Fibras delicadas, Frases, Grinpis, Imágenes

El Salvador verde.

Análogamente, un país con conciencia ecológica no es el que siembra más arbolitos en campañas de reforestación sino el que cuida los recursos ambientales que ya tiene.

Idealismos.

Anuncios

7 comentarios en “El Salvador verde.”

  1. Y crió Dios al hombre á su imagen, á imagen de Dios lo crió; varón y hembra los crió.

    Y los bendijo Dios; y díjoles Dios: Fructificad y multiplicad, y henchid la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

    Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda hierba que da simiente, que está sobre la haz de toda la tierra; y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, seros ha para comer.

    Y á toda bestia de la tierra, y á todas las aves de los cielos, y á todo lo que se mueve sobre la tierra, en que hay vida, toda hierba verde les será para comer: y fué así.

    Y vió Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.

    – * –

    Nuestro deber es aprovechar lo que hay, usar los campos, los mares y las minas.

  2. 24. Cada almendro que se ve obligado a ceder su lugar al asfalto es una derrota para la civilización. (Quizá no para lo que ellos llaman “progreso”, pero sí para la civilización.)

    ***

    El jactancioso optimismo tecnológico de las vanguardias artísticas: “Después de la electricidad, la naturaleza no tiene interés para mí. No está lo bastante perfeccionada” (Maiakovski en su Autobiografía de 1922). La alucinante situación a que han conducido nuestros posteriores “perfeccionamientos”, cada vez más biocidas, la evocaba bien Ernesto Sabato: “En Tokio ya no se pueden hacer fotografías porque el aire está contaminado por las industrias de las máquinas fotográficas” (1990).

    Cuánto más lúcida que el hiperbólico bolchevique, en este punto, su compatriota Marina Tsvietáieva: “¿El progreso? Pero ¿hasta cuando? ¿Y si progresáramos hasta alcanzar el fin del planeta —siempre adelante —hacia la fosa?” (1932)

    J. Riechmann

  3. Apocalipsis 11,18:
    Las naciones se habían encolerizado; = pero ha llegado tu cólera y el tiempo de que los muertos sean juzgados, el tiempo de dar la recompensa a = tus siervos los profetas, = a los santos y = a los que temen tu nombre, pequeños y grandes, = >y de destruir a los que destruyen la tierra.”

    Hay que leerlo todo, desde el principio hasta el final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s