De social y clínica.

Ni procesos virales, ni mi ardua pero colorida agenda de repartición de menhires, me han impedido continuar con los cuestionamientos propios de mi etapa evolutiva. Sin embargo, la respuesta sigue siendo “nojesabe”, y eso a veces me da un tic en el párpado derecho.

En un estudio realizado por Lynn Collins, que enlazaba el status social con síntomas psicológicos, se mostró a estudiantes de esta profesional un video sobre el experimento de la prisión de Zimbardo, en el que dos grupos se etiquetaban como guardias y prisioneros. Durante este experimento, los ‘guardias’ se volvieron autoritarios, y los ‘prisioneros’, sumisos. El experimento tuvo que cancelarse a los pocos días, porque el nivel de abuso de parte de los ‘guardias’ alcanzó tales dimensiones que hubiera sido antiético continuar. Collins pidió a sus estudiantes indicar los síntomas de trastornos mentales que encontraron en ambos grupos; los ‘prisioneros’ exhibieron síntomas de depresión, ansiedad y desesperanza, síntomas tradicionalmente prevalentes en mujeres. Los ‘guardias’ mostraron agresión, arrogancia, y otros síntomas de trastorno antisocial y narcisista, diagnósticos dados predominantemente en hombres. Ya que ambos grupos estaban constituidos por hombres, y fueron seleccionados a los grupos aleatoriamente, las diferencias biológicas no pueden ser parte de la explicación de los resultados. La explicación más probable es que su rol asignado socialmente influenció su identidad y su comportamiento (Bockian, 2002).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y lecturas, Psicología. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De social y clínica.

  1. Aldebarán dijo:

    ¿Sabes? Me asusta un poco el experimento que citas. Lo peor es que es cierto.

  2. Mabuto dijo:

    A mi este experimento me parece algo sexista. Si hubieran hecho el experimento con mujeres, estoy seguro que hubieran tenido los mismos resultados. A mi no me cabe duda que esto es mas acerca de “el poder corrompe” y abusos de autoridad, que de mujeres y hombres y que sentimientos sean mas propicios de ellos. Claro, en la cultura occidental, el hombre en su mayoria la hace de rol dominante y la mujer de sumisa… Pero obviamnte las cosas estan cambiando, y mujeres como Margaret Thatcher con ejemplos claros de lo Machiavello, amoral y mano de hierro que pueden ser las mujeres en una posicion de poder…

  3. bonampak1 dijo:

    Yo creo que se aplica”No estan todos los que son ni son todos los que estan”Hacer esas apreciasiones como decia el amigo de arriba no dejan de ser sexistas y propone que
    por los roles adoptados los hombres son victimarios y las mujeres victimas y eso es
    falso porque seria reducir la humanidad a la irremidiable perdida y opresion de parte
    de los hombres y eso con mis disculpas es un experimento que no reune las innumerables
    variablas de la vida normal .

  4. santiago dijo:

    esta muy bien lo q estan hasiendo
    mi nombre es santiago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s