Rapport, Rappaport, Rappapaport.

El contenido siguiente es ligeramente propenso a malinterpretarse como herejía multidisciplinar…¿hay algún signo de que me importe? Roger. George H. Continuemos. 

LA FORCLUSIÓN DEL SUPERYO

Enriqueto Membrillo vino al mundo con una predisposición genética a desarrollar un débil Súper Yo en la edad adulta. “Tiene 20 dedos”, anunció orgullosamente el doctor al extraer a Enriqueto del cuerpo de su madre, ignorando la mentada condición genética.  

Enriqueto tuvo una infancia normal, a excepción de un fuerte condicionamiento que adquirió: cada vez que alguien estornudaba, a Enriqueto se le caía el brazo derecho. Aunque era un tanto molesto, no era tan grave, porque se pegaba fácilmente con un soplete.  

El tiempo pasó y Enriqueto llegó a medir 1.68. Gracias al trabajo duro de su padre, un talentoso arquitecto que hacía McMuffins en un McRestaurante, Enriqueto pudo asistir a la universidad. Pero su madre, una hippy abraza-árboles, se oponía rotundamente, porque esta universidad había-sido-construida frente a un centro comercial que había-sido-construido sobre biodiversidad. “Me opongo a la deforestación”, dijo la señora, pegándose un tiro en la cabeza, una mañana de noviembre.  

Enriqueto asistió a la universidad, y fracasó estrepitosamente a los dos años. “Tendré que comprar el título”, razonó, aliviado por la perspectiva de ya no tener carga académica. Su padre vendió un riñón, y Enriqueto se compró el título. “Papá, estoy en eterna deuda contigo…pero ahora tengo que dejarte en un asilo”. Y Enriqueto llevó a su papá al asilo, y lo forcluyó de su vida para siempre.  

Su condición genética no le permitía tener remordimientos, y fue así como Enriqueto llegó a ejercer la psicología con título falso. Con sus escuetos conocimientos acerca de los planteamientos freudianos sobre los movimientos de masa, Enriqueto colaboró en la formación de una congregación religiosa, cuyo líder era un abogado que años antes, valiéndose del mesmerismo y de las construcciones socio-históricas de género, produjo material libidinoso en DVD y ViewMaster (TM).  

El débil SuperYó de Enriqueto, con la culpa de haberse fallado a sí mismo, se autodestruyó, y con esto Enriqueto se volvió un SuperEllo. Precisamente por eso era, además de psicólogo falso, un consumado bailarín de perreo.  Vino un verano de tantos, y junto a él, una epidemia de gripe. Muchos de los asistentes a la congregación estornudaban durante los actos, y a Enriqueto, entre bastidores, se le caía constantemente el brazo.    

“Necesito un doctor particular, para que me desensibilice sistemáticamente”, pensó Enriqueto. Esa misma noche lavó un poco de dinero en un huacal y a la mañana siguiente  se dirigió al Hospital San Genaro VIP.   El doctor, con título verdadero y una aceptable resolución del complejo de Edipo, le dio el verdadero diagnóstico: “señor, su brazo no se cae por condicionamiento clásico. Se cae desde su infancia por sintomatología, es puramente psicosomático. El problema real reside en que su Súper Yo se deterioró paulatinamente y ahora está forcluido” (igual que su papá, aunque él doctor no lo sabía).   “¿Y eso qué quiere decir?”, preguntó Enriqueto, sintiéndose un tanto descuartizado ante el lenguaje. “Quiere decir…”, respondió el doctor, matando de un aplauso a un zancudo que pasaba por ahí. “…que su edad mental es levemente incongruente con su edad cronológica”.  

“Bueno, pero he llegado muy lejos en la vida”, se excusó Enriqueto. “¡Claro!”, sonrió el doctor, no por amabilidad. “Pero su condición no es nada que una pequeña cirugía no arregle”, concluyó, sacando un picahielo de su gabacha, para hacerle una lobotomía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jue!, Psicología. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Rapport, Rappaport, Rappapaport.

  1. hunnapuh dijo:

    “J’ai été mon propre pire ami…”

    The Strawbs

  2. MAx_well dijo:

    jaja he reido muchisimo
    muy bueno.
    Se despide un licensiado en psicologia!!
    lo encontre genial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s