemne con su fallecimiento pero cada visita a su recinto era validar más y más el sufrimiento animal. Al menos es así en este país con un zoológico deplorable, donde además los espectadores sobrepasan por mucho a los animales cautivos en cuanto a salvajismo. Desde que era niña, quizás gracias a mi perico, decidí evitar zoológicos. Tienen beneficios, sí. Para los humanos. Para los animales, no. Si hablamos de labores de conservación, hay alternativas mejores.

Actualmente hay dos jaulas en mi casa, para efectos decorativos. Una jaula no es lugar para un ser vivo.

Es como esos museos que sirven para recordar una práctica inhumana de antaño.

***

Recomendado: Mis huesos tristes: Manyula.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todos los días, Desastres poco naturales, Grinpis, Imágenes, Jue!. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Jaulas.

  1. Genius dijo:

    Ligia gracias por este post, todo el día he pasado pensando en la pobre Manyula doblemente pobre vivir una vida encerrada, y maltratada, y que no me digan que la cuidaban bla bla…ningun animal está mejor que en su habitat natural.

    Me retuerce el músculo cardiaco tu post, y me da tristeza, sabés porqué pienso que no deberiamos tener animales en cautiverio, mas aún si no podemos garantizarles ni las minimas condiciones de vida, no somos inconcientes, somos irresponsables, no sé ni que decir, pues…

  2. Acacia V dijo:

    excelente post!!! Traté de imaginarme lo de los gorilas, luego me imaginé que mis gorilas eran unos salvajes que ni de comer me daban :S. Una vez me pasó algo parecido, convencí a mi papá que comprara un cusuco que vendían a la orilla de la calle. Al comprarlo lo tratamos de desamarrar pero ya estaba bien lastimado…el animalito huyó pero se notaba que algo estaba roto dentro de él…. :_( La foto de las guaras me impactan, se ven pelonas…dicen que cuando se estresan se arrancan las plumas y se muerden las patas ¿ se han vuelto locas por el encierro? lo más probable

  3. Jackie dijo:

    ¡Así es ! Es penoso ver a los animales en cautiverio y mucho mas es verlos en zoológicos con un ambiente tan deplorable como el nuestro. Finalmente pobre Manyula yo le daría el mérito a la sobreviviencia. Me gustó el post.

  4. Pingback: Mis huesos tristes: Manyula « Tiene Que ser Susto

  5. elsum dijo:

    Juela… creo que no hay más que decir… tu post resume todo un sentimiento.
    Espero que mi hijo pueda leer esto cuando esté grandecito para que entienda otro punto de vista de la pobre Manyula y no solo la ‘leyenda’ del paquidermo (cuasi) símbolo nacional.

  6. Rina dijo:

    Totalmente de acuerdo con vos Ligia! Hasta cuando entenderemos que los animales no estan para “divertirnos” sino que son simplemente seres con los que compartimos el mundo…

  7. Hunnapuh dijo:

    Por eso es que Golan Trevize eligió Gaia. Excelente Post.

  8. Pingback: Tweets that mention Jaulas. « Qué Joder -- Topsy.com

  9. Alejandro dijo:

    En mi infancia tuve jaulas con pájaros multicolores, pero no puedo recordar que alguno de ésos haya parecido feliz. Muy humano tu post, sobre todo en las oraciones que te muestran bastante molesta 😀 Acá, que yo me haya enterado, no tenemos animales con ese “simbolismo nacional”… bueno, exceptuando a ciertos archiconocidos ejemplares de nuestra fauna bípeda.

    No me gustan los zoológicos ni los circos.

  10. Cocosal dijo:

    Me gustó tu entrada, aunque yo no he tenido animales en jaulas, hace muchos años tuve un perro y ahora tengo peces, como mascotas.

    Las mascotas, en humilde opinión personal, son una parte que me brinda relajamiento después de un día agitado.

    No me gustan los circos, los zoológicos si.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s