Ingeniería conductual.

“Pero…¡cuatro horas diarias! ¡No acabo de creerle! ¡Piense en la lucha que ha sido necesario llevar a cabo para poder establecer una semana de cinco días con cuarenta horas laborales! ¡Qué no darían los industriales por conocer su secreto! ¡O los políticos! Sr. Frazier, nos vemos obligados a admirar la vida que nos está presentando, pero tengo la misma impresión que si nos estuviera exhibiendo una hermosa dama flotando misteriosamente en el vacío, con una especie de halo a su alrededor para resaltar su embrujo. Y, para colmo, a la hora de descubrirnos la trampa, nos dice que la dama está sujeta por un leve hilo…la explicación es tan dura de aceptar como la ilusión misma”.

Walden Dos – B. F. Skinner

Estoy leyendo este libro, una novela sobre la comunidad Walden Dos, que se rige por principios que para el resto del mundo son inconcebibles, y en el mejor de los casos, escandalosos: desde los platos hasta la forma de criar a los niños, desde la “moda” hasta la inutilidad de las masas, pasando por el gobierno, la cultura y el trabajo. Y sin embargo, funciona (al menos hasta donde he llegado en la obra). Y es que, bien aplicados, todos los principios del conductismo -tomándolo como lo que realmente es, una teoría en función del ambiente- han resultado irrefutables en cualquier organismo con sistema nervioso central. Desde esta óptica, punto menos para el antropocentrismo.

Creería que muchos políticos salvadoreños se aferran a esto de trabajar cuatro horas diarias, pero, como suele decirse, UR DOIN IT WRONG.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Grinpis, Imágenes, Política, Psicología. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ingeniería conductual.

  1. Mario dijo:

    muyy interesante, no se si estoy peor q adan en el dia de las madres pero hablas de algo asi como “The village” la pelicula q no le gusto a mucha gnt?

  2. Victor dijo:

    Pero ¿el cerebro es una pizarra en blanco en la que se realiza esta “ingeniería conductual”? es decir, en la concepción behaviorista no cabe la llamada “naturaleza humana”?
    es el viejo debate, nature vs nurture, resuelto a favor del nurture.
    y aunque uno le tenga ojeriza a la “naturaleza humana” -frase llena de aristas histórico-gnoseológicas- creo que siempre cabe la pregunta por lo otro, por el “natura”…

    En fin. Manténenos al tanto, no sea que el final de la novela sea excesivamente verosímil y termine convirtiendo a la comunidad que trabajaba 4 horas en un tropel de caníbales (de cosas así están llenos los sueños del poder).

    saluup…

  3. Ligia dijo:

    Mario: no he visto The Village, pero por lo que he escuchado, es diferente de Walden Dos. Aquí está la entrada de Wikipedia sobre el libro.

    Cipote: sí se inclina por el muy nurture; la ambiente es más importante que la herencia. Las familias de músicos, por ejemplo, se explicarían por el ambiente estimulante en el que crecen sus miembros, más que por los genes que traigan. Y aún si los genes juegan un papel importante, dice el maitrito de la obra, el ambiente es fundamental para aprovecharlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s