El centruejcolar.

Ayer en la televisión vi el anuncio de los chicles Bubbaloo, sobre los retos que trae cada envoltorio, como “bájale los pantalones a un compañero”. Hay una escuela pública en Antiguo que ha sido el patio trasero de mi vida este año, y el jueves ahí andaba el gato de los chicles, bailando reaggetón y vendiendo su producto a cora. Al día siguiente, un estudiante era escoltado a la dirección, por haberle reventado la boca a un compañero. Yo diría que estos bichos no necesitan más retos, pero el gato posiblemente me diría que hay que saber enganchar con los consumidores.

Tangencialmente, en la misma escuela:
Cletío: “yo voy a natación”.
“¿Y adónde vas?”
Cletío: “Por allá, bien lejos, con mis hermanas”.
“¿Por allá por la Puerta del Diablo?”.
Cletío: “No, aquí cerquita”.
“¿Y no que era lejos, pues?”.
Cletío: “Sí, si se va a pie”.

Concluí que estar con Cleto es igual a leer Cuentos de Cipotes.

“¿Una palabra que empiece con Q?”
“¡Cuneta!”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todos los días, Fibras delicadas, Personitas, Psicología, Violencia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El centruejcolar.

  1. Snipe dijo:

    Ese niño va a ser político cuando crezca.

  2. b0lux dijo:

    hahaha lo que pasa es que Uno de Jipote Es tonto… ya grande lo seguimos siendo pero no queremos darnos Cuenta XD

    Gato balilando reguueton … influencias de la caja TV

  3. ceci dijo:

    jajajajajja 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s