Inseguridad.

Esta mañana frente al espejo, pensé en el tipo de la noche anterior; imaginé que estaría haciendo lo mismo que yo, preparándose para ir a trabajar como cualquier otro ciudadano honrado. Sé que la noche anterior le resultó productiva. Cruzamos caminos en la calle Bernal a las diez de la noche. Él era el pasajero de una moto. No le vi su cara, sólo lo vi acomodándose el casco. La motocicleta arrancó y pasó frente a mí, y antes de cruzar la esquina, vi que el tipo sacaba un arma mientras tocaba la ventana de un carro que estaba haciendo el alto.

He decidido abandonar la psicología y mi puesto ejecutivo en el Centro de Emputados para dedicarme al negocio de la seguridad. Personas desempleadas no faltan y serán contratadas como vigilantes. Vigilantes con agendas ocultas, que sean aliados de los delincuentes, porque las asociaciones nos fortalecen y engrosan nuestros recursos. El doctor en filosofía de mi familia dice, partiendo de varios autores, que con inseguridad no hay democracia, porque la inseguridad nos hace clamar a la autoridad para que imponga mano dura (no puedo expresar aquí su planteamiento en todo su esplendor, porque yo soy una simple mortal). Si me eligen Presidente de la República, enviaré al ejército a patrullar las calles e instauraré la pena de muerte.  Habrá francotiradores en los techos, para atajar a los delincuentes ciclitas y peatones. Abriré zonas verdes selladas con malla ciclón, por tu bienestar y el de los tuyos.

Cuando cruzo la esquina y el asalto se desvanece de mi retrovisor, imagino los cuerpos de los motociclistas chocando contra mi parabrisas y cayendo al pavimento. Luego tendría que zigzagear en reversa, para asegurarme de que no me van a seguir.  Pero si hiciera esto y en realidad terminara apachurrando hasta la muerte a al menos uno de ellos, a lo mejor me preguntaría al día siguiente, frente al espejo, si he matado a un ciudadano que solía ser honrado en horas de oficina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todos los días, Jue!, Psicología, Tongue-in-cheek, Violencia. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Inseguridad.

  1. Raul O. dijo:

    Yo me indigno, me lleno de rabia, pienso lo mismo que tú, en ser autoritarios y totalitarios contra la delincuencia. Nada de derechos humanos para ellos! Pena de Muerte!

    Pero esperate… y si tienen hijos? como los que yo tengo?… y sí eran honrados cuando tenían trabajo?… 😦

    Excelente post!

  2. Alejandro dijo:

    Adán García.

    ¿Y cuando la violencia proviene del Estado mismo?

  3. Clau dijo:

    ya decía yo que la Bernal era peligrosilla…perate, ayer a las 10 de la noche yo venía por ahí, con un niño dormido en los brazos…y si hubiera sido mi carro y no el del semáforo…qué efímera es nuestra existencia…y a lo mejor el rayón del carro que nos hizo detenernos nos ahorró un susto.

  4. Alexandra dijo:

    A leguas se nota, que estás hablando de un país con sentido humano, oh sí, de la República de El Salvador, donde todos los días hay un sorteado para ser víctima.

  5. Pingback: Grito desesperado at KOMODOENSIS blog

  6. Peter dijo:

    Un relato un poco confuso de lo que sucedio. pero al final entiendo que lo que relatas es el pan de cada día de muchas personas, cuando se ven amenazadas por los delincuentes.. en este país no podes andar confiada en tu vehiculo ni en el día ni por las noches, siempre tenes que andar a la defensiva; Yo conozco el relato de una mujer que tuvo que forcejear su cartera cuando el motociclista metió su mano y la mitad de su cuerpo adentro del carro en un semaforo para arebatarsela… y se llevo aruñones provocados por la desconcertación, furia e impotencia del hecho… mientras mi pequeño hijo veia todo asustado desde el asiento de atras del carro…. lindo país en el que vivimos…

  7. El-Visitador dijo:

    «y sí eran honrados cuando tenían trabajo?»

    Mito.

    Nadie roba por hambre. Roba el hampón, el antisocial, el de poca moral.

    Al patíbulo con ellos.

  8. Pingback: ▀▄ PiensoLuegoPiensoLuegoExisto ▄▀

  9. Chichimeca dijo:

    Antes me caían bien los ladrones. Hoy siento la misma pena por ellos que por la socialdemocracia. Hace dos semanas me asaltaron -de nuevo- y pensé: chis, estos tipos son socialdemócratas: están a favor de la redistribución de los bienes, en vez de tomarse los medios de producción.
    😛

    pd.
    llegó el ambidiestro mental a hablar de moralidad.
    jujuju.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s