De todos los días, Psicología, Violencia

Y justo hoy me dio por encomendarme al Señor antes de salir.

Cambié de carril, pero aparentemente al que venía atrás no le gustó la idea de bajarle a la velocidad; me adelantó y después dio un frenazo para que yo le pegara por detrás; como no le pegué (siempre mantenga su distancia), dejó que le pasara y luego se puso a la par mía, en el carril de sentido contrario, tratando de hacer rozar los carros, hasta que tuvo suficiente y aumentó de nuevo la velocidad para adelantarse y alejarse. Me divirtió la payasada que hizo, pero un nivel más serio, así es como pasan los accidentes.

Manejar un carro tiene algo de anonimato. El anonimato es importante porque bajan las defensas del Yo [freudianamente hablando] y los impulsos se liberan. Será bluffing, será bullying, será un intento por probar algo…diariamente veo como muchos conductores sienten pasión por sancionar a otros que no se apegan a sus parámetros de conducción, cualesquiera que sean. Teniendo en cuenta que yo tenía derecho de paso, el párrafo anterior pudo no haber existido (consecuentemente, este segundo párrafo tampoco).

En fin. Llegué a tiempo para tener una discusión sobre la interpretación de los sueños. Por la noche, recibí un correo sobre una eventualidad y sé que va a ser incómodo, incómodo, incómodo. Conozco lo que dice el código deontólogico de mi profesión acerca de estas situaciones, pero regreso al asunto y repito mierda, mierda, mierda.

Tengo un gato así, con botas pero sin corbatín.
En días como estos nos sentamos en el suelo y ponemos esa cara.
Anuncios

5 comentarios en “Y justo hoy me dio por encomendarme al Señor antes de salir.”

  1. es que definitivamente las personas tienen su parametro de “conduccion ideal” cosa que a veces se ve turbada porque un conductor sale de ese parametro, lo mejor es no exponerse y no ponerse de tu a tu con los conductores, siempre que me pasa algo similar, mi cuerpo suele reaccionar y pues la mayoria de las veces detengo el carro y me relajo.

    Saludos y siempre con cuidado!

  2. Mierda, mierda, mierda!

    Si estabas parafaseando o canturrando la anarquica canción de Eskorbuto, te diré que es una de mis favoritas.

    Pocas veces se ha logrado hacer una crítica tan feroz a la Seguridad Social, al régimen de impuestos, al gobierno y a la sociedad misma con tan solo tres palabras y con la mayor contundencia posible.

    Si no hacías mención alguna a la legendaria canción te recomiendo escucharla.

    Es perfecta para sacarnos los demonios internos en los momentos de mayor frustación, yo se las dí a escuchar a los cipotes que tenía a cargo en una empresa y la volvieron su himno, todavía me río cuando los veo en el fondo de mi oficina abrazados saltando, agitando las cabezas y gritando Mierda Mierda Mierda los días que nos daban las 2 de la mañana trabajando en el cierre de mes…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.